tecnologia

"The Dream VR nació con el objetivo de ser una especie de TV del futuro"

DIRIGENTES entrevista al CEO y cofundador de The Dream VR, Albert Palay i Escardó

03 DE diciembre DE 2020. 09:10H Alexandra Gheorghiu

1a4805867a4f2049eb277d0fddd6ac69.PNG

¿Vivir un evento desde la comodidad del hogar? ¿Disfrutar un concierto en época de coronavirus? A priori, puede parecer que esto no es posible, pero la tecnología, una vez más, logra convertirlo en una realidad. Visitar otros sitios sin moverse del sofá como si estuviesen allí presentes ya es un hecho. Este es el propósito de la plataforma de contenidos audiovisuales en realidad virtual y 360º, The Dream VR, y para conocer más sobre este proyecto DIRIGENTES habla con su CEO y cofundador, Albert Palay i Escardó.

¿Cómo nació The Dream VR y en qué consiste?

The Dream VR es una empresa digital que, a principios de 2017, lanzó una plataforma multidispositivo para difundir y monetizar contenidos audiovisuales en VR y 360º. A través de cualquier dispositivo móvil y para todas las principales plataformas de realidad virtual (Google Daydream, HTC, Vive, Samsung Gear, Oculus. La principal fortaleza es nuestra patente WW: el primer player nativo que reproduce videos 360º en televisores inteligentes Samsung y Apple TV IV, sin necesidad de ningún hardware adicional y estamos adaptando el mismo reproductor para otras marcas (LG, SONY etc.). Usando las flechas del control remoto, el usuario puede rotar el escenario e interactuar con otras funciones, además de tener un e-commerce integrado en toda la plataforma.

¿Qué tipo de contenidos se pueden encontrar en la plataforma?

The Dream VR nació con el objetivo de ser una plataforma de distribución de contenidos, una especie de TV del futuro. Actualmente tenemos diferentes temáticas. El usuario puede ver desfiles de moda, programas de cocina, estar con Toni Bou en un entrenamiento, pasear con Dani Alves por París, teletransportarse a ciudades importantes, festivales musicales y conciertos o espectáculos mundiales como el Carnaval de Brasil.

También hay una categoría llamada Dream Originals. Son cápsulas de producción propia con modelación 3D en las que el usuario puede desde acompañar al primer hombre que pisó la luna durante su jornada hasta entrar al Area-51.

¿Cómo estaba evolucionando la demanda de consumir los contenidos que ofrecen? ¿Ha cambiado con el coronavirus?

La revolución en la industria de los contenidos es un proceso latente que llevamos viviendo desde hace unos cuantos años ya. Nosotros lo estamos viviendo desde dentro y en primera persona. Aunque el 360 y la realidad virtual sean algo totalmente innovador y esté estigmatizado con la idea de que solo van dirigidos a un sector de audiencia con un perfil más tecnológico, aficionado a los videojuegos y joven, la realidad es que el feedback que el público general le da a estos formatos es muy positivo.

Desde los inicios de The Dream VR hemos experimentado con diferentes formatos, contenidos deportivos, de moda e, incluso, nos atrevimos a producir y distribuir el primer reality show del mundo grabado en realidad virtual.

Es una realidad que la situación actual ha cambiado el paradigma de muchas cosas en la sociedad. Tanto la forma de relacionarnos como la de consumir entretenimiento y cultura. El público en general demanda otros formatos y los artistas tienen que tener alternativas para poder seguir haciendo lo que les gusta y estar cerca de sus seguidores.

Han creado el primer festival virtual de música del mundo, llamado Dream Fest 360. ¿Qué tipo de tecnología han utilizado y qué valor añadido tiene este tipo de eventos?

En cada concierto se ha contado con más de 40 personas, entre técnicos y especialistas para su diseño, realización y edición, grabándose de un modo íntimo y privado en un escenario circular

pionero en este ámbito, compuesto por pantallas LED en forma de tótems y suelo de LED para aportar dinamismo al contenido.

El público verá el espectáculo a través de una cámara central de seis lentes que graba en 360 todo lo que ocurre con una resolución de 3.200 x 2.400 píxeles y también planos

ofrecidos por diez cámaras extra para ver los detalles de los músicos. Todo con el fin de que, gracias a las nuevas tecnologías, el espectador sentado en el salón de su casa pueda sentir que está justo al lado de los artistas mientras realizan sus performances. 

¿Cómo es la experiencia de disfrutar un festival de estas características?

Vivir un concierto de Dream Fest 360 es lo más parecido a la experiencia real de asistir a un evento de forma presencial. Desde la ilusión de la compra de la entrada, la espera de la fecha de lanzamiento y la preparación para el concierto. Nos ha sorprendido cómo la gente ha quedado con amigos para compartir la experiencia, ha reservado unas horas de su día y ha compartido en RRSS fotos y vídeos disfrutando de esta nueva experiencia.

Y para cerrar el círculo, el 360 y la realidad virtual combinados con la tecnología de sonido ambisónico te teletransportan a la escena y te hacen disfrutar de la imagen y del sonido de una forma nunca vista; seguir al artista por el escenario, disfrutar de los músicos y contemplar el escenario de forma libre. 

¿Considera que en el mundo pos-pandemia seguirán teniendo tirón este tipo de festivales?

Además de proporcionar una alternativa segura para el usuario en estos tiempos de coronavirus, estamos seguros de que la realidad virtual ha venido para quedarse.

Este tipo de contenidos permiten que seas el realizador de lo que ves, despiertan emociones y sensaciones a las que el 2D no puede llegar.

No podemos olvidarnos tampoco de colectivos que tienen necesidades especiales a los que ir a un evento físico les puede suponer a veces un impedimento o tienen problemas de accesibilidad a según qué recintos.

La tecnología en este sector está evolucionando muy rápido, por lo que pronto este tipo de contenidos serán una alternativa muy aceptada en todos los ámbitos: educación, música, cultura, entretenimiento, deportes, etc.

Alberto Chan: "En el primer trimestre podemos ver correcciones en las bolsas"