opinion

Verde, que yo te quiero verde

Juan Ignacio Xiberta, Área Medioambiental de LIFE ABOGADOS

26 DE noviembre DE 2019. 13:11H Juan Ignacio Xiberta

El verde es el color de moda, y no se trata de una moda pasajera. Desde hace años, las empresas ya no sólo se han de preocupar de obtener beneficios, máxime teniendo en cuenta que la Organización Meteorológica Mundial ha advertido de que la concentración de dióxido de carbono es la más alta desde hace tres millones de años.

De ahí que el cumplimiento de la ingente normativa medioambiental y la adaptación al nuevo paradigma económico de la economía circular sean prioridades en las que está en juego el ser o no ser de las compañías. Entramos en un nuevo ciclo. Poderosas razones ambientales, sociales, geopolíticas, ideológicas y políticas se están imponiendo para que rememos todos en la misma dirección. España se comprometió a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible impulsados por la ONU. Un compromiso del que surgió la Agenda 2030. Nadie puede darle la espalda a este escenario.

Los 17 objetivos de desarrollo sostenible abarcan cuestiones sociales y ambientales. Entre estas últimas, garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todas las personas; el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna; adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos, gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad; lograr (…) ciudades (…) sostenibles o promover la industrialización (…) sostenible y fomentar la innovación.

Ya se pintaron de verde las licitaciones públicas en febrero de este año con el Plan de Contratación Pública Ecológica, que cambió las reglas del juego añadiendo nuevos criterios decisivos a la hora de adjudicar cualquier licitación por parte del Estado. Y ahora le ha tocado a la banca, pues el Banco de España ha pedido a estas entidades que detallen su exposición crediticia al cambio climático.

Ana Botín (Santander) habla del cambio climático como “el problema más urgente” que afronta el mundo en estos momentos, que no sólo afecta a las personas, sino que tiene consecuencias negativas para las cuentas de resultados de las entidades financieras.

Tal como señala el Banco Central Europeo, la cuestión medioambiental es uno de los principales riesgos para el mercado financiero por el incremento de catástrofes meteorológicas que devalúan el valor de los activos afectados y la exposición de la cartera crediticia a empresas cuya actividad esté amenazada por la nueva regulación 'verde' a nivel local o continental.

Las empresas se están concienciando de la necesidad de luchar por preservar nuestro planeta. En los próximos años todos vamos a tener que pasar de las palabras a los hechos. El “Green washing” ya no será efectivo.

Hay que sentarse a pensar en cómo afrontar la nueva situación. Grandes y pequeñas empresas. Todas están implicadas. No solo la administración, también las compañías van a exigir a sus proveedores implicarse. Ya nadie va a mirar hacia otro lado. El riesgo de hacerlo es alto. Quien no se adapte será expulsado del mercado. No olviden las siglas ODS. Van a marcar la agenda de los próximos años y le van a exigir hechos.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"