Internacional

El coste de la salida de Rusia de las empresas globales

La mayoría están optando por vender sus negocios en el país a pesar de las numerosas pérdidas que les ocasiona

18 DE noviembre DE 2022. 07:25H Natalia Obregón

Economía rusa tras la invasión de Ucrania

La invasión de Rusia en Ucrania ha impactado a las empresas de forma indirecta e indirecta. Desde su inicial salida generalizada ante la presión europea y estadounidense hasta el efecto pernicioso de la subida exponencial de los costes de la energía y, en todas ellas, del aumento de la inflación.

En el caso español, de las 15.000 empresas con presencia con relaciones comerciales, ahora inexistentes con Rusia y de las 149 que disponían de filiales en el país, destacamos el papel de la multinacional textil Inditex.

La compañía que preside Sandra Ortega cerró sus tiendas el 24 de febrero en Ucrania y el 5 de marzo en Rusia, sus 515 en total, su segundo mercado más importante y que proporcionaba a la firma un Ebit del 8,5%. Y decidió provisionar 216 millones de euros en el primer trimestre con la totalidad de los gastos estimados para el presente ejercicio.

Finalmente, el 25 de octubre comunicaba su salida del país tras vender al grupo Daher, de los Emiratos Árabes Unidos, el total del negocio, aunque dejaba abierta la posibilidad de volver, si al final se dieran las condiciones y considera que la provisión realizada, cubre las posibles pérdidas que se ocasionen. En el acuerdo también se incluye la garantía de mantenimiento de la mayor parte de los puestos de trabajo, personal del que Inditex, hasta la fecha a pesar del cierre de las tiendas, se había hecho cargo.

McDonald’s es otro ejemplo, con la venta de su negocio, que ya funcionaba en junio con una marca local en sus cerca de 850 restaurantes y 62.000 empleados, y que acababa con 30 años de la icónica firma de hamburguesas estadounidense en Rusia. El cierre le costó unos 1.300 millones de euros a pesar de la venta. Solo la fortaleza del dólar ha logrado minimizar su caída en los ingresos del 5% en el tercer trimestre del año.

En el caso de la petrolera británica BP, su salida de la rusa Rosneft le ha supuesto en términos brutos 1.500 millones de euros, lo que le ha llevado a registrar pérdidas de unos 13.300 millones hasta septiembre, a pesar de la mejora del tercer trimestre en el que ganó un 145% más. Y es que la invasión rusa ha supuesto también numerosos beneficios para las empresas del sector petrolero ante el encarecimiento del crudo y sus derivados.

En el caso de Adidas, la caída de su beneficio por la salida de Rusia se cifró en un 62,6%, lo que le supuso en su presentación en octubre un descenso del 10% en bolsa, en el que le acompañaron las textiles cotizadas, entre ellas Inditex. 300 millones de euros en costes extraordinarios tienen la culpa, en su mayoría, relacionados con la liquidación del negocio en Rusia.

Nissan también ha optado finalmente, en octubre, por la venta de sus negocios en Rusia, que traspasará a un conglomerado de aquel país llamado NAMI, Instituto Central de Investigación y Desarrollo de Automóviles y Motores. No ha trascendido el montante de la operación, pero sí se conoce el impacto que tendrá en sus cuentas el abandono de un mercado tan significativo como el ruso: 707 millones de euros.

Y es que, aunque Japón es ajeno en primera línea a la dinámica de sanciones de Europa y Estados Unidos, el efecto de las mismas y los problemas de suministro había llevado a suspender a la automovilística nipona a paralizar la producción en aquel país, que, antes de la venta, se había extendido hasta finales del presente ejercicio.

Artículos relacionados

La polémica del día... Zara, ¿qué vas a hacer con Rusia?
El Ibex retrocede ante la tensión de la guerra de Ucrania
La crisis del petróleo del 73/74: ¿en qué se parece y diferencia de la guerra de Ucrania?
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"