Nacional

Garamendi se inclina por una fiscalidad "a la madrileña"

El presidente de CEOE critica que el Gobierno esté poniendo mucho "intervencionismo e ideología" para crear un nuevo modelo laboral

24 DE junio DE 2021. 08:42H Mario Talavera

El presidente de CEOE protagonizó este miércoles uno de los momentos más destacados de la semana al romper a llorar durante la Asamblea de la patronal. Antonio Garamendi se pronunció acerca de los indultos que el Gobierno ha llevado adelante, por lo que desde instancias de todo tipo se han empeñado en criticar las palabras del presidente de CEOE, que según reconoció, le han llevado a pasar una semana complicada.

No obstante, Garamendi quiso centrar su discurso ante los asociados de CEOE en el presente y en el futuro, para lo que se refirió a varios asuntos que la patronal tiene sobre la mesa. En primer lugar, se encuentran en marcha hasta tres negociaciones de calado con el Gobierno y los sindicatos, a saber, la reforma de las pensiones, la contrarreforma laboral y la introducción de una nueva fiscalidad.

El presidente de CEOE reconoció que en materia de pensiones se va por buen camino y que "la música suena bien", por lo que es probable que puedan alcanzarse acuerdos de forma más sencilla. Sin embargo, criticó sin tapujos las propuestas que se han recibido hasta ahora para derogar la reforma laboral de 2012 e introducir una nueva normativa.

Para Garamendi, lo que se quiere hacer es una "contrarreforma laboral", de modo que lo que sobra en las propuestas actuales es ideología. "Hay mucha ideología en los papeles que nos llegan, pero por supuesto que nos vamos a sentar en las mesa", comenzó diciendo el empresario vasco. "No estamos diciendo que no se puedan mejorar las cosas pero tal y como se plantean, sinceramente, no lo vemos", avanzó Garamendi.

Más allá de eso, el dirigente empresarial criticó que la reforma que se quiere introducir peca de "intervencionista" y que "generaría incertidumbre". En resumidas cuentas, Garamendi aclaró que queda un largo trecho para que las empresas acepten un acuerdo con el Gobierno y los sindicatos: "No compartimos en absoluto el proyecto que se nos ha presentado".

En cuanto a la fiscalidad, el representante de la patronal prefirió apuntar a la manera en que se hace uso de los recursos públicos: "Tenemos que estudiar cómo se puede plantear una mejor gestión del Estado, no solo del Gobierno, también de las comunidades autónomas y de los ayuntamientos".

En ese sentido, es bien sabido que cada región tiene potestad de regular una serie de impuestos. Garamendi aprovechó para avisar de que prefiere que esos impuestos se igualen a la baja y no al alza, "que se armonice a la madrileña", comentó. "Tenemos claro que necesitamos más bases imponibles y menos tipos, eso va a mejorar la actividad económica", reflexiona.

Por otro lado, el dirigente empresarial quiso poner en valor el trabajo que ha venido realizando su organización en los últimos meses para mantener los ERTE en funcionamiento e incluir diferentes sectores dentro de los mismos. Además, alabó el papel de la banca: "Siempre hay que decir que son muy malos, yo no lo voy a decir porque han resuelto un problema de liquidez que tenían las empresas".

No obstante, dejó claro que tanto el Gobierno como el resto de organismos implicados deben acelerar en la gestión y concesión de las diferentes ayudas que se han anunciado. En particular, llamó la atención sobre la SEPI, de la que dependen un buen número de ayudas pendientes que permanecen bloqueadas por trámites burocráticos. "Hay empresas que están en la UVI, no puede ser que estas ayudas estén paralizadas", censura Garamendi.

CEOE se presta a colaborar con el Gobierno para repartir los fondos europeos

¿Cuándo subirá España impuestos?

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"