europa

Bruselas acude al rescate de los europeos en China

El primer contagio de coronavirus en Alemania ha hecho saltar definitivamente todas las alarmas. Se trata de la primera persona en Europa que ha contraído la enfermedad sin haber pisado China, aunque estuvo en contacto con una ciudadana que procedía de ese país

29 DE enero DE 2020. 08:17H Alexandre Mato (Bruselas)

d9f37a6b4325fdc5b246f6e1ae0cbdc5.JPG

Francia, primer país de la UE al que llegó el virus en forma de tres contagios, se convierte también en el primer socio comunitario en activar el Mecanismo de Protección Civil para la repatriación de hasta 250 de sus ciudadanos en China. Dos aviones cofinanciados por la UE se encargarán de traerlos de vuelta.

El primero despegará este mismo miércoles, el segundo lo hará a finales de semana para repatriar también a otros 100 ciudadanos de distintos países europeos. Las aeronaves están disponibles para cualquier ciudadano de la UE “presente en la región y que quiera ser repatriado, sin importar su nacionalidad”, pero sólo para aquellos sanos y sin síntomas de la enfermedad. La Comisión Europea reconoce que en los próximos días puede haber nuevas solicitudes y los consulados son los encargados de tramitar estas solicitudes.

“La UE no olvida a sus ciudadanos cuando lo necesitan, donde sea que estén en el mundo”, ha lanzado en un mensaje tranquilizador el Comisario para la Gestión de Crisis, Janez Lenarcic. La premura de Francia en solicitar la ayuda comunitaria beneficiará a cualquier ciudadano del continente.

Bélgica, Alemania, España o Portugal también trabajan en la repatriación de sus ciudadanos en la provincia de Hubei, cuya capital Wuhan es el epicentro de la infección. Antes estos movimientos y una alarma creciente en las capitales europeas, Bruselas tuvo que intervenir.

La Comisión activó su sistema de alerta rápida para permitir el intercambio inmediato de información entre las autoridades sanitarias de los Estados Miembros. Y también este Mecanismo de Protección Civil, diseñado originalmente para ayudar en caso de catástrofes naturales mediante apoyo logístico como el transporte de ayuda, de expertos o de material sanitario.

“Cuando y si es que se solicitase”, decía una portavoz de la Comisión Europea, este Mecanismo estaría disponible ante el riesgo que supone el coronavirus para “el transporte de vacunas y equipamiento médico entre Estados Miembros” y también para “ser usado para la repatriación de ciudadanos europeos desde China”. Pocas horas después de este anuncio, París acudió en busca de la ayuda europea.

Entre medias de la oferta europea y el movimiento francés, la OMS, Organización Mundial de la Salud, había elevado a “alta” la alerta internacional mientras que el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades reconocía que es “posible que vaya a haber más casos importados en Europa. Como consecuencia, se podría esperar ver (limitados) contagios locales en Europa”, según el último análisis de esta agencia comunitaria.

Todavía no está claro el número exacto de ciudadanos europeos presentes en la provincia de Hubei y, concretamente, en la ciudad de Wuahn, pero en un intento de rebajar la creciente preocupación entre las autoridades sanitarias, el Centro para la Prevención y Control de Enfermedades afirma que “un solo caso detectado en Europa no cambia la foto global ni tampoco cambia la evaluación de que hay actualmente una probabilidad moderada de importación de casos”.

Desde hace una semana esta agencia sí está pidiendo con ahínco a los países de la UE que aseguren la aplicación de medidas de control y prevención “rigurosas y oportunas”. El objetivo no es sólo evitar que la infección del coronavirus cobre más importancia en el continente sino también su propagación en la comunidad y dependencias sanitarias.

 

 

Omega IGF: “Aún queda incertidumbre como para ver una ligera depreciación de la libra a corto plazo”