eeuu

Deslices y malas decisiones: el mes negro para los CEOs de EEUU

Solo en el pasado mes de octubre, un total de 172 CEOs abandonaron sus cargos marcando una cifra récord.

15 DE noviembre DE 2019. 11:55H Cristina Rodríguez (Nueva York)

559ce886e3ca7487153f98a63b419289.jpg

Es un mal momento para ser director ejecutivo de una compañía. En el mes de octubre 172 CEOs dejaron sus cargos por distintos motivos. Se trata de un nuevo récord, según un informe de la primera firma ejecutiva de recolocación en Estados Unidos ‘Challenger, Gray & Christmas’. Esto es un 14% más en comparación con septiembre y un 15% más que las 149 salidas de CEOs en octubre de 2018.

En total, 1.332 directores ejecutivos han dejado sus cargos en lo que va de año 2019, el dato más alto desde que en 2002 Challenger comenzó a monitorear estos cambios en empresas públicas y privadas (las que tienen más de 10 empleados y han estado en el mercado al menos dos años), así como en agencias gubernamentales.

“Octubre estuvo marcado por una serie de salidas de CEOs de alto perfil, y muchas de ellas fueron responsables de haber dado varios pasos en falso, ya sea en su manejo profesional de la empresa o en sus vidas personales”, dice Andrew Challenger, vicepresidente de ‘Challenger, Gray & Christmas’ en un comunicado.

El informe dice que la mayoría de las salidas de CEOs hasta octubre de este año, 281, provenían de empresas del gobierno y del sector sin ánimo de lucro. Los cambios fueron impulsados por “nueva legislación o cambios políticos que influyen en el liderazgo”, según el comunicado.

El sector de telecomunicaciones y electrónica fue el segundo más alto, con 188 salidas, y las compañías financieras tuvieron el tercer número más alto de cambios de CEOs, con un total de 104.

“Después de una década de expansión, las empresas que comenzaron hace 10 años se encuentran en una fase en la que se necesita un nuevo liderazgo”, explica Andrew Challenger. "Otras compañías se están adaptando a las tecnologías cambiantes o están encontrando un nuevo liderazgo basado en las condiciones económicas actuales y las previsiones para el próximo año”, continúa Challenger.

Entre los nombres más relevantes que este año han dejado sus puestos al frente de las compañías que dirigían, están Steve Shiffman de la marca de moda ‘Calvin Klein’, Devin Wenig de la web destinada a la subasta y comercio electrónico de productos a través de Internet ‘eBay’, Kevin Plank, que fundó la empresa de ropa y accesorios deportivos ‘Under Armour’ en 1996, Steven Temares de una de las compañías de referencias en Estados Unidos de productos para el hogar ‘Bed Bath & Beyond’, o Hubert Joly, de ‘Best Buy’, una empresa muy importante en el país que vende productos relacionados con la tecnología y la electrónica. 

Otros que se van

Esta tendencia en octubre continuó en noviembre cuando McDonald’s decidió echar a su CEO, Steve Easterbook, después de admitir que tenía una relación consensuada con una empleada. El consejo de administración de la empresa determinó que violó la política y valores de la compañía. Easterbook ya ha sido reemplazado por Chris Kempczinski que se unió a McDonald's en 2015 y recientemente fue presidente de McDonald's USA.

El informe de Challenger señala que 10 directores ejecutivos dejaron sus cargos debido a acusaciones de mala conducta profesional este año.

Otros directores de empresas que han comunicado su marcha son el CEO de Gap, Art Peck, que ha sido presidente ejecutivo de la marca de moda desde 2015 y ha estado en la compañía durante casi 15 años. Será reemplazado por el director ejecutivo interino Robert Fisher, hijo de los fundadores de Gap, y actualmente presidente no ejecutivo de la junta directiva de la compañía. Fisher ha estado con Gap durante 35 años. Peck es uno de los directores ejecutivos mejor pagados en el sector minorista, y desde que está dirigiendo la empresa las acciones de Gap perdieron más de la mitad de su valor. Actualmente cotizan a alrededor de los 18 dólares por acción.

Otro que ha anunciado que deja su compañía es Mark Parker, el CEO de Nike. Lo hará en enero de 2019 después de 13 años liderando la firma de calzado y ropa deportiva. Parker, de 64 años, fue nombrado CEO en 2006 pero ha sido empleado de Nike desde el año 1979, ascendiendo de rango y ocupando distintos puestos como diseñador de productos y presidente de marca. Parker entregará las riendas a John Donahoe, miembro actual de la junta directiva de Nike. La permanencia de Parker en Nike se ha visto empañada por dos escándalos importantes en los últimos dos años. En la primavera de 2018 hubo una revisión ejecutiva y múltiples demandas por supuesta discriminación de género. Más recientemente, la compañía cerró su club de corredores, ‘Nike Oregon Project’, después de que el entrenador Alberto Salazar fuera expulsado por infracciones de dopaje.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"