economia

Criptomonedas, ¿ha hecho avanzar la crisis su extensión o aumentado el recelo de los inversores?

Aunque España no posee las comunidades de criptomonedas más importantes del mundo, y probablemente incluso en Hispanoamérica las criptomonedas sean más populares que en la península, no cabe duda de que la explosión de bitcoin, ethereum y compañía a finales del 2017 tuvo su repercusión en nuestro país.

11 DE mayo DE 2020. 13:47H Dirigentes

9a530cc69f837427edad0a8de89b4c47.JPG

De hecho la nueva ley antifraude en fase de anteproyecto pivota alrededor de las criptomonedas, obligando a exchanges y servicios de custodia a informar del saldo que mantengan sus clientes, y pretende así mismo que los propios contribuyentes declaren sobre los saldos que mantengan en criptomonedas.

Voracidad recaudatoria aparte, si acudimos a la información constantemente actualizada que Plus500 ofrece sobre ethereum, sus precios y la tendencia del mercado (la tendencia de los traders que usan la plataforma de Plus500), comprobaremos que la tendencia alcista es abrumadoramente superior a la tendencia bajista, aunque el sentimiento optimista puede tornarse rápidamente en pánico y viceversa.

Ethereum durante el 2020

Ethereum dio la bienvenida al 2020 con una cotización de 116 euros -muy lejos de los máximos del 2019, ya que el 26 de junio del pasado año alcanzó un valor de 290 euros, precios que la segunda criptomoneda más capitalizada no veía desde el 2018- aunque en poco tiempo los precios subían hasta duplicar su cotización y para el 19 de febrero los precios de ethereum ya alcanzaban los 260 euros. Parecía que ya se estaba preparando de cara al halving de bitcoin de comienzos de mayo, pero de pronto llegó lo impensable, una pandemia.

Desde diciembre veníamos oyendo hablar en forma de breves noticias de la extensión de una nueva forma de gripe en el lejano oriente, y que -salvo honrosas excepciones- pasó desapercibida para prensa, expertos y autoridades hasta que nos estalló en la cara y entre el 23 de febrero y el 13 de marzo se produjeron diversos derrumbes del precio de ethereum, hasta los poco más de 100 euros, a la vez que el virus se extendía por Europa y obligaba a las economías a parar de golpe, con consecuencias aún incalculablemente negativas. Pero desde ese suelo ethereum ha ido recuperando posiciones poco a poco hasta rondar los 190 euros, llegando puntualmente incluso a superar los 200 euros.

Escenario post halving de bitcoin

Aunque pasados halvings nos han enseñado que una contracción en el flujo de los bitcoins que se liberan en el mercado -un halving es la reducción de la recompensa en bitcoins por bloques minados a la mitad- deriva en un gran aumento del precio de bitcoin y que tal aumento arrastra al resto de criptomonedas -ethereum no existía durante el halving de bitcoin de 2012, pero después del halving de 2016 acompañó a bitcoin en su espectacular subida llegando a cotizar a casi 1.200 euros en enero del 2018- lo cierto es que el mercado de criptomonedas es aún muy joven, y hay muchos estímulos, positivos y negativos, a los que nunca han respondido -como ejemplo la actual pandemia- y por lo tanto no podemos saber qué sucederá con este mercado en un futuro razonable -ya sea en corto, medio o largo plazo- aunque la experiencia nos incline a pensar que los precios de las criptomonedas crecerán los próximos meses.

¿Vemos las criptomonedas como valor refugio o como activo especulativo?

Para ciertos analistas las criptomonedas son material para burbujas cíclicas, mientras que para otros es el perfecto valor refugio, una especie de oro digital, que además democratiza las relaciones financieras al desvincularlas de las autoridades económicas centrales y situar al ciudadano en el centro, y participa de la autenticación tanto de las criptomonedas como de las transacciones por medio del blockchain.

De momento está lejos de ser el mercado financiero más grande -aunque ya mueve un volumen de varios cientos de millones de dólares, y no hay ninguna entre las cinco criptomonedas con mayor volumen de mercado que esté capitalizada por debajo de los 4.000 millones de dólares- pero parece gozar de una excelente salud, aunque la prueba de fuego será la crisis que vendrá inmediatamente detrás del fin del confinamiento, si las criptomonedas sobreviven a la hecatombe que vaticinan podremos afirmar con pocas dudas que han superado la mayoría de edad en el mundo de los activos financieros.

Moro: "Invertir en oro me parece la mejor opción para estar en el mercado"