DIRIGENTES-PORTADA_ENERO24
Suscríbete a la revista
Domingo, 03 de marzo de 2024
D
D

¿A qué miedos se enfrenta Estados Unidos?

Esta no es la única amenaza a la que se enfrentará Estados Unidos a corto plazo. El nuevo presidente estadounidense tendrá que hacer frente, además, a otros problemas que podrían causar muchos dolores de cabeza a los funcionarios de la Casa Blanca. La amenaza china “China representa la mayor amenaza a largo plazo para la […]

Internacional

Dirigentes Digital

18 nov 2020

Esta no es la única amenaza a la que se enfrentará Estados Unidos a corto plazo. El nuevo presidente estadounidense tendrá que hacer frente, además, a otros problemas que podrían causar muchos dolores de cabeza a los funcionarios de la Casa Blanca.

La amenaza china

“China representa la mayor amenaza a largo plazo para la vitalidad económica y la seguridad nacional de Estados Unidos”. Son las palabras de Christopher Wray, Director de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en octubre de este año. Lo mismo opinan altos funcionarios y asesores de la que ha sido la administración Trump. Y hasta el vicepresidente del país, Mike Pence, en octubre de 2018 destacó en una visita al Instituto Hudson que “Pekín está adoptando un enfoque de gobierno que utiliza herramientas políticas, económicas y militares para promover su influencia e interferir en la política interna y la política de Estados Unidos”. Sus comentarios llevaron a debates dentro de China sobre si se trataba de un cambio de paradigma en las relaciones entre ambos países y también sobre la posibilidad de abrir una “nueva Guerra Fría” entre las dos potencias.

En los últimos años China ha experimentado una de las economías de más rápido crecimiento en el mundo, y ahora disfruta de su dominio económico a la par con Occidente. China no solo se ha convertido en un competidor de Estados Unidos en el ámbito económico, también se encamina hacia su misión de un mayor papel militar regional para desplazar a Estados Unidos en la región del Indo-Pacífico, con sus reclamos expansionistas en el Mar de China Meridional que ha puesto a ambas potencias en una situación de confrontación. Esto ha amenazado los intereses nacionales de Estados Unidos y sus operaciones de libertad de navegación en la región.

Para el director del FBI, Christopher Wray, enfrentar esta amenaza de manera efectiva no significa que EE.UU. no deba hacer negocios con China, “pero sí significa que cuando China viole nuestras leyes penales y normas internacionales, no lo vamos a tolerar”.

Los dos países están entrelazados económicamente y a otros niveles. El comercio chino-estadounidense anual asciende a medio billón de dólares. Estados Unidos importa grandes cantidades de productos chinos y Pekín tiene una deuda considerable de Estados Unidos. Además, más de 350.000 estudiantes chinos y tres millones de turistas de este país visitan Estados Unidos cada año.

Las dos potencias están tratando de superarse en tecnología. Pekín se está acercando a Washington en capacidades tecnológicas y se ha convertido en un verdadero competidor para superar al país norteamericano en Inteligencia Artificial.

Wray acusa al país asiático no solo de espionaje económico, también de “piratería de datos, robo de propiedad intelectual, soborno, chantaje y otros intentos coercitivos para influir en las políticas del gobierno estadounidense”. “El Partido Comunista de China está librando una lucha para convertirse en el líder económico y tecnológico mundial y no a través de una innovación legítima, no a través de una competencia justa y legal, y no dando a sus ciudadanos la libertad de pensamiento, expresión y creatividad que atesoramos aquí en los Estados Unidos”, continuaba Wray. “El FBI y nuestros socios a través del gobierno de EE.UU. responsabilizarán a China y protegerán la innovación, las ideas y la forma de vida de nuestra nación, con la ayuda y la vigilancia del pueblo estadounidense”.

Según Steven Mosher, un estudioso de China y un científico social, “el FBI estima que China roba 600.000 millones de dólares al año en propiedad intelectual de Estados Unidos”.

La pandemia de Covid-19 ha hecho que la relación entre ambas potencias se haya fracturado más, sobre todo porque desde el principio, Donald Trump llamó al coronavirus “el virus chino”, algo que no gusta en Pekín y que, según algunos expertos, unido a la guerra comercial y la tecnológica podría socavar aún más la estabilidad política y socioeconómica mundial.

¿Realmente TikTok puede dañar la seguridad nacional?

Parece que lo que viene de China es lo que más asustaba a Donald Trump. Y así lo ha demostrado con su empeño en prohibir la aplicación TikTok en Estados Unidos, un servicio para compartir vídeos de vídeos cortos y divertidos, popular entre los adolescentes, porque según él es una plataforma para el espionaje chino. Tanto el secretario de Estado Mike Pompeo como el asesor de la Casa Blanca, Peter Navarro, comentaron que habría que prohibir las aplicaciones chinas, de las cuales TikTok es la más popular, por motivos de seguridad nacional.

Las preocupaciones sobre TikTok también se han extendido al mundo empresarial. Wells Fargo dijo que había prohibido a su fuerza laboral el uso de TikTok en los dispositivos de la empresa, un anuncio que se produjo después de que Amazon se retractara de un aviso similar que envió a sus empleados. Mientras tanto, en Twitter, los capitalistas de riesgo, periodistas tecnológicos y los observadores de China han estado debatiendo intensamente si TikTok, una de las aplicaciones creadas por el gigante tecnológico chino ByteDance, representa una amenaza tan grande como afirman los funcionarios del gobierno estadounidense.

Los oponentes más feroces de TikTok argumentan que debería ser visto como un peligroso caballo de Troya del espionaje del Partido Comunista Chino. Por otro lado, están aquellos que enmarcan esa crítica como una xenofobia apenas velada, resultado del creciente racismo hacia el pueblo chino y el deterioro de las relaciones entre Washington y Pekín.

Un reciente reportaje de The Wall Street Journal sugirió que era Mark Zuckerberg quien estaba presionando a Trump sobre las preocupaciones de seguridad nacional sobre TikTok. Casualmente, la compañía de Zuckerberg, Facebook, posee un servicio llamado Reels (similar a TikTok) que hasta ahora ha competido sin éxito con la aplicación china y la compañía estadounidense tendría mucho que ganar con la continua incertidumbre sobre TikTok.

Aún así, la CIA no ha encontrado evidencia de amenaza, y la Electronic Frontier Foundation, que tradicionalmente ha sido crítica con las compañías de Internet de China, concluyó que no había certeza de que TikTok fuera menos seguro que otras tecnologías de propiedad china.

La demanda de Trump de vender la parte estadounidense de TikTok hizo que Microsoft fuera el primero en posicionarse para comprarla en agosto pero fue Oracle quien acabó como el vencedor sorpresa. Después de meses de negociaciones, a finales de septiembre se anunció un acuerdo entre ByteDance y Oracle en el que las operaciones de ByteDance fuera de China se transformarían en una nueva empresa global con sede en Texas.

Según The Washington Post, el acuerdo de Microsoft le habría dado a Estados Unidos más control sobre los datos de TikTok y, en ese sentido, habría abordado aún mejor las preocupaciones de Trump sobre la seguridad nacional.

Después de dar inicialmente sus “bendiciones” al trato, Donald Trump se retractó días después para exigir que los algoritmos centrales y la inteligencia artificial detrás de TikTok, controlados por ByteDance que es su propietario, también se deben vender y entregar.

Algunos han sugerido que la verdadera razón del ataque de Trump a TikTok es personal. Afirman que quiere venganza después de que los fanáticos del género musical K-pop en TikTok supuestamente sabotearan su mitin en Tulsa en junio. Otros creen que las acciones de Trump constituyen una venganza muy esperada contra la prohibición del gobierno chino de las empresas de Internet estadounidenses.

¿Amenaza u obcecación de Donal Trump? Sea como fuere, la historia parece que aún tiene recorrido y un juez federal estadounidense ya ha cuestionado si el anterior presidente tendría la autoridad legal para prohibir y restringir tan ampliamente una “comunicación personal” y un servicio “informativo” como TikTok por motivos de seguridad nacional.

Perder la hegemonía del 5G

Es un miedo que persigue a Estados Unidos desde hace un tiempo: no ser los primeros en liderar la tecnología 5G de redes móviles.

Aunque Apple haya lanzado su iPhone 12 con tecnología 5G de quinta generación, que promete velocidades vertiginosas de entre 10 y 20 veces más rápidas que las redes inalámbricas 4G actuales, el problema está en que no se materializarán para la mayoría de las personas ya que no en todo el territorio estadounidense se puede utilizar esa tecnología. Tan solo los residentes en partes de Chicago, Houston, Sacramento, Los Ángeles e Indianápolis pueden solicitar el servicio en la actualidad. ¿De qué sirve tener un aparato con 5G que no se puede usar en Estados Unidos?

La tecnología móvil de quinta generación está demostrando ser un campo de batalla clave y la Casa Blanca lleva tiempo preocupada porque EE.UU. no llegue a estar a la cabeza en esa carrera tecnológica.

El Pentágono ya está listo para comenzar a probar nuevos conceptos para las comunicaciones 5G en cinco bases militares en todo el país. Los contratos con las distintas empresas que participan en las pruebas tienen un valor total de 600 millones de dólares. Aunque, según los estándares del Pentágono, esa suma no es muy grande. Pero los experimentos ofrecen a las empresas la oportunidad de refinar las ofertas de 5G que serán clave para sus negocios en el futuro y revelarán cómo la industria y los militares administrarán y compartirán el espectro. Eso tiene enormes implicaciones para el futuro de la industria de las telecomunicaciones y la forma en que los consumidores utilizan Internet.

Pero el mayor desafío, y la serie de pruebas de mayor relevancia para el mundo en general más allá del Departamento de Defensa, será el uso compartido dinámico del espectro.

El Departamento de Defensa estadounidense reserva áreas clave del espectro de banda media para radares y otros usos. Los experimentos del Pentágono se llevarán a cabo en la Base de la Fuerza Aérea Hill, que incluyen radares de alta potencia, y ayudarán al Departamento de Defensa a descubrir cómo abrir partes de ese espectro de banda media altamente lucrativo a la industria.

A parte de Estados Unidos, entre los países que lideran el desarrollo de la tecnología de quinta generación se encuentran China, Corea del Sur, Reino Unido y Alemania.

En Corea del Sur y China, las redes 5G más rápidas son más generalizadas. Pero la estadounidense Apple tendrá que competir contra marcas locales como Samsung en Corea del Sur, que ya está en su segunda línea de teléfonos 5G, y Huawei de China, cuyas ventas han aumentado después de que el gigante de las telecomunicaciones fuera prohibido en Estados Unidos.

La red 5G más grande del mundo fue lanzada por los tres mayores operadores de redes chinos el 31 de octubre de 2019, según la agencia de noticias estatal Xinhua. China Mobile, China Unicom y China Telecom activaron sus redes en menos de cinco meses después de que se les emitieran las licencias 5G. Cada uno de los operadores de red ofreció sus servicios 5G a 18 dólares por mes en 50 ciudades chinas en el momento del informe.

Actualmente China tiene más usuarios de 5G que Estados Unidos y es que el gobierno chino ha permitido que actores selectos de la industria usen ciertas partes del espectro dentro del país. Esto ayudó a Huawei, por ejemplo, a convertirse en un actor clave en el mercado de equipos 5G.

La GSMA (organización de operadores móviles y compañías relacionadas que cuenta con 800 operadores de telefonía móvil y más de 200 empresas relacionadas como miembros) espera que el 36% de los usuarios móviles de China utilicen 5G para 2025. Eso es aproximadamente 600 millones de suscriptores, que también representarían el 40% de todo el mercado global de 5G para ese año.

Todo esto a pesar de los esfuerzos realizados por el gobierno de Estados Unidos para obstaculizar el progreso de los proveedores chinos, aunque podrían afectar la forma en que las empresas chinas pueden expandirse en el mercado global.

Las redes 5G actuales de EE. UU. utilizan principalmente espectro inalámbrico de banda baja, o espacio aéreo, que es más lento que el espectro de banda alta, pero más confiable en distancias más largas. Es probable que pasen años antes de que el enorme aumento de velocidad que prometen los operadores telefónicos sea un hecho. “Varios operadores de telecomunicaciones de EE.UU. han desplegado redes basadas en bandas de espectro más bajo, con velocidades ligeramente más altas que 4G. También se está implementando una variante notablemente más rápida de 5G de banda media, pero es poco probable que llegue a las tres cuartas partes de los estadounidenses hasta 2025”, según opina Gene Munster, analista de la firma de capital riesgo Loup Ventures. Sin duda, la carrera por el 5G se ha convertido en otro de los quebraderos de cabeza de la Casa Blanca.

Artículos relacionados

Economía

Niels Olsen: “El turismo es la tercera industria más importante de Ecuador”

DIRIGENTES entrevista al ministro de Turismo de Ecuador
Economía

¿Qué mercados alberga el universo Forex? 

En el vasto y dinámico universo del mercado de divisas (Forex), los inversores se sumergen en un entorno donde convergen seis mercados principales, desde el Spot a los Contratos por Diferencia (CFD), cada uno con sus propias características y oportunidades únicas. Mercado Spot En el corazón de las transacciones diarias, el Mercado Spot de Forex […]

Sandra Pina: "Las empresas no podemos esperar una legislación para actuar a favor de lo ecosocial"

La complejidad que conlleva actuar conforme a los principios individuales y colectivos es una de los desafíos más delicados a los que se enfrenta la sociedad actual. Así lo piensa Sandra Pino y así lo demuestra a través de su empresa y del evento para luchar a favor de las marcas de impacto que ya […]
Cargando siguiente noticia:

Suscríbete a nuestra newsletter para estar informado

Villamor: “Podríamos ver un periodo de estanflación, pero sin una recesión grave”

Nuestros podcasts. 
Todo sobre economía y sus derivados

Po

© Piles Cincuenta S.L 2024 Todos los derechos reservados