liderazgo

"El crecimiento nulo de Ecuador es consecuencia de la mala gestión"

DIRIGENTES entrevista al exalcalde de Quito y presidente de Grupo Futuro, Roque Sevilla

18 DE octubre DE 2019. 15:26H Carmen Muñoz

316d120e96175f30d858eb8a983b7654.jpg

Roque Sevilla (Ecuador, 1947) es de esas personas que lleva el emprendimiento por las venas. Con tan solo 26 años decidió apostar por lo que hoy es Grupo Futuro, un holding empresarial ecuatoriano que aglutina varias compañías dedicadas al sector turístico, sanitario, asegurador, entre otros ámbitos. Y ganó. La firma se encuentra entre los primeros 20 contribuyentes tributarios de Ecuador.

Economista de formación, emprendedor por vocación, pero también ambientalista y político. Entre otros cargos públicos, Sevilla llegó a ser alcalde del Distrito Metropolitano de Quito. Una trayectoria que le ha valido para estar considerado uno de los empresarios más respetados de su país. A su labor como máximo responsable del citado grupo, hay que añadir la presidencia de Endeavor Ecuador, organización que promueve el emprendimiento a nivel mundial, cargo que también compagina con la de presidente de Fundación Natura, la ONG ambiental más importante de Ecuador. DIRIGENTES hace un repaso con él sobre los grandes hitos que ha cosechado a lo largo de su trayectoria, así como de la situación económica que atraviesa esta nación latinoamericana.

Grupo Futuro fue fundada a principios de la década de 1970. ¿Qué le llevo a emprender?

Creo que la vocación. Cuando jugaba al Monopoly con mis hermanos siempre ganaba. La diferencia entre ellos y yo era básicamente el riesgo que estaba dispuesto a correr. Todos teníamos las mismas condiciones de salida, pero al final el juego me resultaba favorable. La disposición al riesgo que corría me producía mucha emoción y lo sigue haciendo. El desafío por hacer algo novedoso es algo que siempre ha estado en mi forma de ser.

Casi cinco décadas desde la puesta en marcha de su proyecto el grupo se ha diversificado mucho. ¿Cuál es el sector que más tirón tiene?

El que más futuro tiene es turismo, sobre todo, porque hemos logrado alcanzar un acuerdo con una organización que nos va a permitir crecer de manera exponencial en este segmento. Aunque también tenemos posibilidades de avanzar en el ámbito de la salud. El negocio de seguros es muy antiguo y, como todo negocio financiero, se encuentra sujeto a la posibilidad de que los nuevos vehículos digitales destruyan totalmente el antiguo sistema de aseguramiento. A ello hay que añadir los avances experimentados en este mercado que han permitido mejorar la salud. Recientemente hemos introducido un sistema basado en una metodología que incita a los asegurados a cuidarse más. El efecto es que el cliente lleva una vida mucho más sana y, por tanto, no reclama. A su vez, la aseguradora obtiene una mayor rentabilidad porque sus clientes tienen más salud. Por el momento, estamos intentado tropicalizar el modelo para poder aplicarlo en América Latina.

Entre otros muchos proyectos, en 1976 decidiste lanzar Fundación Natura, la primera ONG enfocada a la conservación del medio ambiente en Ecuador. ¿Cómo se puede fomentar el turismo sostenible?

Cada vez más, el turismo avanza en esa dirección y nos hemos enfocado en ese campo. Desde el año pasado, todos los usuarios que viajen con Grupo Futuro tienen que dejar huella cero, por lo que vamos a incluir dentro de la tarifa la huella de carbono. Hemos fijado 16 dólares por tonelada de CO2 emitida. El dinero recolectado va destinado a un fondo fiduciario que se invierte en conservar bosques con un alto valor en biodiversidad. Precisamente esos bosques serán los que absorban la cantidad de dióxido de carbono que el usuario emitió en su viaje. Buscamos lugares que denominamos 'Corredores de Unión' entre los parques nacionales y las reservas privadas para que los animales puedan migrar de un sitio a otro. Hacemos esa doble combinación.

Uno los pilares sobre los que se asienta Grupo Futuro es el bienestar de las personas. ¿Cómo se consigue implantar esta filosofía en una empresa tan grande?

Teniendo una visión más holística de la actividad de la empresa. Hay dirigentes que todavía piensan que el objetivo administrativo de una gran compañía, desde el punto de vista de la gestión, es el valor de las acciones, que es donde tienen que concentrarse. Eso ya está superado. Hay que centrarse en cuánto de importante es la empresa respecto a los stakeholders, los empleados, los clientes y la comunidad en general. Todos ellos son los que conforman la zona de influencia de una corporación. Y dentro de ese contexto, hacer utilidades. Realmente deberían ser evaluadas por cómo llevan a cabo este tipo de acciones. Nosotros venimos haciendo esto de un tiempo a esta parte. Cuando hablamos de valor para la gente, ésta puede estar relacionada con la calidad de vida y la situación de sus trabajadores. En este sentido, contamos con un sistema 'Hapinness' que sirve para medir cuánto de felices son. Hay que buscar la máxima satisfacción tanto en el caso de los empleados como de los clientes. Esta combinación de ambas es el objetivo que nos hemos fijado. Y así tratamos de funcionar. Es complicado porque el costo de algunas de estas acciones es sumamente alto y difícil de manejar. Ahí es donde entra en juego la buena administración y gestión.

Según las proyecciones realizadas por el FMI, Ecuador va a crecer un 0,1% este año. ¿Cómo es la situación económica de su país en el momento actual?

Este crecimiento nulo es consecuencia de la mala gestión que se ha llevado a cabo durante los últimos diez años. El gobierno anterior aprovechó los recursos de la manera más irracional y sentó una estructura de corrupción fatal. Corregir eso demanda un esfuerzo muy grande que, al final, tenemos que pagar todos. Es inevitable. Se está barajando una subida del impuesto del IVA. Esto supone un problema porque se trata de un impuesto totalmente desproporcionado que paga todo el mundo independientemente de la renta. Por otro lado, está el impuesto a los más ricos, que eso sí lo veo correcto. Si el ejecutivo ecuatoriano tiene la suficiente fuerza y decisión creo que estarán sembrando para años futuros.

¿Cómo es la situación para emprender en Ecuador?

Como presidente de Endeavor Ecuador -la organización de emprendimiento más grande del mundo- me doy cuenta de la cantidad de emprendedores que tiene este país. La causa radica tal vez, en que los gobiernos han sido muy malos en cuanto a gestión y la gente se ha visto obligada a montar su propio negocio en condiciones muy adversas. Eso ha abocado a que tengamos emprendedores de primera. Realmente sucede al contrario de lo que se piensa. En un ambiente adverso, desarrollas habilidades excepcionales para poder sobrevivir. Eso creo que es lo que ha ocurrido con los emprendedores ecuatorianos. Hay una fuente de creatividad muy grande. En el momento actual, ya se están comenzando a promover leyes que favorezcan su asentamiento en el país y que no se vean obligados a trasladarse a Israel o Silicon Valley.

Inversis: "Vemos rentabilidades atractivas en algunos tipos de préstamos privados corporativos"