eeuu

El juicio político contra Trump llega al Senado

Queda menos para que el presidente estadounidense Donald Trump sea juzgado en un juicio político acusado de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

16 DE enero DE 2020. 10:47H Cristina Rodríguez (Nueva York)

e4265a15877f5725e9eaa0d2e697da5a.JPG

Después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, haya firmado y transmitido al Senado los dos cargos contra Trump, se acerca el momento del juicio. El Senado estadounidense ya tiene firmados los cargos contra Donald Trump que le llevarán a ser el cuarto presidente de Estados Unidos sometido a un “impeachment”.

"Hoy entramos en la historia. Este presidente rendirá cuentas, nadie está por encima de la ley", declaró Nancy Pelosi tras mandar el caso al Senado.

Los demócratas acusan al presidente Donald Trump de violar su juramento al presionar al presidente de Ucrania para que investigara a sus rivales políticos (en concreto al ex vicepresidente Joe Biden, y su hijo, Hunter, para interferir en la campaña presidencial) a cambio de miles de millones en ayuda militar. Además le culpan de poner su interés personal por encima del interés nacional y debilitar así la democracia de Estados Unidos. Según los demócratas, Trump condicionó la entrega de casi 400 millones de dólares en ayuda a Ucrania a que anunciara públicamente esta investigación, algo que el presidente estadounidense niega.

La presidenta de la Cámara Baja, Pelosi, nombró a los siete congresistas que actuarán como fiscales en el juicio político al presidente de EE.UU. Estos fiscales estarán encabezados por los dos legisladores que dirigieron la investigación que condujo al juicio político: los demócratas Adam Schiff, presidente de la Comisión de Inteligencia, y Jerry Nadler, presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos, que acusó a Trump de haber “traicionado al país” por “usar su poder presidencial, incluida la retención de asistencia militar, para presionar a un gobierno para que lo ayudara a ganar las elecciones".

Estos congresistas entregaron el acta con los dos cargos contra Trump al Senado, en el Capitolio, al líder de esa cámara, el republicano Mitch McConnell.

Este jueves se tomará juramento a los cien miembros del Senado, que ejercerán como jurado del juicio político, y a continuación se notificará a la Casa Blanca que Trump se enfrenta a ese proceso.

Las pruebas contra Trump siguen aumentando y Pelosi ha pedido a la mayoría republicana en el Senado que permita la celebración de un “juicio justo” con nuevas declaraciones de testigos y una revisión de las pruebas documentales, algo que los republicanos rechazan. Además han dejado claro que ven la acusación como un truco político de los demócratas mientras Trump busca la reelección en las elecciones de noviembre.

El proceso de de destitución comenzará la próxima semana, probablemente el martes, y se espera que dure varias semanas.

Previsiblemente Trump no tendrá que dejar la Casa Blanca por este motivo. El Senado está controlado por los republicanos y se requiere una mayoría de dos tercios para su condena y destitución, o lo que es lo mismo, al menos 67 miembros tendrían que votar para condenarlo y que sea expulsado de la Casa Blanca. Es casi improbable que 20 senadores republicanos voten en contra del presidente. Aunque si es considerado culpable, el presidente será destituido.

Trump, que calificó el procedimiento de “farsa”, tuiteó “aquí vamos de nuevo, otra estafa de los demócratas que no hacen nada”. El presidente estadounidense prevé que lo absuelvan.

Ojeda: “Aunque las 5 grandes tecnológicas estén caras es arriesgado no estar en ellas”