bolsas y mercados

El mercado tras el 10N: a la espera de pactos

Nadie esperaba un resultado electoral contundente que alejase la necesidad de pactar para formar gobierno. Las nuevas elecciones en España han ahondado en el escenario de fragmentación política que el mercado tiene descontado. No se espera reacción significativa ni en bonos ni en renta variable.

11 DE noviembre DE 2019. 07:53H Rocío Arviza

Tras las cuartas elecciones generales en cuatro años, la situación que sale de las urnas es bastante similar al panorama que dejaban los comicios del pasado 28 de abril. Ha cambiado de manera significativa el peso de algunos partidos (Ciudadanos, Vox y Podemos), pero la realidad es que se necesita de grandes pactos para gobernar. 

Hasta el momento, el bloqueo político de los últimos meses no ha tenido un impacto en el mercado español y la percepción general entre los analistas es que siga siendo así, tanto en renta variable como en renta fija. “La incertidumbre política reinante desde las últimas elecciones (celebradas en abril de este año) prácticamente no ha dejado marca en el coste de la deuda española”, subraya Paul Brain, de BNY Mellon Investment Management. “Los bonos españoles, al igual que los de otros mercados periféricos, vienen registrando un buen comportamiento gracias, en gran medida, a que el Banco Central Europeo (BCE) ha flexibilizado aún más su política monetaria para hacer frente a la debilidad económica que experimentan los países del norte de Europa”, destaca. Este experto también asegura que “es poco probable que el resultado de las elecciones tenga un impacto significativo en el valor del euro, que depende de las perspectivas económicas paneuropeas y de la política monetaria del BCE”. 

Posibles pactos

Pese a que lo que realmente tendrá efecto sobre el mercado es lo que pase en las negociaciones comerciales entre China o EE.UU. o cómo se desarrolle el Brexit, los inversores también observarán qué escenario político se abre en España tras las nuevas elecciones del domingo. Según destaca Gisela Turazzini, CEO de Blackbird, “el resultado electoral exige que los partidos independentistas tengan un peso definitivo en el gobierno”, dado que su abstención es necesaria para que “el PSOE pueda formar gobierno”. Pero también pone sobre la mesa la otra alternativa viable: “un gran pacto de Estado, en el que el PP se abstenga para facilitar un gobierno desde la oposición, que es probablemente la opción que más papeletas tenga”. 

A nadie se le escapa que un pacto de este tipo exigiría grandes consensos para realizar las reformas que necesita España pero, para Turazzini este escenario, “en el que se aleja la izquierda de Unidas Podemos y que da más fuerza a los partidos reformistas liberales, es claramente una excelente noticia para el mercado, favorable a las programas políticos de VOX, PP y Cs por este orden”.

“Tradicionalmente, es factible para la coalición de izquierda conseguir el apoyo de las formaciones políticas regionales, mientras que será prácticamente imposible para el bloque de derechas lograr esto, dada su fuerte vocación centralista. En conclusión, es posible que Pedro Sánchez pueda retener el poder, pero con un Gobierno que será bastante frágil", asegura Gilles Moëc, de AXA Invesment Managers.

Desde BNY Mellon IM recuerdan que la progresiva fragmentación no es un tema que solo afecte a España, sino que es generalizado en toda Europa. “Tras el largo periodo posterior a la crisis financiera, que se ha caracterizado por el lento crecimiento y el aumento de las desigualdades, el ascenso del populismo podría provocar un abandono gradual del centro político hacia partidos de izquierda y de derecha que logren atraer el voto de los electores con promesas de cambio. España es un buen ejemplo de esta tendencia”, asegura Paul Brain. Y la consecuencia de todo ello es la incapacidad para formar mayorías. De momento y a juicio de este experto de BNY Mellon IM, “los mercados pueden ignorar esta fase, ya que la política económica no ha variado, sobre todo en Europa, donde la política monetaria se decide fuera del país”.

Sectores a vigilar

Según asegura la CEO de Blackbrid, tras el resultado electoral, “la amenaza sobre el impuesto a la Banca y la privatización de las energéticas pierde peso, por lo que deberían de disiparse riesgos en ambos sectores, especialmente en el sector de energías renovables que con el resultado actual, es claramente el más beneficiado de todos los sectores cotizados del Ibex 35”. En este sentido, cree que compañías como Solaria, Siemens Gamesa y Audax podrían recibir muy bien estos resultados electorales, mientras que dentro del selectivo español, Iberdrola y la banca “podrían recibir con un moderado alivio estos comicios electorales, si se va confirmando un gran pacto de Estado en el que los partidos de la derecha tengan un rol más que clave en la oposición”.

Artículos relacionados

Las elecciones dejan un Congreso aún más fragmentado
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"