economia

El políglota italiano que podría ser el nuevo jefe de Renault

Luca de Meo ha reconducido Seat en tiempos muy difíciles. Ahora se dice que hará los mismo con Renault.

09 DE enero DE 2020. 14:10H Stefanie Claudia Müller

3114c90319d5e7044e833f7978434b3f.PNG

Luca de Meo no es como los típicos ejecutivos alemanes del sector automóvil, de los que muchos empiezan y se jubilan en la misma empresa. Nacido en Milán (1967), el directivo italiano cuenta con más de 25 años de experiencia en la industria. Ha convertido en oro casi todo que ha tocado: desde sus primeros pasos en Renault, hasta Toyota Europa, el Grupo Fiat, Abarth y estos últimos 10 años en Volkswagen. Destaca por su visión más moderna, estética e internacional que muchos de los directivos alemanes en este sector carecen. El simpático italiano, que habla cinco idiomas fluidamente, no tuvo miedo cuando empezó en otoño de 2015 como presidente de una Seat en plena crisis.

Un hombre querido y exitoso pise donde pise

Desde entonces ha hecho del grupo, en medio del conflicto catalán, una fábrica de referencia y una marca que ya es líder en tecnología robótica, conectividad y diseños. Además, ha relanzado con éxito líneas deportivas. Por esto les ha cogido a muchos expertos del sector como sorpresa su salida rápida de Seat hace pocos días. Carsten Isensee, que solo ha estado trabajando como CFO de la subsidiaria de Volkswagen desde el verano, le sigue en esta posición por el momento. Isensee tiene 59 años, y hasta hace poco parecía que su carrera automotriz estaba llegando a su fin lentamente. El trabajo como Director Financiero de Seat podría haber sido su último trabajo, pero de repente ha cambiado su destino.

Sin embargo, han crecido los rumores de que la junta directiva de Renault, según ha informado el periódico francés Le Parisien ya en diciembre, quiere que Luca de Meo ocupe el cargo de director general de la marca tras la salida de Thierry Bolloré en octubre. La alianza Renault-Nissan-Mitsubishi anunció en diciembre ya el nombramiento de Hadi Zablit como nuevo secretario general encargado de coordinar los proyectos conjuntos bajo la autoridad del presidente de Renault, Jean-Dominique Senard. De Meo es la pieza perfecta para negociar con los japoneses por su perfil de gestor de crisis y su gran habilidad de negociación. El italiano, hasta ahora también máximo representante del grupo Volkswagen en España, sabe bien comunicar y hablar, convence a inversores y clientes y no hay casi nadie que comente algo negativo del él.

Antes de ser CEO de Seat, De Meo había trabajado durante cinco años dentro del grupo en el área de marketing, sobre todo para Audi. Las estrategias que ha aprendido en la marca alemana la había aplicado también en Seat. Para Volkswagen, la salida de Meo es una pérdida muy grande, aunque oficialmente solo se ha retirado de su puesto de Seat. El hombre de 52 años representa valores que hacen falta: estética joven, sensibilidad para diseños y un marketing moderno, gran flexibilidad y empatía. Siempre sonriendo, se ha hecho querer también en España. Reúne características que son muy necesarias para los retos pendientes con Nissan y Mitsubishi. De Meo conoce las dos culturas, la francesa y la japonesa, y puede además con nuevas ideas hacer frente al nuevo gigante PSA-Fiat Chrysler.

Muchos cambios en el sector exigen otros perfiles

Los alemanes tendrán que darse prisa para que los franceses no les superen pronto en el sector con las fusiones que están llevando a cabo y el posible nombramiento de De Meo. Diferente a Herbert Diess, el actual dirigente de Volkswagen, el italiano está visto como una persona muy cooperativa y abierta, sabe gestionar los medios de comunicación y no tiene miedo a las cameras. Mientras Diess está todavía en fase de adaptación después de los escándalos del Diesel, los juicios contra Volkswagen y el giro drástico del grupo al mundo del coche eléctrico. Poco a poco y con cierta ingenuidad, va ahora a programas de debate en Alemania para dar la cara, pero no tiene el carisma de un De Meo, que con su carácter amable y ágil es ahora mismo uno de los directivos más valorados en el sector del automóvil.

IEB: "La Banca Privada debe reinventarse hacia un mejor servicio y hacia economías de escala"