pymes

¿Existe una burbuja emprendedora?

El experto en reputación digital, Javier López Menacho, alerta en 'La farsa de las startups' sobre algunos riesgos que se corren al montar un proyecto y aporta su visión general sobre el panorama de emprendimiento en España

14 DE enero DE 2020. 08:35H Carmen Muñoz

95a8fb2de1372430eb716eb6bad26830.jpg

Al calor del inicio de la recuperación económica en el año 2014, en España comenzó una tendencia que parece imparable en el ámbito del emprendimiento. Según datos de South Summit, el ejercicio pasado se registró un máximo histórico en la cantidad de emprendedores en serie a nivel nacional, esto es, aquellos que tienen varios proyectos a la vez o han iniciado un nuevo proyecto de manera consecutiva, hasta representar el 54% del total, una cifra que, tal y como señalan desde la citada plataforma de innovación abierta, va en línea con "la madurez del ecosistema".

En este sentido, el informe Global Entrepreneurship Monitor 2018/2019 sitúa la Tasa de Actividad Emprendedora (TEA) española en el 6,4%, la cifra más alta desde 2008, cuando rozó el 7%. Si bien al margen de la cantidad de personas que emprende por necesidad y que ven en el autoempleo una salida profesional, se aprecia un significativo cambio de mentalidad en cuanto al lanzamiento de un proyecto propio en un país en el que las pymes dominan prácticamente el tejido empresarial.

Un escenario lleno de luces, pero que también arroja muchas sombras. Precisamente son los aspectos más luctuosos en los que el experto en reputación online, Javier López Menacho, ha querido materializar en 'La farsa de las startups'. Lanzado hace casi un año, en él realiza un análisis sobre la configuración de este sistema en España con un objetivo muy claro: "impugnar la realidad" del citado ecosistema.

"Estamos alimentando una suerte de psicología empresarial que genera mucha frustración detrás"

Como emprendedor experimentado, con este libro persigue, además de mostrar la otra cara de la moneda emprendedora, advertir sobre la formación de un "modelo especulativo que termina centrando la riqueza en pocas manos", asegura en una entrevista con DIRIGENTES. "Cuando un proyecto recibe una inversión, se pone un contador en marcha en el que tienes que conseguir que esa empresa sea lo más fuerte posible, genere una plusvalía que sea muy fácil de replicar y otorgue dividendos tanto a los inversores como a los líderes del proyecto que son los que idearon el modelo de negocio", refrenda al respecto.

A su juicio, en España impera lo que él considera el modelo del boom. Primero fue con la burbuja de las puntocoms, luego con el sector inmobiliario y ahora le ha tocado el turno a las startups."Es el sucedáneo que le ha venido a sustituir con un discurso muy ambicioso, basado en una innovación que no lo es en realidad. Más bien se trata de un modelo copypaste de Silicon Valley que no presenta una gran complejidad tecnológica pero se vende muy bien", subraya López Menacho.

"No es un libro en contra de las startups ni mucho menos, es a favor de otro tipo de modelo", argumenta. En el momento actual, solamente una de cada diez startups alcanza los cinco años de vida y algo más de un tercio supera los dos años de actividad desde su constitución. De ahí que el autor se muestre partidario de otro tipo de emprendimiento "más viable a largo plazo" y en el que se tenga más en cuenta a los empleados de la misma en lugar de replicar un modelo de negocio que acaban absorbiendo compañías más grandes."He visto muchas empresas vender innovación cuando no lo era, que han salido al mercado infladas de precio y a mucha gente que trabajaba en ellas quedarse en el camino".

La idea de 'La farsa de las startups' también pasa por poner de relieve todas las dificultades que se interponen en el camino emprendedor y "derribar" algunos mitos adoptados del entorno norteamericano y que, para López Menacho, "han hecho mucho daño". En concreto alude a lemas motivadores tales como 'no importa cuantas veces te caigas, sino cuantas te levantas' o 'quien fracasa más, fracasa mejor' inspiradas en la resiliencia. "No es sano, no es constructivo y tampoco nos está llevando a ningún lado. No somos un país puntero a nivel tecnológico y, sin embargo, estamos alimentando una suerte de psicología empresarial que genera mucha frustración detrás", incide al tiempo que resalta que no se puede establecer un paralelismo entre el modelo norteamericano y el español, fundamentalmente, porque no tienen la misma percepción sobre el fracaso.

"Hay autonomías que gastan dinero en aceleradoras e incubadoras que apuestan por este modelo cuando realmente no nos está llevando al éxito ni van a hacer este país más competitivo a nivel económico", argumenta. Los bajos tipos de interés han alentado el apetito de los inversores por este tipo de iniciativas que han visto en las startups una alternativa para dar salida a sus ahorros.

Además de realizar una visión crítica, el autor también se centra en el denominado "precariado digital" que, a su parecer, se trata de una consecuencia intrínseca de un modelo de producción derivado de bajos costes que redunda en bajas condiciones laborales. "La clave del libro es que derriba los mitos y se centra en un patrón más constructivo y menos en el pelotazo que heredamos en España", señala este exemprendedor, al tiempo que da la receta para emprender y que no es otra que una mezcla de formación, dinero contactos, educación financiera y, sobre todo, un factor muy complicado de controlar, la suerte.

IEB: "La Banca Privada debe reinventarse hacia un mejor servicio y hacia economías de escala"