economia

Jubilarse más tarde será pronto una realidad en muchos países

Vivimos cada vez más, mientras que trabajamos menos. No es un modelo sostenible a largo plazo. La Bundesbank exige subir la edad de jubilación a los 69 años.

24 DE octubre DE 2019. 17:16H Stefanie Claudia Müller

No es un debate aislado, hasta la Comisión Europea y la OECD han tocado ya el tema, pero en Alemania se ha añadido ahora un actor económico muy importante a la discusión: el banco central alemán. El Bundesbank recomienda subir la edad de jubilación de los 67 a los 69 años. Va mucho más lejos y resulta mucho más valiente que la reforma en Brasil que establece una edad de retiro de 62 años para las mujeres y de 65 para los hombres, con un período mínimo de aportes de 15 y 20 años. "Debido al desarrollo demográfico, el seguro de pensiones obligatorio de reparto estará bajo una presión considerable en el futuro, especialmente a partir de mediados de la década de 2020", señala el banco central en su informe mensual de octubre. Para mantener el sistema estable, existe "la necesidad de un ajuste en las variables centrales del seguro de pensiones", escriben los economistas del Bundesbank. Desde 2012, el límite de edad para recibir la pensión legal ha aumentado en Alemania gradualmente de los 65 a los 67 en 2031. Pero eso no será suficiente, según los expertos, porque desde mediados de la década de 2020, los baby boomers alcanzarán la edad de jubilación.

Con la intervención del Bundesbank Alemania empieza otra vez un debate que todos los países tendrán que abordar. El presidente Emmanuel Macron también tiene previsto atacar ahora la reforma del sistema de pensiones francés que hasta el momento era muy partidario de una semana con pocas horas laborales y una jubilación temprana. Los empleados del transporte público de París pueden, por ejemplo, retirarse a los 52 años. Por otro lado, a los empleados del sector privado se les permite hacerlo con solo 62, y lo hacen de manera efectiva con 63 años de media. Macron quiere subir la edad poco a poco, pero tiene que comunicarlo muy bien a los franceses y compensarlo con otras acciones para que el pueblo no salga otra vez a la calle masivamente y bloqueen así la economía, como ya lo hicieron en el pasado y lo observamos también ahora en muchos puntos del planeta.

Trabajar más no es popular, pero es un cálculo necesario

Trabajar más no es un tema muy popular, sobre todo en campaña electoral. El nuevo partido español “Más País” pretende incluso reducir el horario semanal a 32 horas. Sin embargo, el incremento de la edad de jubilación hay que afrontarlo como piensan muchos expertos económicos, también en solidaridad con las generaciones que vienen. Sin duda, la creciente esperanza de vida (España tiene una de las más altas del mundo) exige urgentemente cambios en la vida laboral. “Las arcas publicas no pueden financiar alrededor de 20 años de pago de pensiones o más como es el caso ahora mismo”, dice Javier Rivas, economista de la EAE Business School en Madrid, que espera unos tiempos turbulentos en cuanto a pensiones en los próximos años: “También porque con la creciente robotización de nuestra economía, tendremos otro reto delante en temas de contribuciones al sistema de la Seguridad Social”. Y no solamente es el asunto de las pensiones, vivir más también cuesta más a la Sanidad que cada vez tienen que atender a más personas mayores durante más tiempo con enfermedades crónicas.

Mientras existen algunas personas a las que no les importa trabajar más porque les gusta su trabajo, y también como mayores se quieren sentirse útiles, la gran mayoría de los obreros no quiere trabajar ni un día más. Les respaldan los sindicatos con mucha vehemencia, también en Alemania y Francia, donde las representaciones de los trabajadores son todavía mucho más influyentes que en España. Es una política de poca visión y también egoísta con respecto a nuestros hijos según el cálculo del Bundesbank. Tal ajuste, como proponen los alemanes, no solo aliviaría el fondo de pensiones, como argumenta el banco central: "también aumentaría el potencial macroeconómico a través de un mayor empleo y, por lo tanto, respaldaría la base impositiva y las contribuciones sociales". La pregunta es si habrá tanto trabajo en un futuro digital para que podamos trabajar más años, mientras la tendencia de los últimos años es prejubilar cada vez más a los empleados.

La pensión máxima española es más alta que la alemana

Las pensiones son también un gran tema en la actual campaña electoral porque Pedro Sánchez se ha comprometido a actualizar, en el próximo mes de diciembre, las pensiones del ejercicio 2020 de acuerdo con el IPC real. Actualmente la pensión máxima neta en España es de alrededor de 2.100 euros, en Alemania está en unos 1800 euros, pero los alemanes cobran más de media, porque sus salarios brutos han sido más altos que en España durante su vida laboral. Por ello, el actual Secretario de Estado de la Seguridad Social en España, Octavio Granado, cree que la base del sostenimiento del sistema de pensiones está en pagar mejores salarios, lo que supone un cambio cultural sustancial a nivel empresarial, porque España es tradicionalmente un país de salarios bajos. “Desde la Administración de Seguridad Social hemos hecho lo que debíamos: incrementar las bases de cotización máximas y mínimas para garantizar los ingresos del Sistema”, confirma Octavio Granado en una conferencia en Bilbao y que confía en que una vez que haya un Gobierno estable, se pueda retomar el diálogo entre los representantes del Pacto de Toledo.

Artículos relacionados

Las cuentas nocionales, ¿un alivio para las pensiones?
El gran reto de vivir de las pensiones públicas
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"