liderazgo

La naviera que ha eliminado las botellas de plástico

DIRIGENTES entrevista al vicepresidente y director general para Europa de Norwegian Cruise Line (NCL), Kevin Bubolz

09 DE enero DE 2020. 07:28H Carmen Muñoz

eb75b77078447decd0aafe563983e955.JPG

De alguna manera, la pasión por los viajes siempre ha marcado la trayectoria de Kevin Bubolz. Natural de Wiesbaden (Alemania), dio sus primeros pasos profesionales en la industria turística allá por 1997 cuando comenzó su carrera como agente de viajes. No sería hasta 2005 cuando desembarcaría en Norwegian Cruise Line (NCL), compañía en la que ha ocupado diferentes puestos hasta recalar en la vicepresidencia y dirección general para Europa. 

Elegido DIRIGENTE de éxito 2018 por esta revista, entre sus principales hitos destacan la creación de un departamento de planificación comercial como unidad de interfaz entre las oficinas centrales de la compañía y las delegaciones internacionales.

Bubolz atiende a DIRIGENTES en un momento clave para la naviera, que acaba de redoblar su apuesta por la sostenibilidad. Desde el pasado 1 de enero en sus barcos no hay botellas de plástico, tras haber sido sustituidas por envases de cartón. Tampoco pajitas. Con esta medida pretenden ahorrar anualmente más de seis millones de botellas de este material en los 16 barcos de toda la flota.

Harry Sommer acaba de acceder a la presidencia en sustitución de Andy Stuart. ¿Qué espera de este nuevo nombramiento?

Andy Stuart ha estado al frente de la compañía durante muchos años, lo que significa que siempre formará parte de ella. Él ha convertido a Norwegian Cruise Line (NCL) en lo que es hoy y estamos muy agradecidos con todo lo que ha hecho. Ambos han colaborado de manera conjunta en los últimos meses en este relevo amigable.

He trabajado directamente con Sommer durante los últimos tres años, así que lo conozco personalmente. Le sucedí a él como responsable para Europa y es muy emocionante para mí tener como jefe a una persona con una visión tan internacional del negocio. Esto hace que las negociaciones sean mucho más fáciles en una compañía cuya cuota de mercado procede en un 70%-80% del mercado norteamericano. 

Hablando de nombramientos, lleva casi dos años al frente de la división del negocio en Europa. ¿Cómo ha sido este período?

Cuando comencé esta nueva andadura profesional la organización era muy diferente a la que hay ahora. Aunque éramos muy conocidos, penetrar en el mercado español con la fórmula 'todo incluido' no ha sido tarea fácil con los altos precios que ofrecíamos. El paquete 'Free at sea', entre otras iniciativas, nos ha permitido ser más asequibles para los turistas españoles ya que antes tenían la sensación de que estaban pagando un poco más por cosas que ni siquiera usaban. Este servicio incluye varias prestaciones a las que se pueden añadir de manera adicional otros servicios. Hemos diseñado esta función de adición gratuita para diseñar las vacaciones más a medida. Esto funciona muy bien en España porque a la gente le gusta elegir y, a su vez, les permite tener todo bajo control.

El pasado mes de noviembre zarpó el Norwegian Encore, el último barco de la categoría Breaway Plus. ¿Alguna novedad para este 2020?

La clase Leonardo será algo diferente a la que hemos visto hasta ahora. Contaremos con ocho barcos de esta categoría que son distintos en cuanto a diseño. Ya tenemos el concepto de conectar el barco con la costa. Por ello, en esta clase el espacio exterior será mucho más grande, para que los usuarios puedan sentir que están dentro del océano. 

Málaga y Barcelona son los puertos de atraque más importantes en España para NCL. ¿Ha afectado la inestabilidad política de Cataluña a la demanda de viajeros?

Por el momento no se ha notado pero sí que repercutirá. Me limitaré a decir que siempre es mejor no tener disturbios para que los viajeros puedan disfrutar, sentirse seguros y centrarse en la experiencia.

Tras ser elegida como mejor compañía de cruceros de Europa por duocécimo año consecutivo, ¿cuáles son los nuevos retos que encara NCL?

Siempre estamos en constante evolución. Cada huésped es diferente, por lo que hay que darle espacio y opciones para que puedan diseñar la manera en la que quieren hacer su viaje. Unos querrán ir a la pista de carreras, mientras que otros preferirán relajarse observando las vistas o ir al spa y algunos optarán por una mezcla de todo eso. Este tipo de libertad y flexibilidad forma parte de nuestra esencia. Con cada nuevo barco que hacemos agregamos nuevas ideas.

Herrera: "El mercado siempre sobrerreacciona ante situaciones como la actual"