pymes

Las reformas que necesitan nuestros negocios

La inestabilidad política afecta especialmente a los negocios pequeños y medianos, puesto que no se han producido reformas de calado

06 DE noviembre DE 2019. 17:25H Mario Talavera

968a50dfb6f3872ff7e1abf58cc1ebdf.jpg

Desde la llegada de nuevas alternativas políticas al Parlamento español, la inacción se ha aposentado en las instancias del poder de nuestro país. En ese contexto, los pequeños negocios, las pymes y los autónomos reclaman con urgencia medidas que faciliten su actividad y resuelvan algunos de los problemas a los que se enfrentan en su día a día.

Las empresas españolas son un 22% más pequeñas que las que existen en la Unión Europea y, de hecho, la dependencia del tejido productivo de las empresas pequeñas es inmensa. En concreto, el 99,8% de las empresas españolas son pymes, según los últimos datos hechos públicos por Cepyme.

De este modo, constituyen el pilar sobre el que se asienta la economía española, sobre todo en términos de empleo (85% del total), a pesar de que el 95% del total tienen menos de 10 empleados. La vinculación que mantienen las pymes españolas con la economía del país representa una serie de problemas añadidos, sobre todo el de contar con una menor capacidad para enfrentar cambios.

Tal y como explica el presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Eduardo Abad, a DIRIGENTES, también hay que tener presente que nos encontramos en “una situación evidente de desaceleración económica”, además de que “el consumo interior en el pequeño establecimiento o en el establecimiento regentado por autónomos ha caído un 7%”.

Abad advierte además de que “hay sectores de actividad que están en franca desaparición”. No obstante, matiza que si bien “no van a desaparecer del todo, las caídas de los últimos tres años son descorazonadoras para el sector”, sobre todo en lo que se refiere al pequeño comercio, de los que han desaparecido 30.000 en los últimos tres años.

Es por ello que la inestabilidad política de los últimos años les afecta especialmente, puesto que no se han producido reformas de calado que simplifiquen su producción. Estas tienen que ver con aspectos como el marco regulatorio, la formación de los trabajadores, la internacionalización o el acceso a la financiación.

En el contexto de la última cita electoral, Cepyme manifestó de una manera más concreta cuáles eran sus demandas al siguiente gobierno. Estas son las más relevantes.

1. Mejora del marco regulatorio y apoyo a la empresa

La regulación constituye una de las preocupaciones tradicionales del sector. Desde la organización empresarial llaman a “pensar primero en pequeña escala” en lo que se refiere a la regulación, puesto que afecta a todas las empresas independientemente de su tamaño. Por su parte, desde UPTA señalan que la burocracia no constituye un gran problema, aunque reconocen que la dificultad se incrementa a la hora de tratar con otras instituciones como ayuntamientos o comunidades autónomas.

2. Cambios en el empleo y en su preparación

En el terreno del empleo Cepyme solicita la simplificación de los modelos de contratación, además de la reducción de las cotizaciones sociales. En ese contexto, la organización demanda una mayor inversión en formación y capacitación profesional, además de una apuesta decidida por la formación profesional. En esa línea, los autónomos inciden en la necesidad de contar con un relevo generacional. Para ello, el principal requisito es la preparación de los jóvenes que, por otro lado, ya cuentan con aptitudes digitales que no tienen los autónomos más veteranos.

3. Apoyo a la innovación y la digitalización

Las pymes consideran fundamental crear un Plan Nacional de I+D+i que involucre a las organizaciones empresariales. Además, se insta a crear una Oficina de Consulta para la Digitalización de las Pymes, junto a un programa que aborde las ventajas de este proceso para las pequeñas empresas. Otra medida es la de simplificar las infraestructuras de las empresas a través de la gestión digital de trámites y procesos.

4. Fiscalidad

La intención de Cepyme es la de que el marco fiscal no impida el crecimiento de las pymes. En concreto en el documento de esta organización se solicitan “bajadas inmediatas del IVA” además de la congelación de los Impuestos Especiales. Junto a eso, expresan la conveniencia de introducir bonificaciones fiscales si se reinvierten los beneficios en las empresas o si se inician nuevas actividades. Por otro lado, piden introducir incentivos fiscales para la inversión en pymes.

En el caso de los autónomos, UPTA reclama un nuevo modelo de cotización que se adapte a los ingresos. Asimismo, Abad habla de un déficit estructural en el sistema de cotización de pensiones que hace necesarios tres autónomos para pagar una pensión de jubilación. Desde su punto de vista, “es fundamental que se tomen medidas urgentes” para reformar el sistema.

5. Impulso a la internacionalización

La posibilidad de vender al extranjero incrementa la fortaleza de las pymes, si bien “aún no se benefician completamente de las oportunidades del mercado global”. Por ello, desde Cepyme se expresa la utilidad de que las empresas tengan un mejor acceso a los mercados internacionales. Entre las propuestas se solicita la puesta en marcha de planes de acción públicos que ofrezcan soporte a las pymes. En concreto, se mencionan un incremento del esfuerzo presupuestario para apoyarlas, una mejora de la coordinación pública y la promoción internacional.

Inversis: "Vemos rentabilidades atractivas en algunos tipos de préstamos privados corporativos"