liderazgo

Los servicios quieren más colaboración público-privada

Los representantes de empresas de empleo, servicios, alimentación y residencias reclaman impulsos al empleo.

18 DE junio DE 2020. 16:01H Mario Talavera

7ae68ce382dbb5bd88fbdc122749032e.jpg

"Ya está todo inventado", recuerda con humor Enrique Sánchez, presidente de Adecco España. "Hay que generar un contexto en que las empresas puedan competir y a la vez garantizar los derechos de los trabajadores", resume Sánchez durante la cuarta jornada del evento de CEOE "Empresas Españolas liderando el futuro".

La mesa dedicada a servicios ha planteado diversas alternativas y reflexiones para mejorar la situación y relanzar la actividad económica que ha quedado tan dañada a consecuencia de la crisis del coronavirus. Todos los ponentes han coincidido en destacar la flexibilidad como una herramienta clave para proteger el empleo y para que las empresas se recompongan tras el impacto inicial.

El presidente de Randstad, Rodrigo Martín Velayos, incide con especial vehemencia en la necesidad de "ganar tiempo". A su juicio, es imprescindible redirigir el debate de la extensión de los ERTE desde una fecha concreta, como se está barajando actualmente, hasta la definición de un evento menos definido, como es "la recuperación del volumen de actividad de las empresas".

Asimismo, la contratación requerirá incentivos, por lo que resultaría "inoportuno" que se incrementen los costes laborales. El presidente de Randstad confía en que "ya vendrán los tiempos de volver a poner en la agenda" una subida de salarios. Su afirmación más destacada es la de negar que exista empleo precario en España: "Lo verdaderamente precario es el desempleo y el subempleo", ha dicho.

Su homólogo en Adecco España coincide en que "no es momento de tocar la fisbalidad si no es para mejorarla", ni "para grandes probaturas". Para ello, es preciso que tanto los dirigentes empresariales como los trabajadores vayan juntos para conseguir la tan pedida flexibilidad. Por otra parte, considera que "la austeridad y el ajuste debe ser de todos", en referencia a las administraciones públicas.

Estímulos al empleo

La mesa redonda ha contado con un elenco diverso de subsectores de los servicios. Así lo muestra la participación de Eulen, representada por su presidenta, María José Álvarez, que ha lamentado que durante los últimos tiempos "se viene denostando la figura de los empresarios". Además, cree que es el momento de desterrar "recelos, incertidumbres e inseguridad". Sin embargo, Álvarez ha reclamado "el apoyo de las distintas instituciones", que puede llegar simplemente pagando a tiempo por parte de las administraciones públicas a sus proveedores privados.

La presidenta de Eulen insiste en que las empresas necesitan liquidez, que resulta "vital" para su supervivencia. Por ello asegura que "no puede evitar mirar con cara de asombro" cuando se habla de subida de impuestos. En adición, pide que las ayudas a los más desfavorecidos en esta crisis sean compatibles con estímulos al empleo.

Desde el sector de la restauración, Antonio Llorens, presidente de Food Services España, se ha reafirmado el compromiso del sector con sus clientes y con los 8,5 millones de personas que alimenta diariamente. Llorens cree que habrá que dar respuestas a la nueva normalidad en el largo plazo, apoyando la innovación y la digitalización. "Jugarán un papel primordial para empleados, clientes y consumidores", vaticina Llorens.

Las residencias, en el foco de la crisis

El segmento que ha sufrido el drama humano desde más cerca es el de la atención a las personas mayores. Ignacio Vivas, presidente de Aeste, ha advertido de la falta de recursos de algunas residencias, y ha añadido que las personas mayores son un grupo poblacional "absolutamente vulnerable". Por ello, reclama que el modelo de atención residencial debe ser revisado, algo que el sector pide desde hace años. En particular, Vivas cree que la clave está en diferenciar las necesidades de cada uno de los residentes.

Por su parte, Cinta Pascual, presidenta de CEAPS, se queja del "daño reputacional y moral" que ha sufrido su sector. No obstante, considera que la crisis ha dejado al descubierto algunos defectos: "No podemos tener la producción en China". Pascual destaca la necesidad de reinventar el sector y dotarlo con más y mejores recursos.



“El mercado está caro, descuenta expectativas de una recuperación demasiado optimista”