fondos

Los inversores españoles optan por EE.UU. y la renta fija

El temor a una recesión y los malos datos de Europa, han hecho que los inversores españoles se vuelvan más conservadores al decantarse por la renta fija y por los activos estadounidenses.

25 DE octubre DE 2019. 07:53H Patricia Malagón

El Barómetro de Carteras Españolas elaborado por Natixis IM refleja el cambio de tendencia de los inversores españoles en el segundo trimestre del año, último del que se tienen datos. El temor a una recesión y los malos datos macroeconómicos están haciendo que los inversores se vuelvan más defensivos y conservadores reduciendo la exposición a la renta variable, a Europa y a los mercados emergentes. Por el contrario, la renta fija y Estados Unidos parecen ser lo más atractivo para los inversores.

Lo cierto es que estos datos se ven abalados por lo que está ocurriendo en el conjunto del mercado. A nivel global, 49.000 millones han salido de los fondos de renta variable y 162.000 han entrado en los de renta fija. A nivel nacional, en las suscripciones netas, la categoría de renta variable mixta y la renta variable nacional se dejan más de 1.400 millones, mientras que la renta variable internacional gana 547 millones. Sumando los tres se encuentran unas salidas de casi 900 millones. 

El buen comportamiento de la renta fija gubernamental durante el año puede hacer confundir rentabilidad pasada con rentabilidad futura. El incremento de la asignación a renta fija tras su buen comportamiento desde la corrección de la renta variable del cuarto trimestre de 2018, hace pensar que la percepción del riesgo de la renta fija ha bajado a pesar de ofrecer una menor rentabilidad a vencimiento.

Rentabilidad carteras españolas

Debido a la revalorización tanto de la renta variable como de la renta fija, todas las carteras acabaron en positivo, las carteras agresivas (1,5%), las moderadas (1,3%) y que las carteras conservadoras (1,0%). En renta fija, los bonos gubernamentales tuvieron un comportamiento muy por encima de lo que esperaban los inversores, ya que obtuvieron una rentabilidad (5.32%) casi igual que la renta variable global (5.36%) en un periodo alcista para la renta variable. La renta fija corporativa sin embargo estuvo algo por detrás de la gubernamental (3,55%).

Activos preferidos

En un entorno influido por la guerra comercial entre Estados Unidos y China y por un crecimiento global más débil, tanto la renta variable estadounidense como la global y el estilo crecimiento fueron las categorías preferidas. Por el contrario, la renta variable europea y emergente se redujeron. 

Al igual que en renta variable, en renta fija la guerra comercial parece estar influyendo la exposición regional. Así, se ha incrementado la renta fija global y renta fija estadounidense. Se han reducido la renta fija europea gubernamental y de corto plazo y emergente. Dentro de la renta fija se produjo un movimiento hacia el high yield. Una de las razones es la búsqueda de rentabilidad en un entorno en el que un porcentaje importante de los bonos gubernamentales mundiales se encuentra con rentabilidades negativas.

Mal momento de los mixtos y alternativos

Los fondos mixtos y los alternativos son los que más están sufriendo este contexto de mercado y parece que esto se mantendrá durante el resto del año. “Pensamos que la salida de fondos mixtos y alternativos puede continuar si los activos tradicionales continúan teniendo rentabilidades tan positivas y los gestores de mixtos y alternativos continúan teniendo dificultades para predecir la evolución de los mercados”, explican en Natixis IM.


Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"