economia

Los seguros se vuelcan con la sostenibilidad

Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa, asegura que la sostenibilidad forma parte de la actividad aseguradora

23 DE enero DE 2020. 14:25H Mario Talavera

fe63dc1c88415ebb9b16443a5a98d3fc.jpg

La vinculación entre sostenibilidad y economía es cada vez mayor, arguye Pilar González de Frutos, presidenta de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa). González de Frutos ha expuesto este razonamiento durante la presentación oficial de Finresp. La presidenta de Unespa ha explicado por qué su organización también participa en la nueva iniciativa del sector financiero español.

"Estamos no porque debamos, sino porque queremos", ha aclarado González de Frutos. Para la presidenta de Unespa, pertenecer a una organización que se preocupa por los riesgos tiene sentido, ya que esta labor "forma parte de la actividad aseguradora". Como ha explicado, las aseguradoras se encargan de la cobertura de diversas catástrofes naturales con la colaboración de la parte pública. De ese modo, González especifica que durante los últimos 40 años esta colaboración ha facilitado 542 mil euros diarios para paliar los efectos de inundaciones y tempestades en España.

En esa línea, la presidenta de Unespa ha dado a conocer la preocupación del sector porque "las catástrofes son cada vez más frecuentes". Por ello, es necesario intentar medir y paliar los riesgos, teniendo en cuenta que los riesgos ambientales pueden convertirse en riesgos operacionales que ponen en peligro la actividad de las pymes, ha concluido.

La representante del sector aseguradora ha moderado un debate entre varios ponentes, Marta Martínez de Iberdrola, César Tello de la Fundación Cre100do, Carol Blázquez de la empresa textil Ecoalf, y Mar Asunción de la organización WWF España. Asunción ha indicado, en consonancia por lo expuesto por la presidenta de Unespa, que "los impactos del cambio climático son mayores de lo que se preveían". En ese sentido, asegura que España "es vulnerable porque su economía está muy ligada al medio", en particular el turismo y la agricultura. Por ello, para tratar de minimizar los efectos de esa emergencia climática, demanda "un cambio de modelo económico y de consumo", en el que ha llamado al sector financiero a cumplir un papel determinante.

Martínez cree que es el momento de acometer reformas más ambiciosas, teniendo en cuenta que la transición ecológica "puede ser económicamente y técnicamente viable". Además, concibe esta situación como una oportunidad, lo que no contradice que "no hay otra solución" para resolver el problema. No obstante, cree que "hacen falta políticas coherentes y robustas" que empujen al sector privado a tomar medidas para ser más sostenible.

Por su parte, Blázquez advierte de que "se nos ha acabado el tiempo" y que si bien el cambio de modelo implica unos costes, "lo que realmente caro es no tener un planeta en el que vivir". En ese sentido, cree que las pequeñas empresas cuentan con la oportunidad de "moverse más rápido" a la hora de actuar.

Luna: "Tanto la volatilidad como la gestión activa serán muy importantes en lo que queda de año"