asia

Sombras y luces del 'Covid cero' en China

Más de trescientos millones de personas han llegado a estar confinadas simultáneamente, con más o menos restricciones de sus movimientos, por culpa del coronavirus

22 DE agosto DE 2022. 07:13H Alberto J. Lebrón

La política de “Covid cero” se define como el intento de que nadie contraiga la enfermedad. Los defensores de esta estrategia aplauden que China, además de ejecutarla con eficiencia, prioriza las vidas humanas sobre todo lo demás. Sus detractores, entre quienes se encuentra la Organización Mundial de la Salud (OMS), consideran sin embargo que es imposible tratar de reducir los casos a cero en todo momento. La realidad es que China tiene una tasa de vacunación, relativamente baja, del 89,3%. Y que aproximadamente la mitad de las personas mayores, las más vulnerables frente a la enfermedad, han optado por no vacunarse. El resultado, por tanto, sigue siendo una frontera cerrada y pruebas PCR obligatorias para toda la población.

En China, hasta el momento, se han hecho unos 11.500 millones de pruebas PCR. Y el coste total, atendiendo al precio de cada test, asciende hasta casi treinta mil millones de dólares. Cualquiera podría defender esta estrategia si con ella se salvan vidas humanas. Sin embargo, la población más vulnerable sigue sin estar vacunada, mientras miles de pequeños comerciantes apenas tienen para vivir. La Sra. Huang, con una floristería en Shanghai, asegura estar pasando hambre tras haberse endeudado hasta la ruina por culpa del confinamiento, según ha podido saber DIRIGENTES. Y otras muchas personas, en una situación similar, han optado incluso por el suicidio. Seguramente, como señalan estudios recientes, los confinamientos fueron necesarios para evitar dos millones de muertes solo en Shanghai. Pero, tras dos años de pandemia, la OMS ha sugerido un cambio de estrategia para minimizar los daños en China. 

Una coyuntura peor 

China, que este año tenía previsto crecer un 5,5%, tiene prácticamente imposible superar el 5%. El paro urbano registrado, en máximos de los últimos años, ha llegado a alcanzar un 6,1%. Los índices PMI, tanto del sector manufacturero como el de los servicios, llevan meses indicando contracción. Ventas minoristas e inversión en activos fijos, además, se han contraído notablemente en abril y mayo. La recaudación en los cines, durante el puente de mayo, se desplomó un 80%. Las transacciones inmobiliarias, en abril, se redujeron un 50%. Y el gobierno chino, entre otras medidas urgentes, ha tenido que aprobar un plan de rescate económico con beneficios fiscales valorados en 21 mil millones de dólares. “Estimamos que la política de confinamientos ha supuesto un recorte de 1,5 puntos porcentuales sobre el crecimiento económico chino de 2022, que apenas alcanzará el 4,2%”, señala Alicia García-Herrero, del banco Natixis, a DIRIGENTES. A largo plazo, además, preocupan cuestiones como la integración china en las cadenas globales de suministros. Apple, recientemente, anunció que trasladaba una parte de su producción a Vietnam. Y una cuarta parte de las empresas europeas están analizando la posibilidad de abandonar China, según la Cámara de Comercio de la UE (EACHAM).

También preocupan algunos efectos que sobre el capital humano puede acabar teniendo la política del “Covid cero”. Algunas escuelas internacionales están empezando a tener dificultades para encontrar personal extranjero cualificado. Y, según la consultora Henley & Partners, unos trece mil multimillonarios tendrían previsto abandonar China este mismo año. Sacarían del país, además, unos 65 mil millones de dólares, solamente durante 2022. 

Algunos brotes verdes 

No todo, sin embargo, son malas noticias. Comercio exterior e inversión extranjera directa han mantenido un crecimiento positivo en China. Especial mención merece la inversión extranjera directa recibida por China, entre tanta incertidumbre, con un crecimiento estos últimos meses cercano al 20%. Estados Unidos, Alemania o Corea del Sur siguen siendo los primeros inversores en China. Y cerca de la mitad de esta inversión extranjera directa se dirigió hacia sectores sofisticados de alto valor añadido. China, de hecho, hace tiempo que ha cambiado su matriz productiva. En junio, por ejemplo, China consiguió situar una empresa automovilística entre las tres primeras del mundo atendiendo a su capitalización bursátil. BYD ha adelantado a gigantes automovilísticos como la alemana Volkswagen (3), o Mercedes-Benz (4), en un ranking liderado por Tesla (1). Sus ventas de mayo, en una coyuntura difícil para el sector, han crecido un 159%. China, por tanto, está compitiendo directamente con el mundo desarrollado en segmentos de alto valor añadido. Y, además, ha conseguido posicionarse en industrias pujantes de la nueva economía como son los vehículos eléctricos. Otra automovilística china, Great Wall, también ha desbancado recientemente a Ferrari como el undécimo fabricante más importante del mundo.

Los datos de comercio exterior, por último, también han sido mejores. Las exportaciones e importaciones chinas crecieron un 8,3% durante los cinco primeros meses del año. Y las exportaciones de mayo, en pleno confinamiento de Shanghai, aumentaron un 16,9%. Esto, en primer lugar, indica que el comercio exterior seguirá sosteniendo una parte fundamental del crecimiento económico. Y, en segundo término, que la inflación global no tiene mucha relación con la supuesta crisis de suministros en China. En mayo, además, volvió a registrarse una entrada neta de capitales tras las fugas sufridas durante el primer trimestre de 2022. 

Retos y oportunidades 

La empresa 2OPEN, recientemente, trajo a colación un ejemplo sobre las contradicciones del “Covid cero” en un sector con mucho recorrido en China como es el de los muebles. IKEA, distribuidora líder del sector, tiene previsto cerrar su tienda de Shanghai en julio. El confinamiento, que ha sido levantado recientemente bajo estrictos controles sanitarios, ha podido precipitar esta decisión. Sin embargo, las ventas de muebles online han crecido en los últimos doce meses, un 26%. Por tanto, puede que la nueva normalidad exija, sencillamente, una adaptación de los modelos de negocio.

A nivel macro, por otra parte, las bolsas en China están teniendo un año para olvidar. El Hang Seng de Hong Kong ha perdido, durante los últimos doce meses, una cuarta parte de su valor. Y el índice CSI300, de referencia en China continental, también ha retrocedido un 16,4%. La economía china, en estos momentos, plantea dos riesgos. Uno, el déficit público, con su peor registro histórico durante los cinco primeros meses de este año. Superó los cuatrocientos millones de dólares debido, sobre todo, al esfuerzo fiscal derivado del “Covid cero”. Y dos, relacionado con lo anterior, la venta de tierras también mantiene su retroceso en China. El precio medio de la vivienda en China apenas variará este año. Y las ventas totales está previsto que desciendan un 10%. El “Covid cero”, por tanto, seguirá ejerciendo una presión económica a la baja también durante todo 2022.

Efectos del ‘Cóvid cero’ en Asia

Pese a una cierta resiliencia del comercio exterior, las importaciones chinas han reducido sensiblemente su ritmo de crecimiento, lo cual también afecta a los países de la región. Australia, Taiwán, Corea del Sur y Japón son las cuatro economías más expuestas a China. Las importaciones chinas desde Japón, en abril, han retrocedido un 15,1%. Singapur, como principal mercado regional de materias primas, sufrirá este año debido a la desaceleración de la demanda en China. Lo mismo ocurrirá con Australia. Tailandia, bastante dependiente del turismo chino, también recibirá un impacto negativo. Y otros países, como Filipinas e India, se beneficiarán del “Covid cero”. Por un lado, su exposición al mercado chino no es tan significativa como otros países de la región, pero sí pueden beneficiarse de unas materias primas más baratas de continuar esta desaceleración de la demanda desde China.

Artículos relacionados

La Covid-0 golpea la economía en China
La profecía incumplida del colapso económico en China
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"