DIRIGENTES-PORTADA_ENERO24
Suscríbete a la revista
Miércoles, 19 de junio de 2024
D
D

Opinión

¿Es España el nuevo "El Dorado Verde"?

Pasados unos días tras la publicación de los resultados de inversión directa extranjera de 2022 por FDI Intelligence de Financial Times podemos sacar algunas conclusiones. La ventaja de usar estos datos es que nos trasladan el interés real que despierta una economía. Un proyecto de inversión y, más en concreto, si es greenfield, supone una […]

Dirigentes Digital

31 may 2023

Pasados unos días tras la publicación de los resultados de inversión directa extranjera de 2022 por FDI Intelligence de Financial Times podemos sacar algunas conclusiones. La ventaja de usar estos datos es que nos trasladan el interés real que despierta una economía. Un proyecto de inversión y, más en concreto, si es greenfield, supone una apuesta a largo plazo por una economía y un mercado. Estamos hablando de una empresa que elige invertir en un país concreto cuando podría hacerlo en cualquier otro. En Gedeth trabajamos con distintos gobiernos en la atracción de inversión y la competencia entre países y regiones es cainita, así que destacamos el valor de estos datos. 

Por eso, en ese "salvaje oeste" que representa la atracción de inversión extranjera los datos de España son más relevantes. En 2022 se consiguió el segundo registro más alto de inversión de la historia +34.000 millones de euros y, lo más importante, el récord de proyectos greenfield. Por ponerlo en perspectiva: España está por delante de países como Francia, China o Japón en la atracción de nuevas inversiones. Esto puede ser una medicina para aquellos que les gusta pensar que todo se hace mal en este país.

Sin embargo, estos datos no deben nublar nuestro análisis sobre la urgente necesidad de mejorar las condiciones de competencia en España. A nadie se le escapa que existen distorsiones en el mercado por una regulación autonómica no armonizada, un mercado laboral no alineado con las demandas futuras y una insostenibilidad de las cuentas por la presión demográfica.

El otro eje clave será el papel de las Administraciones Públicas en la regulación de agentes económicos y realidades tecnológicas. Estamos siendo testigos de una revolución en tiempo real que nos exigirá un esfuerzo de adaptación mayor al que creemos. Realidades como el blockchain o la IA son transformadoras y suponen un cambio radical en el terreno de juego. Aquí no somos tan optimistas con la labor de liderazgo que se está realizando en España. El hecho de que otros países tampoco lo sean no debería relajar la urgente necesidad de poner en el centro del debate la adaptación a estas nuevas realidades.

Por otro lado, las diferencias entre regiones en la distribución de inversión extranjera siempre van a existir. Por supuesto, los líderes regionales siempre van a buscar el indicador que mejor refleje su acción. Sin embargo, lo cierto es que se observan tendencias (más allá de proyectos específicos) que no deben ser obviadas. El roto que supuso (y sigue representando) "el proces" es mala noticia para Cataluña y, el resto de España, ya que Barcelona se había granjeado un merecido reconocimiento internacional. Habíamos sido capaces de colocar una "marca" en el complicado tablero de destinos. Ha sido una labor colectiva de décadas y, por desgracia, ha llevado poco tiempo deshacerlo. Si perdemos una ficha en ese tablero es cierto que podemos trabajar en reemplazarla (Málaga o Valencia) pero mejor aspirar a colocar tres o cuatro fichas que a intentar mantener dos.

En ese sentido, regiones como Canarias o Murcia tienen una oportunidad histórica de convertirse en el hub de acceso al mercado africano occidental. Como sostiene el profesor Mauro F. Guillen (una visión que nosotros compartimos), una parte importante de las futuras oportunidades están en África. Nos encontramos ante un continente inmensamente rico y con un boom demográfico que asegura una demanda creciente de bienes y servicios. Y no hay ningún país desarrollado mejor posicionado que España para acceder. Así, a diferencia del pasado donde nuestra ubicación periférica respecto al stock demográfico y económico fue un lastre, ahora nos encontramos “en el meollo”. Todo ello, sin olvidar el muy atractivo impuesto de sociedades que tienen las Islas Canarias.

Igualmente, tampoco podemos obviar el hecho de que estos datos están "dopados" por el flujo de los fondos europeos NextGen. Aprovechemos que nos ponen en el mapa para convencer a otros inversores que España es un país que merece la pena. porque una vez que se agoten pasará tiempo hasta que se repitan.

Para finalizar, un mensaje de confianza. España se reinventó tras la crisis del 2008 y se convirtió en un país exportador (quién lo hubiera dicho viendo nuestra balanza comercial de los 90). Si miramos las cifras, las exportaciones de bienes y servicios alcanzaron el 41,7% del PIB, lo que supuso 7 puntos más que en 2021. 

Estamos ante una excelente oportunidad para convertirnos en El Dorado Verde con el hidrógeno y otras energías renovables o para las nuevas tendencias como el nearshoring o la reindustrialización. Una oportunidad para posicionarnos como #nativo internacional.

Artículos relacionados

Opinión

Un viaje hacia la transformación del sector legal

Por Francesc Muñoz, CIO de Cuatrecasas, y Alba Molina, Innovation Project Manager
Opinión

¿Realmente a los españoles nos preocupa la productividad?

Por Alejandro Hernández, socio gerente de LedaMC
Opinión

La factura electrónica: la vanguardia de la integridad fiscal y la transparencia en España

Por Fermín Lozano, director de la Unidad de Negocio para Asesorías, Pymes y Autónomos de Cegid en España
Cargando siguiente noticia:


Suscríbete a nuestra newsletter para estar informado


Eric Sánchez: "el mundo estará tokenizado en la próxima década"


Nuestros podcasts. 
Todo sobre economía y sus derivados

Po



© Piles Cincuenta S.L 2024 Todos los derechos reservados