opinion

Presente y futuro económico

Enrique Ordieres, presidente de Grupo Cinfa

12 DE mayo DE 2021. 13:00H Enrique Ordieres

73a209bb25317697b352b4a87db3eff6.JPG

En este último año, nuestra sociedad ha tenido que convivir con la pandemia generada por el coronavirus SARS-CoV-2, que tanto ha cambiado nuestros hábitos y nuestras vidas, y nos ha hecho conscientes, más que nunca, de la importancia de la salud y su influencia en todos los ámbitos de nuestras vidas: social, industrial, tecnológico y económico.

Desde Grupo Cinfa, líder en el mercado español, hemos hecho frente a esta crisis sanitaria con enorme dedicación y con la responsabilidad de trabajar para garantizar la continuidad de los tratamientos de nuestros pacientes.

En esos primeros meses de pandemia, llenos de incertidumbre, nuestra principal preocupación fue garantizar la salud de nuestro equipo humano y responder a la alta demanda de medicamentos, que, en momentos puntuales, se incrementó de manera muy significativa. Un hito que fue posible posible gracias al gran valor de la industria farmacéutica local, su fuerte tejido industrial, en nuestro caso cinco innovadoras plantas de producción que nos permitieron, en colaboración estrecha con la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, adaptarnos casi diariamente a las cambiantes necesidades surgidas a lo largo de esta pandemia. Gracias a ello, y con un importante esfuerzo en el aprovisionamiento de materias primas y el compromiso del equipo, conseguimos responder a las urgentes necesidades de nuestro país en materia de medicamentos.

También quiero señalar cómo, en plena crisis del mes de marzo y abril, decidimos incrementar el alcance de nuestras inversiones previstas para los próximos cinco años (más de 200 millones de euros), cuyo principal destino es la construcción de una nueva planta que nos permitirá duplicar nuestra capacidad de producción. Así es como entendemos el valor que podemos aportar las empresas para la salida de la crisis.

El sector farmacéutico es claramente inversor, y los tiempos de retorno son largos. Un sector muy regulado con importantes requerimientos técnicos y que genera más del 20% de las inversiones en I+D+i de nuestro país. En estos momentos, estamos viendo la importancia de este tipo de inversiones, no gastos, que nos permitirán responder a las futuras nuevas necesidades en salud, fruto del cambio que se está produciendo en los pacientes.

En esta línea, me gustaría destacar también la importancia del “compromiso social”. Ya no solo en los momentos críticos de la pandemia (en el que firmamos sendos acuerdos de colaboración con Cáritas y Cruz Roja por un valor de un millón de euros), sino en el día a día de nuestra actividad, conscientes del valor social que debemos aportar al entorno. La importancia de contar con empresas y organizaciones socialmente comprometidas, con un propósito claro e incluido en la estrategia, serán claves en la generación de valor y también criterio de selección por parte de las personas.

Y por supuesto, quiero terminar este artículo con un pequeño homenaje a todos los profesionales de la salud - médicos, farmacéuticos, enfermeros…- que día a día, desde el inicio de la pandemia, han antepuesto el bien de los demás al suyo propio, asumiendo en primera persona riesgos y recordándonos a todos cuál es nuestra misión: velar por la salud de las personas.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"