pymes

Educación financiera: asignatura pendiente para los emprendedores

La mitad de las iniciativas empresariales que llevan a cabo los autónomos no superan el quinto año de vida

19 DE marzo DE 2020. 10:38H Mario Talavera

e3eb429c2ef7bb7b90815fb6c8bd556c.jpg

De poco sirve tener una idea de negocio sobresaliente si después la gestión y la ejecución de la misma es deficiente. Precisamente, la supervivencia de la empresa dependerá más de cómo se gestione que de la idea inicial. Es por ello que conocer las claves del ahorro, la inversión y la deuda resultan imprescindibles para desarrollar un negocio.

"Hay muchísimas buenas ideas ahí fuera que sin estar bien gestionadas y ejecutadas no valen nada", reflexiona para DIRIGENTES el CEO de Arbor, Nicolás Salguero. Este emprendedor es consciente de lo que cuesta sacar adelante un nuevo negocio. No es fácil tener una buena idea, pero lo realmente difícil es aplicarla y darle continuidad.

En esa línea, Salguero considera que "la gestión y ejecución es mucho más importante que la idea. Y al revés, ideas que no son tan originales o son una copia, acaban siendo fructíferas con buena ejecución y gestión". La clave del asunto se encuentra en que se suele primar la idea por encima de la gestión y que, de hecho, la gestión es uno de los puntos flacos de los emprendedores.

La consecuencia de ello es que la mitad de las iniciativas empresariales que llevan a cabo los autónomos no superan el quinto año de vida, mientras que hay uno de cada tres que ni siquiera llegan al tercero, según datos recientes de ATA. "Hay que reforzar la conciencia financiera", comenta Salguero, a la vez que explica que "no es culpa de nadie".

Desde su punto de vista, se debe crear "una cultura de educación financiera en todos os niveles". Así, se refiere a los colegios, las universidades y también la educación para adultos. De hecho, Arbor nace como facilitador de una mejora en la educación financiera. Se trata de una herramienta que pone el énfasis en los tres pilares más importantes de las finanzas: el ahorro, la inversión y la deuda.

La aplicación ideada por Salguero está pensada para "ahorrar sin darse cuenta" y que, a la larga, la salud financiera de sus usuarios mejore. De hecho, como explica el CEO de Arbor, la utilidad que puede tener para autónomos hace que desde la compañía se esté investigando cómo aplicar las distintas herramientas que contiene.

En resumen, la aplicación está diseñada para integrar las cuentas bancarias del usuario y, en función de su perfil y sus preferencias, la aplicación se encarga de mover pequeñas cantidades de dinero "de forma muy recurrente y sin que el usuario ni siquiera lo note", de modo que se incentive la mejora financiera en los tres pilares.

Ahorro

Entre las funcionalidades de Arbor, se encuentra la del redondeo, que consiste en que, si por ejemplo un café cuesta 1,80 euros, esos 20 céntimos que restan hasta los 20 céntimos se destinen de forma automática a una hucha virtual. De este modo, el usuario puede ir haciendo pequeños cargos de manera constante, hasta que, según explica Salguero, el ahorro mensual puede alcanzar los 80 euros al mes, e incluso rondar los 1.000 euros al año. Asimismo, también pueden aplicarse otras distribuciones para los ingresos, de modo que el dinero acabe estando distribuido conforme a los intereses y objetivos de quien use la aplicación.

Deuda

Actualmente existen diversas prácticas bancarias que acaban repercutiendo de manera negativa en el cliente, como son las tarjetas revolving y "préstamos usureros", según los califica Salguero. Para empezar, la aplicación trata de evitar el endeudamiento destinando cantidades de dinero periódicas para un determinado fin. En consecuencia, esta división también puede realizarse para utilizar el dinero para pagar deuda.

Inversión

Este aspecto es una de las opciones más disruptivas que propone la app. En concreto, consiste en crear una hucha concreta que sirva para invertir en las distintas alternativas que tiene Arbor. La ventaja es que pueden invertirse cantidades muy pequeñas que, unidas a otros depósitos posteriores, pueden llegar a alcanzar una rentabilidad mayor. La clave de esta funcionalidad está en la personalización, es decir, en función del dinero disponible y el perfil de la persona se puede acceder a distintas opciones de renta variable y renta fija. En todo caso, el CEO de Arbor asegura que el principal atributo de los fondos cotizados que se pueden usar para invertir es la diversificación y la eficiencia, lo que permite invertir cantidades pequeñas con distintos niveles de riesgo.


NN IP: “Nuestro fondo de Clima y Medioambiente renta más del 16% este año”