pymes

El mercado de las PropTech saca músculo en España

Es el cuarto país con más empresas de este tipo en Europa, con un total de 287 start-ups dedicadas a adaptar el mercado inmobiliario a las necesidades de una sociedad tecnológica

03 DE marzo DE 2020. 07:47H Carmen Muñoz

588be150881007701c7b9a6f1e0070cf.JPG

Las start-ups consolidan su presencia en el ladrillo. La muerte anunciada del sector inmobiliario dedicada al residencial en el año 2008, con la quiebra de grandes compañías, se ha podido esquivar de la mano de la tecnología. La aplicación del big data, el blockchain, la domótica o el machine learning a esta industria, le han dado una nueva vida.

Si bien su punto de partida hay que situarlo en el año 2000, con el portal de alquiler y venta de vivienda Idealista como pionero, no fue hasta bien entrada la década de 2010 cuando el mercado comenzó a tomar un nuevo camino más digital. Una revolución más acorde con las necesidades de este mercado, en el que la innovación tardó un poco más en llegar en comparación con otros como el bancario.

La página web 'Proptech.es' -impulsada por Saville Aguirre Newman- define este tipo de compañías como "cualquier empresa que utiliza la tecnología para refinar, mejorar o reinventar cualquier servicio dentro del sector inmobiliario". Sus servicios incluyen compra, venta y alquiler de propiedades.

En este sentido, los expertos las clasifican en varias categorías entre las que destacan las orientadas al marketplace -la más extendida- hasta al peer to peer (economía colaborativa) o la inversión inmobiliaria. Sin embargo, también crecen con fuerza aquellas enfocadas al big data o la realidad virtual, así como las de financiación y gestión inmobiliaria, entre otras.

A los veteranos de este nicho como Idealista, Fotocasa o Pisos.com, se unen otros que han irrumpido con bastante fuerza desde el momento de su creación y con una propuesta totalmente innovadora. Es, por ejemplo, el caso de Airbnb, enfocada a los apartamentos turísticos; Badi, para el alquiler de habitaciones a largo plazo; Housfy, una agencia inmobiliaria totalmente online; o Housers para el crowdfunding inmobiliario. Son solo algunos de los nombres más visibles de esta disrupción que representa la punta del iceberg.

Según datos recopilados en el 'Foro Inmotecnica PropTech', celebrado a finales del mes de febrero en Barcelona, en el momento actual, se contabilizan 8.000 start-ups enfocadas al mercado del real state en alrededor de 100 países. De esta cantidad, España registra 287 firmas de estas características, lo que la convierte en el cuarto mercado con más PropTech de toda Europa.

Solamente tiene por delante a Reino Unido (832), Francia (519) y Alemania (343), mientras que por detrás se encuentran Holanda (279), Suecia (195), Finlandia (137) y Noruega (90). "El PropTech es solo una parte de la gran transformación digital que se vive en el mundo y que describe el cambio de mentalidad en las formas de consumo del ser humano", asegura el influencer de PropTech a nivel mundial, James Dearsley, durante su intervención en el citado evento.

Al analizar por ámbito geográfico, se observa una tendencia hacia la proliferación en los núcleos en los que el sector de la propiedad tiene un peso estratégico, como grandes urbes y zonas costeras. Así, Barcelona y Madrid lideran a nivel nacional con 101 y 94 empresas, respectivamente. De manera más tímida lo hace en otros enclaves como Valencia (13), Alicante (11), Málaga (10), Sevilla (8), Bilbao y Palma de Mallorca (ambas con 7), Marbella y La Coruña (ambas con 4).

Estas cifras esconden la realidad de un segmento consolidado que ha dado paso a una nueva era enfocada al marketing y la experiencia del usuario con el único objetivo de facilitar y optimizar la gestión de la propiedad.


La cara menos dulce de PropTech

De igual modo que la tecnología ha ampliado las posibilidades, también ha fomentado prácticas de dudosa legalidad. Sin ir más lejos, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha incoado un expediente sancionador contra siete empresas "por posibles prácticas restrictivas de la competencia en el mercado de la intermediación inmobiliaria". Entre ellas se encuentra Idealista.

A través de una inspección llevada a cabo en noviembre de 2019, el organismo regulador asegura que dichas prácticas consistirían en la "coordinación de precios" y otras condiciones comerciales por parte de intermediarios inmobiliarios. Para ello, habrían hecho uso de software y de plataformas diseñadas por empresas dedicadas al diseño de programas informáticos de gestión inmobiliaria y de sus algoritmos.

De confirmarse, ya que la CNMC ha abierto un periodo de año y medio para la resolución, sería la primera vez que lanza una sanción derivada de la utilización de algoritmos para encarecer el precio de la vivienda.

BMO Global AM: "El activismo accionarial ha vivido una evolución muy clara en los últimos años"