tecnologia

Adaptarse o morir: las empresas impulsan la seguridad de sus datos

El daño económico y la consecuente pérdida de confianza de sus usuarios son los principales riesgos a los que se enfrentan

19 DE octubre DE 2021. 08:10H Isabel Garrido

c94c46ce1bb8e23ad3c969e1d77c2cdf.jpg

La protección de los datos en las empresas ha ido creciendo de manera exponencial a lo largo de la última década. Desde entonces, los dirigentes han ido, poco a poco, tomado conciencia de que este ámbito debe tener una posición preferente en su agenda, ya que se trata de un requerimiento necesario para la seguridad económica de sus compañías. “Actualmente los datos que se manejan, desde financieros para pagos, de clientes, bases de datos o historiales internos, representan un potencial riesgo en caso de que los mismos sean expuestos o se vean comprometidos”, explica el vicepresidente de Ventas Empresariales para América Latina y el Caribe de Futurex, Santos Campa.

En una charla con DIRIGENTES, comenta que la puesta en marcha de medidas de obligado cumplimiento dirigidas al conjunto de la comunidad internacional, no han tenido la misma implicación para todos sus miembros. Así, mientras que algunos países ya contaban con un amplio historial de mecanismos de seguridad y prevención de riesgos de fraude, a otros “les ha tocado implementar medidas desde cero”, un trabajo cuyo “resultado se está plasmando en una homologación hacia estos estándares en comunidades enteras de empresas que desean protegerse ante cualquier riesgo”.

Santos Campa, vicepresidente de Ventas Empresariales para América Latina y el Caribe de Futurex

En este sentido, las ventajas que conllevan para las diferentes organizaciones son amplias y variadas. No obstante, según destaca Campa, en ocasiones se tiende a pensar que se trata de un beneficio interno, lo que hace a muchos dirigentes plantearse la inversión en el presupuesto de la protección de datos, seguridad o el fortalecimiento de los mecanismos antifraude. “Esto a nivel de mercadotecnia o de comunicación externa aumenta la percepción de seguridad que recibe la audiencia, ya que finalmente, el hecho de que una compañía dé a conocer su solidez, seguramente proyectará una sensación de seguridad en sus potenciales clientes”, comenta. 

Además, unido al planteamiento anterior también añade que, al hablar de empresas relacionadas con el sector financiero, por ejemplo, al usuario le dará mayor tranquilidad saber que “se encuentra bajo el respaldo de un nombre que inspire confianza y seguridad”.

¿Y a qué riesgos inmediatos se enfrenta una empresa que no dedique parte de sus esfuerzos a la protección de los datos de sus clientes? Campa señala desde fraudes, mal uso de la información o phishing, por poner algunos ejemplos, que en cualquier caso derivarán en un daño económico para la empresa y una consecuente pérdida de confianza de los usuarios en la misma. Aunque solo hayan sido cinco las personas cuya información quedó expuesta después de sufrir un ataque, “esas cinco ya no confiarán en esa marca en el futuro y jamás la recomendarían a terceros”, afirma. No obstante, ese sería el coste más bajo: “Si hablamos de un coste o una afectación real, puede suponer una pérdida de millones de dólares o incluso pérdida de certificaciones”.


Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"