economia

Así deben prepararse las empresas para solicitar los fondos Next Generation EU

Las compañías españolas ya pueden comenzar a diseñar sus proyectos alineados con el objetivo europeo de construir una España verde, sostenible e igualitaria

12 DE abril DE 2021. 08:25H Isabel Garrido

125571836578c97a26b323e4f8c1fadc.jpg

Los Fondos Europeos Next Generation EU siguen despertando una gran expectativa entre las empresas españolas. Concebidos como un instrumento de recuperación dotado con 750.000 millones de euros, su creación tiene el fin de contribuir a reparar los daños económicos y sociales causados por la pandemia, convirtiendo a Europa en un continente más competitivo y resiliente, a través de dos ejes principales: la transición ecológica y la digital. Del presupuesto total europeo, España aspira a situarse como uno de los grandes beneficiarios, junto a Italia, si recibe los 140.000 millones de euros previstos. De estos, un 52% serían destinados a fondo perdido y un 48% a préstamos.

Con el objetivo de arrojar un poco más de luz sobre este tema, en un encuentro organizado por Madrid Network se han sentado las bases que debe tener en cuenta el tejido empresarial a la hora de solicitar las ayudas. A pesar de que los plazos todavía no están definidos, desde la consultora Morison ACPM Auditores apuntan que la casilla de salida comenzará a contar una vez que los canales por los que se tienen que tramitar las solicitudes estén “perfectamente definidos”.

Las ayudas europeas serán invertidas en nuestro país atendiendo principalmente a cuatro ejes: España verde, digital, sin brechas de género e inclusiva. De esta manera, dichas áreas pretenden modernizar el modelo productivo y fortalecer la competitividad mediante la transición ecológica, la transformación digital, la igualdad de género y la cohesión social y territorial. 

En este sentido, también indican que todos los países miembros de la Unión Europea tienen de plazo hasta el próximo 30 de abril para enviar de nuevo su plan concreto con el destino de los fondos. A continuación, la Comisión Europea tendrá dos meses para llevar a cabo la evaluación y aprobación, de forma que a lo largo del segundo semestre de 2021 se conocerán los requisitos de los proyectos que podrán optar a las subvenciones. 

El momento de las empresas

Por todo ello, la socia auditora de cuentas de Morison ACPM, Isabel Bermúdez, señala que el tiempo para las empresas ya ha empezado a contar. “No hay que esperar a julio o agosto para comenzar a pensar cómo puedo contribuir a esta oportunidad de recuperación. Los proyectos han de definirse y formalizarse ya para estar preparados y que en el momento en que se habiliten los medios para su acceso, las empresas puedan acceder a ellos”, comenta.

En este contexto, también detalla que en las administraciones públicas existe una gran preocupación sobre cómo se van a gestionar estos fondos, ya que el Gobierno todavía no ha decidido si serán los ministerios o las comunidades autónomas. Y, de hecho, sugiere que ahora también se está planteando que se realice a través de las entidades financieras, “habida cuenta del éxito que ha tenido el reparto de los préstamos ICO”. 

A la hora de ponerse en marcha, Bermúdez detalla que entre la documentación requerida se encontrarán unos requisitos formales y otros sustantivos. Los primeros tendrán en cuenta la identificación y declaración responsable, así como estar al corriente de pago y su cumplimiento será más sencillo. Por su parte, los segundos serán más “complejos” y exigirán una memoria técnica descriptiva y otra económica justificativa. 

Así las cosas, será imprescindible que las compañías desarrollen una “idea alineada con los objetivos de los fondos europeos que pretenden construir una España verde, sostenible e igualitaria”. Además, también deberán empezar a pensar cuestiones relativas a sus proveedores, los costes y el retorno del beneficio empresarial, “de tal manera que pueda quedar plasmado en un documento justificativo que se presente en el momento que sean habilitados los medios”.

El tejido empresarial como destinatario

Teniendo en cuenta que el 97% del tejido del tejido empresarial español está formado por pymes, de las que el 94% son micropymes, durante el evento se ha destacado la importancia de “acelerar su digitalización y modernización”. En esta línea, dichos fondos están destinados a todo el ecosistema con independencia de su tamaño. 

Además, desde Morison ACPM aseguran que no hay inconveniente en que una empresa sea de nueva creación. “Uno de los pilares del plan de recuperación es el desarrollo tecnológico, con lo cual entendemos que estos proyectos serán merecedores de este tipo de ayudas en el sentido de que cumplen con uno de los objetivos”, menciona Bermúdez, al tiempo que detalla que las pymes serán las grandes beneficiarias no solo por sus propias solicitudes, sino también a través de su agrupación con otras compañías.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"