Últimas noticias | trabajo - hidrógeno - 5g - i+d+i

Internacional

La construcción en Estados Unidos aún no es sostenible

En la Conferencia sobre los Océanos de las Naciones Unidas del pasado julio en Lisboa se ha alertado del problema de los impactos ambientales, sociales y de los residuos

07 DE octubre DE 2022. 08:30H Cristina Rodríguez (New York)

Construcción sostenible medioambiente empresas Dirigentes Digital

La continua escasez de materiales de construcción ha contribuido a una mayor conciencia de la necesidad de principios circulares en el sector inmobiliario y, a pesar de que el costo del diseño circular puede ser inicialmente más alto, puede cubrir varios ciclos de vida de edificios tradicionales, minimizar las emisiones y conseguir edificios más eficientes energéticamente.

La industria de la construcción es una de las que más residuos, emisiones y contaminación provoca. Se estima que casi la mitad de todas las emisiones globales anuales de CO2 provienen del entorno construido. Las operaciones de construcción representan aproximadamente la mitad de eso, y el carbono incorporado (el carbono asociado con la extracción y fabricación de materiales de construcción y el proceso de construcción) constituye el resto. La producción de cemento y hierro y acero, la base de la construcción contemporánea, contribuye por sí sola con casi 6.000 millones de toneladas de CO2 al año. Tan solo en Estados Unidos, los residuos de construcción y demolición representan aproximadamente alrededor del 40% de los residuos sólidos del país.

Estas enormes huellas ambientales, pueden reducirse sustancialmente mediante la reutilización y el reciclaje de materiales de construcción, también conocido como "abastecimiento circular". Según la Fundación Ellen MacArthur, aproximadamente el 15% de los materiales de construcción se desperdician durante el proceso de construcción, y solo entre el 20 y el 30% de los desechos de demolición se reutilizan o reciclan, estos son arena, piedras, tierra y arcilla, que se pueden procesar y volver a vender a la industria sin afectar el medio ambiente.

Las acciones de renovación circular más efectivas para reducir las emisiones incrustadas son extender la vida útil de los edificios existentes (por ello la modernización de edificios antiguos es muy importante) y aumentar la intensidad del uso del edificio. Esto reduce la demanda de nueva construcción, que consume más materiales que la renovación de edificios existentes.

Al mismo tiempo, existe una gama cada vez mayor de materiales reutilizables que respaldan la construcción circular, como los productos Cradle to Cradle (C2C) que se pueden devolver a los fabricantes para su reutilización. Los materiales de carbono negativo, incluido el aislamiento de micelio y ciertos bioplásticos, eliminan el carbono de la atmósfera durante la producción. Las innovaciones en la fabricación también han dado lugar a hormigón neutro en carbono y acero con bajo contenido de carbono.

Varias empresas dentro de la industria buscan conseguirlo a través de nuevos protocolos de abastecimiento y software de seguimiento de materiales. Entre ellos el Laboratorio de Construcción Circular de la Universidad de Cornell en Nueva York. La Facultad de Arquitectura, Arte y Planificación está investigando y aplicando tecnologías, métodos y estrategias que respaldan la transición de un modelo lineal de consumo de materiales a una economía circular. El laboratorio está desarrollando software para medir el potencial de circularidad en las primeras fase de diseño de proyectos de construcción y está realizando investigaciones en curso sobre los beneficios de la "deconstrucción" y el desvío de desechos.

Por su parte la firma internacional de ingeniería Buro Happold está poniendo el tema de la construcción circular al frente en sus metodologías y gestión de proyectos, analizando el ciclo de vida integrado con el proceso de adquisición y la evaluación de declaraciones ambientales de productos y desarrollando su propio software para colocar nuevos proyectos en el camino hacia una mayor circularidad y sostenibilidad.

La firma global de diseño y arquitectura de San Francisco, Gensler, tiene objetivos de Sustentabilidad y Acción Climática para sus proyectos a gran escala para hacer que cada edificio en su cartera sea cero carbono neto para 2030. Actualmente, la empresa está aplicando esos principios al diseño interior de la sede de Google dirigida por COOKFOX Architects en St. John's Terminal, en Manhattan. El proyecto se está equipando parcialmente con desechos de construcción reciclados, como placas de yeso de desecho desviadas del vertedero, devueltas al fabricante y reutilizadas como placas de yeso nuevas. Hasta abril de 2022, el proyecto había utilizado 200 toneladas de materiales reciclados.

Artículos relacionados

La inflación sigue sin moderarse en EEUU: se sitúa en el 8,3% y la subyacente se dispara
Producción empresarial sostenible
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"