economia

La fusión de CaixaBank y Bankia encara su recta final

Este fin de semana se consuma la integración tecnológica

09 DE noviembre DE 2021. 09:00H Mario Talavera

d9d6c97bd33550aa1031942da1f14966.jpg

Un año después, la mayor entidad financiera por activos en España está a punto de funcionar del todo como una sola. Se han integrado las oficinas, se ha reestructurado la plantilla y los servicios se proporcionan como una sola oferta.

En estos meses, la gestión ha estado centrada en que la fusión entre CaixaBank y Bankia fuera un éxito. En la práctica, la fusión no es otra cosa que incorporar los clientes de Bankia a CaixaBank, sus productos y servicios contratados. Más de 20 millones de clientes pertenecen ahora a CaixaBank, de los que más de seis millones procedían de Bankia.

La actualización de las condiciones se viene haciendo desde marzo, cuando Bankia desapareció como empresa. No obstante, resta una de las partes críticas, la que tiene que ver con la integración tecnológica. Precisamente este es el quid de la fusión: poder gestionar una mayor cantidad de activos y de clientes con una misma base tecnológica y operativa.

En ese sentido, ambas entidades compartían entre sus cualidades una aproximación similar a la banca digital, clave de su negocio. Será este fin de semana cuando se efectúe la migración de los clientes de Bankia a los sistemas conjuntos de CaixaBank. Además, los servicios digitales se integrarán en la infraestructura tecnológica de CaixaBank.

Sin cambios en las condiciones

Para ello, este viernes comenzará el traslado. Los clientes de Bankia ya no podrán usar Bizum desde su aplicación anterior a partir del viernes 12 de noviembre a las 15:00. Asimismo, las compras en comercio electrónico dejarán de estar disponibles el jueves 11 a las 9:00. Este parón tendrá lugar durante todo el fin de semana y será el lunes cuando todos los servicios vuelvan a la normalidad desde la nueva banca online.

En el caso de la aplicación de Bankia, quedará obsoleta desde el próximo lunes 14. Por ello deberán empezar a utilizar CaixaBankNow con las mismas credenciales y contraseña que usaban en Bankia. Para autorizar determinadas operaciones, también será necesario usar CaixaBank Sign, que sirve para dar validez a transferencias y traspasos, entre otras operaciones.

Aparte de eso, los antiguos clientes de Bankia no tendrán que preocuparse por más cambios ni gestiones. Las tarjetas que tuvieran seguirán funcionando hasta que caduquen o hasta que sean sustituidas por las nuevas tarjetas de CaixaBank, sin que cambie su número ni su forma de usarlas.

Lo que sí cambia son las condiciones de las antiguas cuentas de Bankia, que ahora se denominan Día a Día. CaixaBank pone dos condiciones para no cobrar comisiones por las cuentas corrientes.

1. Tener domiciliada la nómina (mayor de 600€) o pensión (mayor de 300€). O bien tener más de 20.000€ en determinados productos.

2. Tener domiciliados tres recibos o bien realizar tres compras con tarjeta al trimestre.

En función de si los clientes cumplen o no estos requisitos, pagarán determinadas comisiones. Si cumplen los dos, no tendrán que pagar ninguna. Si cumplen solo uno, pagarán 15 euros al trimestre. Y si no cumple ninguna condición, el pago será de 60 euros al trimestre.


Crédito al consumo, la palanca para mejorar la vinculación con los clientes

215c64d93c0fc14141f28c7088d4c8b0.jpg

CaixaBank y Bankia aspiran a liderar la banca en España

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"