jueves, 21 junio 2018
ZONA PREMIUM
Hemeroteca

El Lugar de Martina, donde disfrutar del Madrid más casual

24 de febrero de 2017. 09:00h
  • El Lugar de Martina, donde disfrutar del Madrid más casual

El trato cercano y personalizado es su premisa, junto con la mejor oferta culinaria. Para ello, cuentan con productos de primera calidad a precios asequibles, que puedes disfrutar en una variada carta de platos elaborados con el mayor esmero y cariño. Se trata de un lugar donde disfrutar del Madrid más casual. Tras una cena de marcado sabor mediterráneo, es el momento de bailar las copas. No sólo por el barrio sino en el propio restaurante, donde han creado el concepto “La hora del Gin de Martina”. Un momento donde disfrutar de una amplia carta de cócteles y gin tonics, acompañados por la música. El lugar de Martina se encuentra en uno de los barrios más auténticos de Madrid, Malasaña, donde se refleja la esencia más fresca y cool de la capital, su punto de encuentro más trendy y cultural. Justo en la popularmente conocida como Plaza de los cines Luna, aunque los cines se cerraron hace años), este establecimiento recibe con un gran ventanal que da a la calle, tras la que se encuentra una amplia y sofisticada sala, decorada con mucho mimo. Un restaurante casual y divertido, con un punto sofisticado, que se refleja en una carta de corte mediterráneo con un toque exótico, ideal para compartir desde el picoteo más informal con los amigos al afterwork con los compañeros de trabajo, pasando por una cena en pareja o la primera copa de la noche. IMG_3104 La calidez de la madera oscura en las mesas y el suelo, las sillas Eames y unas preciosas lámparas de cobre lacadas en negro son las señas distintivas de este restaurante, donde la iluminación está estudiada tanto de día como de noche, para que el cliente disfrute en todo momento de un ambiente agradable y acogedor, cuidando al máximo cada detalle. El ladrillo visto y el cemento se alegran con la obra del artista Tiago Olliver y con un vistoso cartel iluminado con bombillas con el nombre de Martina. El decorador David Fraile da rienda suelta a un proyecto de restauración llamado " El lugar de Martina“, que se trata básicamente de una decoración vintage inspirada en el arte industrial, en la que la diferencia la marca su practicidad y sencillez, utilizando materiales de primera calidad y casi sin manufacturar. La carta se basa en la gastronomía mediterránea con un toque exótico y de vanguardia, en la que destaca la variedad. Así, encontramos entrantes y raciones como Croquetas de rabo de toro, Ceviche de Corvina con cítricos, Carpaccio de solomillo de buey con aceite de trufa o Tosta de solomillo ibérico a la mostaza antigua con crujiente de boniato, pero también una amplia variedad de platos más “contundentes” en los que arroces, carnes y pescados son los protagonistas. Algunas de las recomendaciones del chef soon los Golden finger de pollo envuelto en crujientes kikos las croquetas de chipirón en su ali oli, el carpaccio de calabacín con nueces o ravioli de Rabo de Toro en su jugo con foie a la plancha.