hemeroteca

Viviendas ecológicas, los hogares del futuro

05 DE mayo DE 2015. 09:00H Dirigentes

img_DD11282_0_DD11282_MG403410.jpg

La 22ª edición de Biocultura Barcelona, la feria más importante de productos ecológicos y consumo responsable que reunirá a 700 expositores en el Palau San Jordi desde el jueves 7 al domingo 10 de mayo en horario de 10.00 a 20.00. Desde el stand 449 del pabellón 1.

Quienes estén interesados en habitar en una vivienda sostenible, con un mínimo gasto de energía para calefacción en invierno o refrigeración en verano, realizada con materiales naturales respetuosos con la salud de las personas, tendrán la ocasión de obtener información directa sobre los sistemas constructivos de la mano de distintos profesionales del sector de la construcción sostenible que integran este equipo.

El Grupo Kuusamo planifica sus proyectos de edificación desde el momento inicial con el objetivo de alcanzar la máxima eficiencia energética y procurar el mayor ahorro posible en facturas de suministros de energía a sus clientes a lo largo de la vida útil de la vivienda. Este tipo de viviendas consiguen hasta un 90% de ahorro respecto a las tradicionales. Para ello, el diseño se realiza siguiendo los criterios de la arquitectura bioclimática.

En la fase de construcción, se utilizan los materiales y técnicas más innovadores, que se emplean en las construcciones de consumo de energía casi nulo (EECN) y casas pasivas. Así, entre otros, utiliza ventanas de triple cristal, aislantes naturales para la envolvente, un sistema de renovación del aire con recuperación de calor o caldera de aerotermia.

Casas realizadas con estructura de madera de pino nórdico mediante el sistema de construcción de entramado ligero (Cutsystem) o el sistema de tronco macizo o laminado (Logsystem), en ambos casos con marcado de garantía CE. Los diseños los eligen los propios clientes según sus gustos y necesidades, quienes tienen la posibilidad de combinar la estructura de madera con acabados exteriores e interiores de otros materiales, como piedra natural, ladrillo o mortero de cal.

Además del ahorro económico para el consumidor en facturas de suministros energéticos, hay que mencionar el que conlleva la reducción de los plazos en el proceso de construcción respecto a las casas tradicionales, ya que una vivienda puede estar lista en un periodo de 3 a 6 meses desde su inicio.

 

Campello: “Hemos comprado muchos ETFs de mercados en los que estábamos infraponderados”