liderazgo

Gortázar (CaixaBank): "En este momento ahorrar es muy difícil"

El primer ejecutivo de CaixaBank analiza el futuro de la inversión responsable así como el impacto de la banca en la consecución de los ODS

28 DE septiembre DE 2021. 13:26H Dirigentes

bb24914559fd855b40118fcd13dad22c.jpg

La sociedad exige cada vez más a las empresas. Eso implica que las compañías tienen que adaptarse a esas exigencias, lo que les reporta beneficios en sus ventas y en su reputación, que a la larga se traducen en más beneficios económicos. En cualquier caso, ese esfuerzo para cambiar consiste en introducir esas cualidades en el ADN, como una característica intrínseca y no solo estética.

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, cree que ni una entidad financiera ni ninguna otra compañía puede pretender "ser mala hasta las tres de la tarde y a partir de entonces comportarse bien con los clientes y la sociedad". En una conversación con Fernando Ruiz, presidente de la Fundación SERES y de Deloitte, Gortázar analiza cómo su sector se adapta a esta nueva realidad.

"El sector financiero tiene una función clave en la sociedad", recalca Gortázar, quien observa un impacto positivo de introducir valores sociales en sus propios empleados. "Cuando hablas con las personas, lo que más agradecen es el sentimiento de solidaridad de la compañía y cómo están pudiendo ayudar a los clientes", resume el dirigente de CaixaBank.

En su opinión, se ha sido justo con el sector porque "solo se han escuchado algunas cosas malas, fruto de la mala acción de algunas entidades", pero creo que no se ha hecho justicia con las buenas acciones que se han desarrollado. Al fin y al cabo, los bancos están "en el centro de la economía", concluye.

El mayor banco español por activos se vio obligado a reorganizarse tras el cambio de la normativa para el sector. De ese modo, se dividió en el propio banco, CaixaBank, Criteria Caixa para sus inversiones, y la Fundación "la Caixa" para la obra social. A ojos de Gortázar, "el sistema actual es aún más robusto" y permite desarrollar mejor ese papel social.

Gortázar cita el presupuesto de "la Caixa", que supera los 510 millones de euros, pero también el compromiso con la inclusión financiera. "Una de las decisiones que tomamos es que no íbamos a abandonar ninguna población. Eso no contribuye al beneficio pero teníamos que hacerlo", explica Gortázar. Así CaixaBank se mantendrá en 360 códigos postales en los que es la única opción para los ciudadanos.

De todos modos, no niega que CaixaBank va a realizar numerosos cierres, como el resto de competidores. "En esta oleada de cierres, que nosotros también vamos a hacer, en nuestro caso van a ser de oficinas muy cercanas", excusa el dirigente de origen madrileño.

Gortázar insiste en que el sector bancario tiene una "función muy importante", también en lo que concierne a los seguros y al ahorro. En total, CaixaBank aglutina unos seis millones de ahorradores que, no obstante, se encuentran ante una coyuntura inédita. "Para quien tiene poco y estaba acostumbrado a un depósito o a deuda pública no puede ahorrar, no puede conseguir un rendimiento", observa.

Sin embargo, "es razonablemente fácil para quien tiene mucho dinero". Por eso cree que se necesita "democratizar ese ahorro y hacerlo bien" porque "las personas necesitan un rendimiento". En todo caso, pide que se mantengan las mismas normas para todos los actores dentro del sector y alerta de que puede ser peligroso para los consumidores que entren actores sin ningún tipo de regulación. "Dale tiempo al mundo de las criptomonedas y veremos algo peor", advierte Gortázar.

En ese contexto, crece en relevancia la inversión de impacto, aquella que supone un impulso para que se materialicen los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El dirigente de CaixaBank cree que es fundamental que se introduzcan métricas para cuantificar el impacto de determinadas inversiones. A la par, el mercado ejerce presión para dar marcha atrás en el cambio climático: "Los mercados financieros pueden ayudar en ese problema porque la presión viene de ellos, no tanto de los reguladores".

Por otra parte, apuesta por encontrar una fórmula para incentivar esa actividad. "Penalizar a los muy malos es una manera de incentivar muy primitiva", se queja Gortázar.

Los bancos recuperan los resultados de 2019

Los litigios ya representan el tercer mayor coste para los bancos

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"