eeuu

Las aerolíneas afrontan el peor año en la historia del sector

La crisis mundial provocada por la COVID-19 se está traduciendo en pérdidas que se estiman en 84.000 millones de dólares.

11 DE junio DE 2020. 08:34H Cristina Rodríguez (Nueva York)

030a91779799b60b9f2da7c6b9d528f1.JPG

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) predice un escenario muy negro para el sector de las aerolíneas este año, con los ingresos cayendo a la mitad del año pasado. Algunas compañías aéreas como la estadounidense Delta han publicado sus previsiones para el segundo trimestre, y estima que sus ingresos se reducirán un 90%.

Las aerolíneas perderán 84.000 millones de dólares debido a la pandemia de coronaviurs que ha reducido el número de viajes considerablemente a nivel mundial. Esto marcaría el peor año en la historia del sector. Con la mayoría de los aviones de pasajeros en tierra la IATA estima que los ingresos se reducirán de los 838.000 millones del año 2019 a los 419.000 millones en 2020.

“Cada día de este año suma 230 millones de pérdidas de la industria”, según palabras el Director General de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, Alexandre de Juniac. La pérdida promedio asciende a casi 38 dólares por pasajero.

Para 2021, la IATA pronosticó pérdidas de 15.800 millones de dólares en un momento en el que el sector seguirá luchando por recuperarse y las aerolíneas reducirán las tarifas para ganar clientes. Los rendimientos de las tarifas caerán, según el informe, un 18% este año, lo que supone una disminución de 241 millones en ingresos por pasajeros.

Se prevé que haya un aumento en los ingresos de 2021 hasta los 598.000 millones de dólares.

“Las compañías aéreas seguirán siendo financieramente frágiles en 2021”, explicó De Juniac, prediciendo una competencia “aún más intensa” lo que llevará a que haya “fuertes incentivos o descuentos” para que los viajeros vuelvan a volar”, agregó.

En total, en dos años el sector aéreo podría alcanzar pérdidas de 100.000 millones de dólares.

En países donde las tasas de infección por COVID-19 han caído considerablemente, el sector de las aerolíneas sigue sin levantar cabeza, es por ello que la IATA estima que el declive en el número de pasajeros este año llegará a los 2.250 millones. Para 2021 espera un incremento de 3.338 millones de clientes, aunque esas cifras seguirán un 25% por debajo de los niveles de 2019.

Aerolíneas afectadas por la COVID

Las aerolíneas aún enfrentan un mosaico de restricciones de viaje y consumidores cautelosos a la hora de volar y es por eso que algunas compañías están haciendo sus propios pronósticos. La estadounidense Delta, espera que sus ingresos en el segundo trimestre disminuyan un 90% y es por ello que ha advertido que necesitaría renegociar sus acuerdos de deuda para evitar un incumplimiento el próximo año.

“Debido a la reducción en la demanda de vuelos que hemos experimentado y continuamos experimentando como resultado de la pandemia de COVID-19, no creemos que podamos satisfacer la relación de cobertura de carga fija mínima actual a principios del próximo año”, dijo la empresa en un comunicado.

La compañía, que tenía 6.000 millones en liquidez sin restricciones a final de su primer trimestre, comunicó que espera terminar el año con 10.000 millones de dólares en efectivo, inversiones a corto plazo y capacidad de endeudamiento.

En abril la industria vio reducidos sus viajes en un 95%. Pero a medida que se levantan los bloqueos en el espacio aéreo, algunas aerolíneas están añadiendo vuelos y aviones operativos. Delta ha agregado 100 vuelos nacionales en junio una vez que los viajes domésticos de placer están regresado en Estados Unidos.

En mayo American Airlines vio un aumento “lento pero constante” en la demanda, según la compañía, que atiende a un promedio de 110.000 clientes por día a finales de mes, en comparación con los 32.000 pasajeros por día en abril. Como resultado de este aumento, en julio American Airlines ha decidido que pondrá en funcionamiento el 55% de su flota y vuelos internos y casi el 20% de los internacionales.

“El mercado está caro, descuenta expectativas de una recuperación demasiado optimista”