pymes

¿Los autónomos necesitan contratar un seguro de responsabilidad civil?

Se considera autónomo a cualquier persona mayor de 18 años que realice una actividad económica habitual con fines lucrativos.

01 DE junio DE 2021. 17:16H Dirigentes

561064fdb4821337daff3ec595c75a31.JPG

Los trabajadores autónomos pueden ejercer una gran variedad de actividades profesionales; estas actividades incluyen a aquellos profesionales que se dedican a la hostelería, la construcción, el marketing, la arquitectura y la psicología, entre otras profesiones. Muchas de estas actividades implican mantener algún tipo de relación con otras personas y, por lo tanto, requieren de la contratación de un seguro de responsabilidad civil que proteja al trabajador ante terceros. Desde luego, este seguro debe adecuarse a la actividad que se realice. ¿Los autónomos necesitan contratar un seguro de responsabilidad civil?

¿Cuál es la importancia de contratar un seguro de responsabilidad civil?

El seguro de responsabilidad civil protege al titular frente a cualquier siniestro que se produzca e involucre a terceras personas. El trabajador autónomo necesita este seguro porque cubre los daños materiales, económicos y personales a terceros. Esto quiere decir que el trabajador puede realizar sus actividades con la garantía de estar cubierto, si sucede un imprevisto que afecta a un tercero.

Por otro lado, para poder beneficiarse ampliamente de la contratación de un seguro de responsabilidad civil para autónomos es imprescindible que la póliza contemple específicamente las actividades que se realizan. Algunas compañías aseguradoras dividen sus pólizas según los distintos tipos de actividades para que el trabajador pueda seleccionar rápidamente cuál necesita:

• Responsabilidad civil profesional

• Responsabilidad civil en la construcción

• Responsabilidad civil para comercios, cultura y ocio

En muchos casos, es obligatorio contar con un seguro de responsabilidad a terceros. Los autónomos que ejercen profesionales relacionadas con la medicina, la electricidad y el gas, la abogacía, el turismo, el transporte y la hostelería, entre otras actividades, deben contratar obligatoriamente un seguro que cubra la responsabilidad civil, dependiendo también de la normativa vigente en cada Comunidad Autónoma.

Cobertura de la póliza

La contratación del seguro de responsabilidad civil adecuado está dada por la actividad que ejerza la empresa o el trabajador. En este sentido, es imprescindible distinguir entre los dos tipos principales de seguros:

Responsabilidad Civil de Explotación

Este seguro es más general y cubre todas las indemnizaciones que se deriven de las reclamaciones que realicen los terceros damnificados por un siniestro producido durante el desarrollo de una actividad. Por lo general, cubre las actividades dentro y fuera de las instalaciones de la empresa, la actuación de los empleados, los daños producidos por la utilización de maquinarias, productos y transportes y la actuación de la empresa en ferias y exposiciones. Además, incluye defensa jurídica ante reclamaciones y sus costos asociados.

Responsabilidad Civil de Profesionales

Este es específico de los trabajadores profesionales e incluye cobertura por daños y perjuicios económicos involuntarios durante el desarrollo de la actividad. Además, su cobertura complementaria abarca los daños a expedientes, locales y bienes de los empleados. Desde luego, también incluye la defensa jurídica frente a las reclamaciones de terceros y sus costos asociados.

La contratación de un seguro de responsabilidad civil para autónomos depende del tipo de actividad que se realice. En muchos casos, la contratación de este tipo de seguros es obligatoria, pero en todas las actividades es necesaria una cobertura como esta para garantizar el desarrollo de la profesión.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"