miércoles, 16 octubre 2019
ZONA PREMIUM
Ahorro

La tarifa regulada de gas se congela, pero ¿es la más barata?

Esta semana se ha sabido que la tarifa regulada de gas natural, llamada TUR, mantendrá su actual precio durante el último trimestre de 2019. De esta forma, los consumidores acogidos a esta modalidad acumularán seis meses de precios contenidos para este servicio. Pero ¿es la mejor opción para nuestro bolsillo? Desde el comparador de tarifas de luz y gas HelpMyCash.com nos sacan de dudas.

27 de septiembre de 2019. 09:11h HelpMyCash
  • La tarifa regulada de gas se congela, pero ¿es la más barata?

Las oscilaciones en el precio de la materia prima no han sido suficientemente acusadas para que el coste del kWh que asumimos los consumidores se vea afectado. Así lo señalan los expertos del sector, que han anunciado que durante el último trimestre del año no habrá cambios en la tarifa regulada de gas.

De esta forma, el coste de la energía para los inscritos en la modalidad 3.1 será de 0.5188812 euros/kWh, frente a los 0,04501412 euros/kWh de la modalidad 3.2. Dicho de forma más sencilla, un consumidor con un contrato de TUR 3.2 -el indicado para disfrutar de calefacción central con esta fuente energética- y un consumo de unos 420 kWh al mes pagará en torno a 34,25 euros/mes.

Estos precios se mantendrán estables hasta la próxima revisión, la cual se realizará en enero de 2020. Por lo tanto, se espera un inicio de invierno bastante tranquilo para los 1,6 millones de hogares acogidos a esta modalidad.

¿Es más barata la TUR que una de mercado libre?

Si bien es cierto que pertenecer al mercado regulado conlleva la tranquilidad de que nos garanticen un precio bajo y la supresión de ciertas condiciones, como la contratación obligatoria de servicios adicionales o la firma de permanencia, no es la tarifa preferida por los españoles.

Actualmente, más de seis millones de hogares están acogidos a contratos del mercado libre. ¿Son estos más económicos que la TUR? Los expertos de HelpMyCash han analizado las propuestas que se pueden conseguir a finales de septiembre y lo tienen claro: solo una comercializadora consigue bajar el coste de la tarifa regulada.

Si tenemos en cuenta al consumidor del ejemplo anterior, solo Cepsa logra rebajar la factura hasta los 32,93 euros. La sigue Iberdrola (35,82 euros), Repsol (36,27 euros), Endesa (37,26 euros) y EDP (37,42 euros).

Aunque Cepsa adelanta a la TUR por la mínima, no debemos engañarnos, ya que tiene truco. Si echamos un vistazo al precio que pone esta comercializadora al servicio, detectamos que el coste, tanto del consumo como de la parte fija, son más elevados que en la modalidad regulada. ¿La “trampa”? Los descuentos que aplica.

De hecho, no solo Cepsa tiene esta forma de trabajar. Ahora mismo todas las tarifas de gas que podemos contratar en el mercado libre parten de precios más elevados. Aunque ninguna rebasa los 40 euros en la factura, en la mayoría de los casos mantienen el tipo gracias a los descuentos. Lógicamente, este beneficio no siempre lo podremos mantener, de ahí que haya que ir con mil ojos antes de decantarnos por una de estas propuestas.

En definitiva, actualmente no merece la pena dejarnos seducir por los descuentos, ya que no abaratan la modalidad regulada. Aun así, no está de más estar pendientes de lo que se mueve en el mercado libre, ya que basta con que haya dos comercializadoras que tengan ganas de crear competencia para que merezca la pena dar el salto a sus tarifas.