economia

El riesgo de insolvencias se eleva en la crisis

El Fondo Monetario Internacional advierte del aumento de los niveles de deuda

01 DE julio DE 2020. 08:33H Mario Talavera

Los bancos centrales actuaron con firmeza en el momento en que la pandemia comenzaba a expandirse en Occidente. Hasta entonces, los inversores huyeron con pavor de las bolsas, a la vez que los negocios cerraron y acudieron a los bancos para solicitar créditos.

La actuación del Banco Central Europeo (BCE), así como la de la Reserva Federal, entre otros, las condiciones financieras se destensaron, aunque la necesidad de financiación fue en aumento. La consecuencia es que, por un lado, el crédito fluye mientras en las bolsas se recupera el apetito por el riesgo.

En ese contexto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) deja constancia en una de sus últimas publicaciones de que los niveles de deuda están en aumento. Hay vulnerabilidades financieras preexistentes que hacen que el FMI advertir de posibles insolvencias que "podrían poner a prueba la resiliencia de los bancos en algunos países".

En particular, se hace notar que la preocupación reside en la desconexión entre la confianza de los consumidores y el de los inversores. Esta situación "hace dudar" de la sostenibilidad de la buena marcha que han tenido las bolsas en las últimas semanas, que en opinión del FMI es posible que haya tenido que ver con los estímulos de los bancos centrales más que con una recuperación real.

Dicho de otra forma, preocupa que sea una burbuja de inversión. Esto acarrearía el "riesgo de que los precios de los activos sufran una nueva corrección" si los inversores comienzan a echarse atrás, cosa que "pondría en peligro la recuperación". El razonamiento del FMI insiste en que el inevitable aumento de la deuda "podría tornarse inmanejable" si la la economía acaba cayendo más de lo previsto.

De hecho, esta crisis pone en riesgo la solvencia de las empresas y los hogares, que ya era elevada de por sí en muchas partes del mundo. Por ejemplo, en España rondaba el 150% a finales de 2019. No obstante, a quienes pone en peligro esta situación, además de las familias y las empresas, es a los bancos, que ya están sufriendo un descenso del valor de sus acciones dadas las reducidas expectativas sobre su rentabilidad.

Para el organismo que dirige Kristalina Georgieva la incertidumbre se irá disipando conforme los gobiernos aclaren qué medidas tomarán para ayudar a los prestatarios a pagar sus préstamos. Con todo, las circunstancias marcarán en qué medida es resiliente el sector bancario. Aunque las medidas que han tomado gobiernos y bancos centrales han ayudado a amortiguar el golpe, también han tenido consecuencias negativas que el FMI invita a sopesar para no descuidar la estabilidad financiera.

En esencia, la facilidad para solicitar créditos por unas condiciones financieras favorables puede elevar la vulnerabilidad de los distintos agentes económicos. Así, las medidas que ahora están dando soporte a la economía pueden "sembrar las semillas de problemas en el futuro".

Artículos relacionados

Riesgos más allá del Covid-19 que el mercado omite
La prima de riesgo baja de los 90 puntos tras la nueva munición del BCE
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"