economia

España y Portugal vuelven a la nueva normalidad en contextos dispares

Portugal presenta una fórmula de actuación diferente que aglutina ingredientes tales como una reacción ágil, consenso político y test masivos

06 DE mayo DE 2020. 08:30H Alexandra Gheorghiu

a17139a44f1a9c5a4e7f189f6838348f.jpg

Las voces de los ciudadanos lusos vuelven a llenar las calles. Echando la vista atrás, Portugal fue uno de los primeros países en adoptar medidas, implantando el estado de emergencia con 78 casos registrados y cuando todavía no había ningún deceso.

Actualmente, al igual que España, el país vecino inicia la desescalada en fechas muy similares, pero en contextos dispares. 219.329 contagiados y 25.702 fallecidos, frente a los 25.282 positivos y 1.074 muertes, respectivamente, a día 5 de mayo. En este sentido, Portugal inicia esta transición porque registraron una "evolución positiva" en la lucha contra la pandemia. Eso no quita que, aunque hayan pasado de estado de emergencia a calamidad, el país "debe mantener un alto nivel de contención", subrayó el primer ministro luso, António Costa, en rueda de prensa. En este marco, este lunes comenzó la progresiva desescalada con la apertura de diversas actividades y servicios. 

Portugal representa es un ejemplo a nivel mundial por la actuación temprana y diligente del Gobierno, pero también destaca por la actitud de las instituciones y de los políticos en materia de unidad. Ha contado con el pleno apoyo de la oposición. A esto se une la ejemplar responsabilidad ciudadana para confinarse en sus hogares. En este sentido, el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, confía en que "no será necesario" volver a implantar el estado de emergencia.

A partir de este lunes se permite la apertura de pequeños comercios, librerías o peluquerías (con cita previa), además se autoriza hacer deporte al aire libre. Estas son algunas de las restricciones que se levantan en la primera fase. Asimismo, el Ejecutivo del país vecino ha asegurado que está acometiendo la desinfección de los institutos para que los alumnos mayores de 15 años vuelvan a las clases el 18 de mayo, mientras que la apertura de las guarderías está prevista para junio.

"Portugal no ha perdido tiempo para tomar decisiones y está siendo uno de los países que más tests hace", ha comentado el Consejero Económico y Comercial de la Embajada de Portugal en España y Director de AICEP, Luis Moura, en una jornada online organizada por la Cámara de Comercio de Madrid.

En lo que respecta al paquete de medidas para estimular la economía es similar al español. Apoyo financiero (avales y líneas de crédito del Estado) y, en materia de empleo, simplificación de los ERTEs, planes de formación, moratoria de pago de cuotas de las empresas a la Seguridad Social hasta tres meses o un incentivo financiero extraordinario para apoyar el retorno a la actividad de 635 euros por trabajador. Además, se establece el aplazamiento de obligaciones fiscales y flexibilización de impuestos y, desde el punto de vista social, se autoriza la regularización de todos los inmigrantes que hubieran solicitado permiso de residencia para tener acceso al sistema de salud.

Sobre la situación del tejido empresarial, en la jornada Luis Moura contó a DIRIGENTES que "el futuro es incierto, pero ahora lo que veo es que la empresas están operativas, trabajando en la medida de lo posible con las restricciones que hay. No ha habido parón en seco, sino que la actividad productiva se ha moderado y muchas han tenido que reconvertirse". 

Tiempo de reconversión

El tejido empresarial y el Gobierno se han volcado en la lucha contra la pandemia. De hecho, desde el Ejecutivo se aprobaron dos leyes. La primera de ellas, destinada a apoyar a las empresas que quieran transformar su capacidad de producción de bienes y servicios a combatir la enfermedad. Esto incluye la construcción y la modernización de instalaciones para tests, ensayos y otros productos importantes. 

La segunda de estas legislaciones está centrada en apoyar las actividades de I+D aplicadas al contexto del COVID-19, así como a infraestructuras de ensayos. En este sentido, las empresas han presentado diversas propuestas para producir mascarillas necesarias, vestuario sanitario, equipamiento o soluciones desinfectantes. 


¿En qué posición se encuentra Portugal?

Estos dos territorios vecinos tienen una relación muy estrecha. España es el principal proveedor y cliente de Portugal, mientras que el portugués es el cuarto comprador y octavo proveedor. España vende a Portugal más que a toda América Latina. Y la tendencia es que sistemáticamente vaya a más.

El país luso está volcado en la innovación y en los servicios tecnológicos. También es un ecosistema en auge para start-ups (con más de 130 incubadoras activas), destacando en este sentido, la creación de una nueva generación de emprendedores y de empresas de reciente fundación que promueven negocios en áreas como la Inteligencia Artificial, la realidad virtual, el e-commerce y el retail, el IoT, la movilidad (smart cities) y la conectividad, además del Fintech.

Asimismo, otros sectores que representan focos de oportunidad son el agroalimentario donde se aúna tradición e innovación. A este se añade el de bienes industriales y bienes de equipo. En este punto, sobresale el área de automoción, debido a que hay un importante clúster automovilístico portugués en crecimiento. En este contexto actual de crisis sanitaria, con la apuesta por la I+D+i que realiza el país, el sector de las ciencias de la salud cobra especial relevancia.

Hay muchas oportunidades de negocio en este lugar, además de incentivos financieros y fiscales dentro del programa 'Portugal 2020' para impulsar la inversión y exportación en el país. No obstante, en el webinar, el director general de la consultora portuguesa Versilink, Antonio Costa, asegura que las empresas que se quieran instalar en Portugal tendrán que esperar. La situación es un poco "difícil" todavía, ya que las fronteras están cerradas.

Moro: "Invertir en oro me parece la mejor opción para estar en el mercado"