jueves, 21 junio 2018
ZONA PREMIUM
Hemeroteca

Shanghai fija su soporte y resistencia en los 3.000-3.500 puntos

12 de marzo de 2018. 09:00h
  • Shanghai fija su soporte y resistencia en los 3.000-3.500 puntos
  • Shanghai fija su soporte y resistencia en los 3.000-3.500 puntos
  • Shanghai fija su soporte y resistencia en los 3.000-3.500 puntos
  • Shanghai fija su soporte y resistencia en los 3.000-3.500 puntos

La bolsa de valores china, el mercado de Shanghai, conviene insistir nuevamente, no atiende nunca a fundamentales. Representa una quinta parte del ahorro total, poco en comparación con otros países como Estados Unidos, siendo el tramo minorista un 80%. Todo esto, junto con la imposibilidad de invertir libremente desde el exterior, hace de la bolsa china una auténtica lotería. GRAFICO-1 Aclarado este punto, las empresas de reciente salida a bolsa, conocidas como cixingu, se han disparado un 12% en los últimos cinco días, batiendo claramente al resto del mercado. La empresa AOFEI SHUJU (SZ300738), dedicada al big-data, casi ha cuadruplicado su valor desde su OPV de enero. GRAFICO-2 Entre las peores, sin embargo, se encuentran bastantes empresas mineras o del sector financiero-bancario. Agricultural Bank e ICBC se han dejado en los últimos cinco días un 2%. Pero la acerera HUALING GANGTIE (SZ000932) se ha dejado un 14% tras escuchar estos días que China tiene previsto reducir sustancialmente su producción de este metal. GRAFICO-3 El escenario macroeconómico, por otra parte, sigue siendo normal. Li Keqiang, el primer ministro chino, confirmó durante las asambleas legislativas anuales que China crecerá un 6,5% durante 2018. Por primera vez en cuatro años se reduce el objetivo de déficit público. El agregado monetario M2 creció un 8,8% durante en Enero-Febrero. Y la inflación, pese a repuntar, se mantiene una décima por debajo del objetivo oficial: el 3%. Zhou Xiaochuan, gobernador del Banco Central de China (PBOC), ha abogado estos días por un crecimiento económico cada vez menos vinculado al crédito. Ahora se trata de crecer con calidad, según Zhou, controlando el volumen total del crédito e incrementar su eficiencia.