eeuu

Presupuestos de Trump: más para defensa, menos para programas sociales

El presidente estadounidense, Donald Trump, dio a conocer su proyecto presupuestario para el año fiscal 2021 que asciende a 4.800 millones de dólares.

11 DE febrero DE 2020. 08:44H Cristina Rodríguez (Nueva York)

1a7796091ec92ec4679ba3f4eb7105c7.JPG

Trump pretende aumentar las partidas dedicadas a defensa y a la exploración espacial y reducir las destinadas a gasto social y medio ambiente. El presupuesto de la Casa Blanca aumenta el gasto militar en un 0,3% hasta los 740.500 millones de dólares y para el Departamento de Veteranos se incrementa un 13%. Además asigna una importante partida presupuestaria a los programas nucleares, con un aumento del 20%.

Entre las prioridades políticas del presidente estadounidense continúa la construcción del muro en la frontera con México, para el que ha incluido fondos de 2.000 millones de dólares y con los que pretende construir 1.400 kilómetros de muro.

Trump también busca miles de millones más para que la NASA ponga a un hombre y una mujer en la luna en 2024. En concreto quiere asignar más de 25.000 millones de dólares a la agencia espacial (con 12.400 millones específicamente para el programa de alunizaje), lo que supone un incremento del 12% para la agencia y apunta al “objetivo de Marte” en 2030.

El presupuesto propuesto también incluye fondos para infraestructuras y ayudas al programa de ‘América rural’, que supone un sector clave del electorado de Trump. El presidente también quiere destinar dinero para luchar contra la crisis de los opioides que se ha convertido en un problema de salud pública con la muerte de miles de estadounidenses.

Recortes

El documento de Trump propone notables recortes en programas sociales. Entre las agencias nacionales que se verían afectadas se encuentran el Departamento de Educación, con una reducción del 8% de su presupuesto, y la Agencia de Protección Ambiental, con una bajada de más del 26%.

La partida en el Departamento de Salud bajaría un 9%, reduciéndose unos 465.000 millones de dólares a entidades vinculadas con el Medicare, como los hospitales. Además, de aprobarse los presupuestos, aumentarían los requisitos de elegibilidad para el programa de discapacidad del Seguro Social y se impondrían nuevos requisitos a las personas que reciben cupones de alimentos y otros programas sociales de beneficencia o que usan el plan de salud Medicaid, el programa médico que cubre a los más pobres.

Según indicó un alto funcionario anónimo a los medios, el gobierno de Trump quiere recortar en más del 21% la asistencia exterior, a 44.000 millones de dólares. Además, indicó que habrá una reducción drástica del dinero destinado a varias institucionales internacionales como la Organización Panamericana de la Salud, con sede en Washington.

En cuanto a los fondos para el Pentágono, el borrador de los presupuestos estipula enormes recortes a las misiones militares en el extranjero, destinando 69.000 millones de dólares a las operaciones antiyihadistas en Afganistán, Siria, Irak, Somalia frente a los 71.300 millones del presupuesto actual. Trump pretende así ahorrar 567.000 millones de dólares en 10 años.

Además, la Casa Blanca pretende extender reducciones de impuestos de hasta 1.500 millones de dólares que beneficiarían principalmente a los más ricos y a las compañías, y que se extenderían más allá del año 2025.

Proyecciones económicas

La administración Trump amplia el objetivo de eliminar el déficit en 10 años hasta el año 2035. Aún así es optimista y pronostica una reducción del déficit en 4.600 millones de dólares en los próximos 10 años.

El documento de los presupuestos destaca que el déficit de este año fiscal rondará los mil millones de dólares y disminuiría gradualmente en los años sucesivos. 2019 cerró con un déficit presupuestario de 984.000 millones de dólares, lo que corresponde a un 4,6% del Producto Interno Bruto (PIB) del país y es el mayor en siete años.

Además el documento dice que se reducirá el gasto en 4.400 millones en una década.

La Casa Blanca supone un crecimiento económico nacional a una tasa anual de aproximadamente el 3% en los próximos años. Para este año fiscal (que finaliza el 30 de septiembre) la Oficina de Presupuesto del Congreso predice que la economía de EE.UU. crecerá un 2,2%. (En 2019 la economía estadounidense creció un 2,3%).

Según Russ Vought, director de la oficina de gestión y presupuesto de la Casa Blanca, “estas cifras se basan en la suposición de que las políticas de Trump serán promulgadas”, y partiendo de que habrá bajos tipos de interés y recortes a agencias del gobierno.

Presupuestos al Congreso

El plan de Donald Trump no tiene posibilidades reales de ser aprobado por los miembros del Congreso ya que la Cámara de Representantes está dominada por los demócratas.

“Vamos a seguir planteando este tipo de presupuestos y esperamos que en algún momento el Congreso tenga cierta sensatez fiscal y se una a nosotros para tratar de hacer frente a nuestra deuda y déficit”, expresó Russ Vought.

Las primeras reacciones ya han provocado un rechazo inmediato por parte de los demócratas, quienes dijeron que Trump había traicionado su promesa dada en el discurso del Estado de la Unión la semana pasada de “proteger siempre” el popular plan de pensiones del Seguro Social y el plan de salud de Medicare para personas mayores.

“El presupuesto es una declaración de valores, y una vez más el presidente muestra lo poco que valora la buena salud, la seguridad financiera y el bienestar de las familias estadounidenses trabajadoras”, lamentó la presidenta de la cámara baja, la demócrata, Nancy Pelosi.

Estados Unidos podría volver a sufrir un nuevo cierre de gobierno si no se aprueban los presupuestos.

Donald Trump ya sufrió dos cierres de gobiernos por los presupuestos anteriores, en enero del 2018 y entre diciembre del 2018 y enero del 2019. Esta situación lleva a la paralización de varios servicios públicos y los funcionarios no reciben su sueldo.

Herrera: "El mercado siempre sobrerreacciona ante situaciones como la actual"