DIRIGENTES-PORTADA_ENERO24
Suscríbete a la revista
Miércoles, 29 de mayo de 2024
D
D

Sostenibilidad

Electrificación de flotas: impulsando ciudades inteligentes y sostenibles

Por Álvaro Alcalá-Galiano, prosumer & emobility sales manager de Schneider Electric Iberia

Álvaro Alcalá-Galiano

20 mar 2024

En la búsqueda de soluciones para mitigar el impacto ambiental y mejorar la calidad de vida en entornos urbanos, el vehículo eléctrico emerge como un pilar fundamental. Este enfoque no solo se centra en la reducción de emisiones de gases contaminantes en los centros urbanos, sino que también promueve la eficiencia energética y la integración de energías renovables en nuestras ciudades.

Las flotas de empresa representan una parte significativa del mercado del automóvil, en torno al 40%, por lo que su impacto es considerable en la transición hacia la electrificación. Al asumir un liderazgo proactivo en la adopción de vehículos eléctricos, las empresas no solo reducen su propia huella ambiental, sino que también impulsan la demanda y la infraestructura necesarias para una movilidad más sostenible a nivel urbano. Además, la electrificación de las flotas corporativas puede tener beneficios económicos tangibles, como la reducción de los costos de combustible y mantenimiento a largo plazo.

Al invertir en tecnologías y soluciones de movilidad eléctrica, las empresas pueden mejorar su competitividad, reducir su impacto ambiental, acceder a las ciudades con restricciones al tráfico rodado (ZBE) y, con todo ello, contribuir al desarrollo de ciudades más inteligentes y sostenibles.

Infraestructuras inteligentes para flotas eficientes

Para aprovechar al máximo los beneficios de la electrificación de flotas, es fundamental contar con infraestructuras inteligentes que faciliten su implementación y operación. La gestión activa de la energía en infraestructuras y edificios desempeña un papel crucial en la transición hacia una movilidad eléctrica más sostenible y eficiente. Este enfoque no solo busca optimizar el consumo energético, sino también crear entornos más flexibles y adaptativos que puedan integrar de manera efectiva la carga de vehículos eléctricos.

Esta flexibilidad implica la capacidad de ajustar la demanda de energía de un edificio en respuesta a las condiciones del mercado eléctrico, la disponibilidad de energía renovable y las necesidades de la red eléctrica. Para lograr esta flexibilidad, es necesario implementar tecnologías como sistemas de gestión energética, almacenamiento de energía y sistemas de control inteligente. Esta solución tecnológica se conoce como microgrid y permite optimizar el uso de la energía en los edificios, almacenar energía durante períodos de baja demanda y liberarla cuando sea necesario para cargar vehículos eléctricos u otros usos prioritarios. La gestión de cargas, por ejemplo, permite programar la carga de los vehículos en momentos de menor demanda eléctrica, evitando así picos de consumo y reduciendo los costos asociados. Además, al dotar de flexibilidad al sistema eléctrico se optimiza la integración de las energías renovables y se contribuye a la consecución de los objetivos de eficiencia energética.

Otro aspecto importante es la interoperabilidad entre los sistemas de gestión energética de los edificios y las infraestructuras de carga de vehículos eléctricos. Esto garantiza una comunicación fluida entre ambos sistemas, permitiendo una coordinación efectiva de la carga de vehículos eléctricos en función de la disponibilidad de energía y las necesidades del edificio. La adopción de estándares abiertos y protocolos de comunicación abiertos comunes facilita esta interoperabilidad y promueve un ecosistema de movilidad eléctrica más integrado y eficiente. En última instancia, la flexibilidad energética de los edificios no solo es crucial para la integración de la carga de vehículos eléctricos, sino que también contribuye a la resiliencia y la estabilidad de la red eléctrica en su conjunto. Al permitir una gestión más inteligente y dinámica de la demanda de energía, los edificios pueden desempeñar un papel activo en la transición hacia un sistema energético más sostenible y descentralizado.

En este contexto, la electrificación de flotas emerge como un componente clave en la construcción de ciudades inteligentes y sostenibles. Y para poder hacerlo de forma eficiente, la gestión activa de la energía en infraestructuras y edificios se convierte en un elemento fundamental para facilitar la integración del vehículo eléctrico en entornos urbanos y empresariales. Al integrar tecnologías innovadoras, datos y una visión holística de la infraestructura urbana, podemos avanzar hacia un futuro donde la movilidad sea limpia, eficiente y equitativa para todos.

Artículos relacionados

Sostenibilidad

El cambio climático aumenta la gravedad, prevalencia y duración de las alergias respiratorias

Es un error vincular la alergia respiratoria a la llegada de la primavera, pues varios tipos de alérgenos, como los ácaros, los hongos o los epitelios de animales, están presentes durante todo el año
Sostenibilidad

“Nuestro objetivo es posicionarnos como líderes europeos en circularidad de productos electrónicos”

DIRIGENTES entrevista a José García, CEO de ANOVO
Sostenibilidad

Tres ideas erróneas sobre economía circular que obstaculizan su desarrollo

Opinión de Cristina Vázquez, CEO de TEIMAS
Cargando siguiente noticia:


Suscríbete a nuestra newsletter para estar informado


Macarena Velasco: “los ETFs crecen a un ritmo del 20% en Europa”


Nuestros podcasts. 
Todo sobre economía y sus derivados

Po



© Piles Cincuenta S.L 2024 Todos los derechos reservados