bolsas y mercados

Las criptomonedas se desploman: la mano invisible de Elon Musk

El CEO de Tesla, que se proclamaba hace unos meses como el mayor promotor de las criptodovisas, denuncia ahora el daño medioambiental que provoca su minería y las hace caer.

14 DE mayo DE 2021. 08:30H Alejandra Gómez

8359c5ab9fc10becc3255ea43b890c22.jpg

Parece que la fiebre de las criptomonedas ha desembocado ahora en una corrección son precedentes de la mayoría de ellas. 

Bitcoin, Etherium y Dogecoin son las que, con sus pérdidas aglutinan todos los titulares. Cardano es la única de las importantes que rompe la tendencia y se mantiene en verde. 

El caso de la más conocida y veterana, la criptomoneda Bitcoin, está dando mucho de qué hablar. Así, y aunque parezca paradójico, si Elon Musk hace cosa de meses la coronaba como una tendencia de inversión, ahora la ha hecho caer en picado. 

El empresario de Tesla desataba en febrero el furor al invertir en ella nada menos que 1,5 millones de dólares y habiendo alcanzado incluso posiciones por encima de los 60.000 dólares hace unos días, ahora la corrección ha sido desproporcionada. 

Fuente: Investing - Cotización Bitcoin


Motivos medioambientales

Y es que Musk denunciaba hace tan solo unas horas que la cantidad de energía utilizada en minoría de bitcoin y para producir la cripta es “insana” o enfermiza, por lo que ha sorprendido con el repentino rechazo a la criptodivida argumentando estos motivos medioambientales. 

La caída ha sido de más de un 10% tras el señalado tweet del empresario sobre la criptomoneda, tan solo dos meses de haberla aceptado incluso como método de pago para sus coches eléctricos. 

"La criptodivisa es una buena idea a muchos niveles y creemos que tiene un futuro prometedor, pero esto no puede tener un gran coste para el medio ambiente", tuiteó Musk el pasado miércoles, según informan desde Reuters. 

Fue el jueves cuando basándose une un gráfico de la Universidad de Cambridge, comentaba también: "La tendencia de uso de energía en los últimos meses es una locura” y según la agencia de noticias, Tesla mantendría sus participaciones en bitcoin con el plan de utilizar la criptodivisa tan pronto como la minería transite a fuentes de energía más sostenibles tal y como indicó también el empresario. 

Fuente: Cambridge University - @elonmusk Twitter

Pero Musk no es ni de lejos el primero preocupado por la relación que bitcoin guarda con el medio ambiente. De hecho, son varias las voces y colectivos que ya habían denunciado el gran consumo de energía que se invierte en su minería. 

"Nos sorprendió que Musk tardara tanto en reconocer el impacto perjudicial del Bitcoin en el medio ambiente, pero nos alegramos de que Tesla haya dado marcha atrás", dijo Ben Dear, director general de Osmosis Investment Management, que tiene acciones de Tesla en varias carteras.

El experto sentenció que el cambio de postura "presionará a las empresas para que se piensen dos veces las consecuencias antes de aceptarlo como forma de pago", y añadió que la volatilidad del bitcoin lo hace comercialmente inviable para su adopción por parte de las empresas a gran escala.

De hecho, ya hace unas semanas, Paul Flavier, global head de Rosenberg Equities en AXA IM, la continua “minería” de bitcoin “es incompatible con los requerimientos de la inversión responsable”. 

Para la gestora, bitcoin es cualquier cosa menos “verde”, donde hacían hincapié en que la intensidad de carbono, y su efecto sobre el medio ambiente de esa red de la criptomoneda es, es significativa. 

“Varios estudios han criticado las externalidades negativas de la minería de criptoactivos y han cuestionado la sostenibilidad de estas prácticas. Actualmente, se crean unos 900 bitcoins nuevos cada 24 horas. Como se acuñan mediante ordenadores, se requiere una enorme cantidad de energía”, indicaban desde AXA IM para añadir: “Según una investigación de la Universidad de Cambridge, bitcoin consume más electricidad al año que toda Argentina”.

Un cambio de rumbo precipitado y el caso Dogecoin

Por su parte, Reuters también se hacía eco de las palabras de Meltem Demirors, director de estrategia de la gestora de activos digitales CoinShares Group, que remarcó la poca probabilidad de que Tesla haya vendido muchos coches utilizando bitcoin y que la vuelta al otro planteamiento haya generado una una publicidad positiva a la vez de simplificar los procesos de pago.

”Elon estaba recibiendo muchas preguntas y críticas y esta declaración le permite apaciguar a los críticos mientras sigue manteniendo el bitcoin en su balance", señala Demirors. 

Es necesario también recordar que el pasado domingo Musk anunció que su empresa de cohetes comerciales SpaceX aceptaría la criptomoneda Dogecoin como pago para lanzar una misión lunar el año que viene, apenas unas horas después de que enviara a la criptodivisa a una espiral descendente cuando la calificó de "chanchullo" cuando se encontraba como presentador invitado en el programa de televisión "Saturday Night Live”.

Dogecoin, la cripto que ha tomado notoriedad a finales de 2020, nació en el año 2013 como una broma o meme a la veterana bitcoin y de hecho, hace unos días publicábamos una subida de un 25.000% en su cotización. 

Las causas tras este éxito habrían sido el ya comentado apoyo que Musk le mostraba hasta hace tan solo unos días y el hecho de que son muchos los inversores que se han querido subir a este espectacular rally iniciado en el mes de octubre por las cripto. 

Sin embargo, parece que su subida ha sido tan rápida como su descalabro, pues Dogecoin, de la mano de la corrección de estas criptodividas ha caído y con mucha fuerza, de alrededor de un 20%. 

Fuente: Investing - Cotización Dogecoin

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"