economia

La destrucción de empresas se intensifica

Construcción, inmobiliario y restauración son los sectores en los que más disoluciones se han producido

27 DE julio DE 2020. 08:30H Alexandra Gheorghiu

625f0f476ba573a91bfd9af6b1c1cd94.PNG

La pandemia se ha convertido en un obstáculo para el avance económico de la sociedad. En concreto, las empresas son las que más sufren esta coyuntura y han tenido que recurrir a todos los mecanismos a su alcance para sobrevivir: ERTEs, prescindir de parte de su plantilla, congelar las nuevas contrataciones o solicitar préstamos, entre otros. 

Asimismo, las perspectivas económicas actuales no conducen a los empresarios hacia el optimismo. Es algo que la consultora Kaizen Institute ha reflejado en su Barómetro COVID-19, del que se desprende que el 43% de las organizaciones no avista la recuperación de la actividad a los niveles anteriores a la pandemia hasta finales del año 2021. El contexto pre-COVID-19 es percibido como algo cada vez más lejano de alcanzar. 

Otra de las consecuencias de la pandemia es la destrucción de empresas. En junio de este año se disolvieron el 34,28% de las sociedades, en comparación con el mismo mes de 2019, según indican los datos del sondeo de la empresa Bormeonline, que trata de conocer la evolución del tejido empresarial español en este ejercicio marcado por la pandemia y ahora en la "nueva normalidad". De hecho, señalan que nacieron en el mes anterior 2.587 compañías y se han extinguido el equivalente al 48,4% de aquellas que se constituyeron en el mismo mes. Este comportamiento es especialmente negativo, teniendo en cuenta que en 2019 se cerraron el 26,34%. 

Los sectores donde más se ha acusado la pérdida de empresas ha sido en promoción inmobiliaria, compraventa y alquiler de bienes inmobiliarios por cuenta propia, construcción, así como el de restauración. Sobre quien más ha repercutido esto es sobre el pequeño empresario y los autónomos, debido a que casi el 90% de estas sociedades que han echado el cierre estaban formadas por plantillas que no superaban los diez empleados. Desde Bormeonline, apuntan a que "se pone de manifiesto la mayor vulnerabilidad de las pequeñas estructuras empresariales frente a las circunstancias vividas" este año. Centrándose en los lugares de la geografía española donde más compañías se han disuelto, la Comunidad de Madrid, Cataluña, Andalucía y Valencia son las que encabezan la lista. 

Por otro lado, a estos cierres hay que sumar la paralización en la creación de nuevas empresas. El emprendimiento se encuentra aletargado. Muestra de ello es que en junio de este año se contrajo algo más de un 64% la fundación de sociedades, en comparación al mismo mes de 2019. 

Finalmente, desde la firma encargada de elaborar este análisis explican que la extinción de compañías en este país ya era "muy elevada" en los dos años precedentes. La crisis sanitaria ha sido un gran impedimento añadido para la creación de nuevas organizaciones y "ha precipitado la pérdida de tejido productivo". Todo ello, con el consiguiente deterioro que supone para la economía.

Buy and Hold: “Google o Facebook a un PER 20/21 no son empresas caras”