economia

Las previsiones laborales continúan empeorando

El cierre de negocios y la posibilidad de perder el empleo son dos de las mayores preocupaciones de los españoles en un contexto en el que la incertidumbre gana terreno

30 DE septiembre DE 2020. 08:30H Alexandra Gheorghiu

5409bed832167477b655ea46e4ee98b2.jpg

Algo más de medio año ha pasado desde que el coronavirus comenzase a contagiar a todos los sectores económicos. Teniendo presente la experiencia del periodo anterior, lo que está por venir parece no invitar al optimismo y así lo refleja la patronal del trabajo temporal, Asempleo, que recientemente ha hecho balance de estos últimos meses.

Desde la organización calculan que seis meses después del estallido de la pandemia, 1,5 millones de españoles han perdido su trabajo o aún no se han incorporado, lo que equivale al 8,1% de empleo pre-COVID-19. Esta cifra es producto de la suma de los 753.000 afiliados menos a la Seguridad Social registrados el último día de agosto y los 810.000 trabajadores que continuaban en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo hasta finales de ese mes.

Si bien la paulatina apertura de la economía desde mayo favoreció que 2,5 millones de trabajadores incluidos en ERTE pudiesen retomar su actividad, la mayoría de los sectores todavía no ha recuperado los niveles anteriores a la crisis. Una situación que no apunta a mejorar ante la rapidez con la que se está extendiendo la segunda ola y los progresivos confinamientos. Así, en hostelería, comercio o educación es donde más se focaliza la pérdida de fuerza laboral. 

Tras apurar hasta las últimas horas antes de agotarse el plazo para la extensión de los ERTE, finalmente, ha habido un acuerdo entre el Gobierno y los agentes sociales. Sin embargo, desde Asempleo, recalcan que “más allá de prorrogar las condiciones excepcionales para los ERTE, urgen esfuerzos para facilitar la vuelta al empleo de todos estos trabajadores”. E insisten en que “hay que evitar que una parte de esta pérdida devenga estructural”. 

La incertidumbre, la inseguridad y la negatividad se han instalado en el escenario laboral. El barómetro lanzado por Infojobs, que trata de evaluar cuáles son las preocupaciones de los españoles en relación al empleo, refleja que la principal amenaza es el cierre de empresas y negocios (69%), seguido de aquellos que tienen un salario que no es acorde a con su experiencia y formación (66%) y, en tercer lugar, la posibilidad de perder el empleo es para el 61% de los trabajadores una de sus mayores inquietudes. El cambio que ha producido la pandemia es notable, ya que anteriormente, lo que más intranquilidad les producía era no tener un salario que estuviese a la altura de su formación y experiencia. 

La destrucción de empleo se intensifica

El paso del tiempo no viene acompañado de la recuperación. Es más, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha empeorado, una vez más, las cifras de su anterior estudio de junio, en el que cifraba la pérdida de horas de trabajo al equivalente a 400 millones de empleos. La actualización de sus previsiones para el segundo trimestre que han dado a conocer en este mes de septiembre incrementa este dato hasta casi los 500 millones.

En lo que atañe al tercer y cuarto trimestre, el organismo prevé que estos descensos sean el resultante a 345 y 245 millones de empleos, respectivamente. Entre octubre y diciembre vaticinan dos escenarios: el caso hipotético más desfavorable apunta a una pérdida de 515 millones de empleos a tiempo completo equivalentes y uno “más favorable”, en el que esta cifra se reduciría hasta los 160 millones. Desde la OIT aseguran que los prolongados efectos económicos de la pandemia menoscaban las proyecciones para el cuarto trimestre del año y “ponen de manifiesto una situación más desfavorable que la que se esperaba”. 

En lo que respecta a las regiones, estiman que América tendrá unas pérdidas de horas de trabajo de casi el 15% en el cuarto trimestre, mientras que en Asia y el Pacífico pueden disminuir hasta el 7,3%. Si bien “cabe esperar que se sigan produciendo amplias variaciones entre regiones”, en todas ellas la cantidad de horas de trabajo continuará siendo “muy inferior” a la registrada en el mismo periodo de 2019, lo que plantea “la posibilidad de que los graves efectos de la crisis de empleo prosigan durante varios meses de 2021”. 

Cuatroochenta: "BME Growth será una vía más de financiación para la compañía"