liderazgo

¿Cómo serán los dirigentes pospandémicos?

La adaptación de los líderes a las nuevas circunstancias marcará la evolución de sus compañías

16 DE marzo DE 2021. 08:00H Dirigentes

8659112c9a02a1af6ba90a97bc3efa50.jpg

Los cambios que ha traído la pandemia no tienen vuelta atrás. Cuestiones como el teletrabajo, la digitalización o la preocupación por el entorno medioambiental y social han arraigado de manera profunda en la ciudadanía y, como consecuencia, también en las empresas. Así lo ven los dirigentes que participaron en uno de los últimos eventos organizados por la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE).

César Arranz, presidente de la Asociación Española de Ejecutivos y Financieros, reflexionó sobre esos cambios y, sobre todo, sobre la actitud que deberán tomar los dirigentes para mantener el rumbo en sus empresas. Ángeles Delgado, presidenta de Fujitsu España, alaba el comportamiento que han tenido las compañías durante los peores momentos de la crisis, muestra de su preocupación por el presente y el futuro.

"No solo han sabido acompañar y proteger a sus empleados, no solo han seguido funcionando sus negocios, además se han preocupado por la evolución de la pandemia", afirma Delgado. Asimismo, manifiesta que la actitud de los dirigentes durante estos últimos meses ha servido para generar confianza en el papel que desempeñan, lo que ha repercutido en "la confianza hacia nuestro país".

Pero el punto más interesante de la intervención de Delgado tuvo que ver con la adopción de la tecnología y la adaptación de las empresas, sus líderes y sus empleados. "La transformación digital no es tecnológica: tiene que tener a las personas en el centro", observa Delgado.

Desde su punto de vista, la tecnología sirve para que la vida sea mejor pero la adaptación de las personas es lo que realmente ha ayudado a que las empresas se sobrepongan a la pandemia. "Cómo las personas nos hemos adaptado es lo que nos ha hecho superar esta situación tan difícil", reconoce la presidenta.

En ese sentido, la expansión internacional del coronavirus también conlleva cambios radicales en todos los sectores. Así sucede en campos como el terreno electrónico, que durante estos meses ha vivido un crecimiento exponencial, o con los canales digitales para servicios considerados más tradicionales, como por ejemplo la Sanidad, tal y como cita Delgado.

No obstante, esa situación genera un desafío para los dirigentes. En lo que respecta a las empresas, el "mal llamado teletrabajo" se ha instaurado como medida de emergencia y "a largo plazo genera una enorme desafección" entre el empleado y la empresa con la que trabaja. La tarea de los dirigentes consistirá en saber compensar esa desafección y la "falta de cercanía" que, en última instancia, "genera un impacto en su productividad".

Eso es lo que hace que las empresas vayan a ser "observadas desde más puntos de vista", no solo el que atañe a los productos y a sus clientes. "Las empresas van a tener que considerar muchísimos más ángulos", prosigue, por eso el "liderazgo renovado tiene que tener auténtico interés por las personas".

En ese sentido, llama la atención sobre la transición tecnológica que, en su opinión, tendrá consecuencias sociales. La fórmula para resolver un posible conflicto proviene de la experiencia de su empresa y de su origen japonés. "Deberíamos tomar ejemplo de Japón para las transiciones sociales y apostar por un enorme pacto social", cree. Por ello, apoya la colaboración entre las empresas y el estado, de manera que se alcance el "compromiso de no dejar a nadie por el camino y a la vez incorporar el talento diverso". En esa línea, dice que resulta necesario que las empresas sean diversas para hacer frente a "problemas cada vez más complejos y sofisticados".


ODDO BHF: "La inversión en megatendencias minimiza las fluctuaciones diarias del mercado"