liderazgo

Jeff Bezos cambia la gestión por la estrategia

El otrora hombre más rico del mundo dejará paso a Andy Jassy, actual CEO de Amazon Web Services, para ocupar la presidencia ejecutiva

09 DE febrero DE 2021. 08:42H Mario Talavera

0ae5fbffbdeea6d4d549f9632cdf7601.jpg

El futuro pertenece a quien se prepara para dominarlo. El segundo hombre más rico del mundo, con una fortuna cercana a los 187.000 millones de dólares, es consciente de que mirar por el presente podía acabar dejándole anclado en el pasado. Es la filosofía que Jeff Bezos abrazó cuando solo vendía libros a domicilio.

En la última década, las ventas de su empresa se han multiplicado por siete, desde los 50.000 millones de dólares hasta los 386 mil millones que anunció hace unos días. Sin embargo, ese incremento de los ingresos apenas se destina a beneficios, y eso que las ganancias de Amazon alcanzaron los 21.000 millones de dólares en 2020.

La obsesión de Bezos es que los ingresos de hoy son los beneficios de mañana. Las ganancias se reinvierten en investigación y en estudios que permitan descubrir qué se hace mal, qué se puede mejorar y qué otros mercados pueden generar más ingresos a una compañía que tiene la capacidad para desarrollar todo negocio que se proponga.

El resultado es que Amazon no solo domina el comercio electrónico a nivel mundial, sino que durante estos últimos años ha lanzado diversos servicios que prometen proporcionar mayores rentas. Servicios en la nube, altavoces inteligentes, contenido audiovisual o incluso un plan para llegar a la nube forman parte de los planes de Bezos para dominar el presente y el futuro.

"Sigue siendo el día 1", dice Jeff Bezos a sus empleados. Después de dejar su puesto como CEO en manos de Andy Jassy, que dejará la dirección de Amazon Web Services en el tercer trimestre, Bezos ocupará la presidencia ejecutiva, desde donde espera seguir contribuyendo a los avances de la compañía.

"Tengo la intención de centrar mis energías y atención en nuevos productos e iniciativas tempranas", recalca el futuro presidente. Lejos de alejarse de la empresa, seguirá participando en las iniciativas de Amazon, pero lejos de la gestión diaria: "Ser el director ejecutivo de Amazon es una gran responsabilidad y consume. Cuando tienes una responsabilidad como esa es difícil poner atención en otra cosa".

De ese modo, se puede decir que estará a cargo de inventar los nuevos retos del gigante del comercio electrónico, además de participar en otras pasiones, como el Washington Post, del que es propietario. "Nunca he tenido más energía y no se trata de jubilarme", recuerda Bezos.

Entre las actividades que Bezos podrá atender ahora se encuentran Blue Origin, la iniciativa de Amazon por explorar el espacio, en contraposición a Tesla, cuyo dirigente -Elon Musk- ha arrebatado recientemente el logro de ser el hombre más rico del mundo. Con Blue Origin, espera que la humanidad se acostumbre a bostezar, a convertir algo extraordinario en lo normal.

"Si lo haces bien, unos años después de un invento sorprendente, lo nuevo se ha vuelto normal. La gente bosteza. Y ese bostezo es el mayor cumplido que puede recibir un inventor" reflexiona Bezos. "La invención es la raíz de nuestro éxito", afirma. No obstante, el desarrollo de Amazon significa el final para los pequeños negocios, que no pueden competir con el tamaño y la escala del gigante. Y, a su vez, el mayor marketplace del mundo les compensa agrandando su escaparate más de lo que cualquier pequeño comercio puede imaginar.

Bezos encuentra su trabajo "significativo y divertido". Con una credenciales como esas, no se puede esperar que Bezos desaparezca del día a día de Amazon. Más bien, pasará a observarlo desde arriba. Su meta, de momento, todavía no existe.

Altex: "El inversor conservador ya no tiene disponible el activo que se lo daba todo"