liderazgo

Las habilidades empresariales más valoradas para liderar y gestionar con éxito una empresa

Actualmente nos enfrentamos con diversos retos en materia laboral en cualquier tipo de organización, donde cada una de las personas que integran estas empresas -desde directivos hasta puestos operativos- tienen un rol distinto.

22 DE octubre DE 2020. 11:05H Dirigentes

9bf5b62de14ba6872a5bf951a3f27e55.JPG

Las habilidades y competencias son los que determinarán los factores y elementos diferenciadores entre las personas y, por tanto, las ventajas competitivas entre empresas. Las habilidades directivas son cada vez más relevantes en el mundo laboral y como consecuencia en el desarrollo profesional de las personas. Estas capacidades directivas se resumen en el conjunto de habilidades que determinan la manera en la cual interactuamos con otras personas. Por tanto, las habilidades directivas son aquellas que van encaminadas a fijar objetivos, medir y evaluar, organizar, comunicar y motivar y también a desarrollar y formar personas.

Para entrar en detalle sobre las habilidades directivas y empresariales, recurrimos a la figura de un líder de empresarial para que nos dé su visión en esta materia y nos diga cómo se pueden desarrollar las habilidades directivas. Tiago Santos, Chief People Officer en Cooltra Motos, comienza afirmando que las habilidades directivas más valoradas en la actualidad “son las relacionadas con la dirección de equipos, el liderazgo, la comunicación, la motivación y la negociación y gestión de conflictos”.

Inteligencia emocional y social

Asimismo, y bajo su punto de vista, señala sobre estas habilidades directivas y empresariales que “hoy en día es muy importante la inteligencia emocional y social” porque una buena capacidad de gestión en relación a la inteligencia emocional puede resultar un importante valor añadido. Cada vez son más las organizaciones que se han dado cuenta de que la inteligencia emocional juega un papel muy significativo en sus éxitos empresariales y, por ello, es fundamental tener directivos que sepan utilizar esta habilidad para ser líderes más comunicativos y que esto se traduzca en un equipo más motivado.

La inteligencia emocional, entendida como la habilidad para comprender emociones y equilibrarlas, es utilizada para guiar nuestra conducta y nuestros procesos de pensamiento con el objetivo de alcanzar mejores resultados. Para Santos, resulta clave “tener la capacidad de gestionar las emociones” (no necesariamente controlarse, sino capacidad de autoconocimiento) y, entre otras habilidades fundamentales de un directivo, “manejar las expectativas de los demás y saber adaptarse a diferentes situaciones y entornos”.

Formación necesaria

Partiendo de que las habilidades directivas y de equipo se aprenden y se ejercitan, Santos asegura en este sentido que “la formación es fundamental porque permite al directivo tener una base teórica y adquirir unos conocimientos que puede poner en práctica”. El “aprendizaje real” de las habilidades directivas y empresariales, habilidades que llevan al logro de resultados conjuntos superiores al de la suma de los individuales, “se da cuando las cosas acontecen, por lo que es clave, cuando las situaciones ocurren, tener esa base formativa, así como un intercambio de experiencias con otros compañeros de profesión, que muchas veces puedes conocer mientras te formas en una Escuela de Negocios como ESERP”.

Esta Escuela de Negocios ofrece a través de sus diferentes MBAs la oportunidad de entrenar y desarrollar estas habilidades directivas y empresariales que son sumamente importantes a la hora de gestionar las comunicaciones e interacciones con seguridad, calidad y solvencia. Este tema está estrechamente ligado al liderazgo empresarial y como cualidades esenciales de un líder. Santos señala “la transparencia, la integridad, la pasión por su trabajo, la confianza, la perseverancia, la paciencia y la búsqueda por la mejora continua e innovación”.

La influencia del directivo en la cultura organizacional de la empresa

El mercado demanda habilidades directivas y empresariales cada vez más transversales ya que “el directivo tiene una influencia enorme sobre la cultura organizacional de la empresa”. En palabras del Chief People Officer en Cooltra Motos, “el directivo ha de ser quien define la visión y es el responsable de encaminar a los demás hacia los objetivos de la empresa. La cultura organizacional es fundamental en una empresa, ya que es un reflejo de los valores reales de la empresa (no los que muchas veces vienen descritos en las páginas web de las compañías, sino los reales) que al final son los que identifican a la empresa y hacen que clientes, proveedores y empleados se sientan identificados y quieran colaborar con esa empresa”.

El éxito de cualquier empresa se fundamenta en la correcta relación entre la estrategia, la estructura y las personas que la integran, por eso “la cultura organizacional debe ser constantemente alimentada y reforzada y eso depende de la forma en la que el directivo predique los valores de la empresa”. Y es que las empresas exitosas no solo se caracterizan por su capacidad para desarrollar buenas estrategias, sino también por lograr que éstas se conviertan en realidad. Del papel que desarrolle el directivo, y de cómo aplique y traslade éste a la cultura organizacional sus habilidades directivas y empresariales, dependerá que se logren o no los objetivos establecidos.

Buy and Hold: "En renta fija solo vemos valor en los intereses positivos"