eeuu

Families First, proyecto de ley de Trump contra el coronavirus

El presidente estadounidense Donald Trump ha firmado un nuevo proyecto de ley para hacer frente a los efectos del COVID-19 que hasta la fecha ha afectado ya los 50 estados del país con al menos 8.000 infectados.

19 DE marzo DE 2020. 08:08H Cristina Rodríguez (Nueva York)

ce0c3c2971b8ce1598d891833f02fa2d.JPG

Tan solo en Nueva York el miércoles por la noche se contabilizaban 1.871 contagiados, una cifra que se duplicó en un solo día desde los 923 casos del martes. Los muertos en la ciudad ascienden a 10.

Donald Trump pasó de minimizar la amenaza del virus a declararse como líder en “tiempos de guerra” luchando contra un enemigo invisible, el COVID-19. Para hacer frente a la velocidad con la que la pandemia se está propagando por Estados Unidos, el presidente firmaba el miércoles por la noche un proyecto de ley “de Respuesta al Coronavirus - Families First” que proporciona pruebas gratuitas de coronavirus a todos los ciudadanos y garantiza hasta dos semanas de licencia remunerada en el trabajo por enfermedad si están siendo examinados o tratados por el virus o si han sido diagnosticados con él. Esos pagos se limitarían a 511 dólares por día. Los trabajadores con miembros de la familia afectados por el coronavirus y aquellos con hijos cuyas escuelas han cerrado recibirían hasta dos tercios de su salario, hasta un máximo de 200 dólares por día.

El proyecto de ley promulgado también proporciona fondos adicionales al sistema de salud Medicaid, asistencia alimentaria y beneficios de desempleo.

El proyecto se aprobaba horas antes de la firma en el Senado en una votación de 90-8, y el lunes la Cámara de Representantes hacía lo propio. Dos senadores estuvieron ausentes: el republicano por Colorado,Cory Gardner, y el republicano por Florida, Rick Scott, debido a la auto-cuarentena que están haciendo después de la exposición a personas que dieron positivo por coronavirus. Los que ya han dado positivo por el COVID-19 son el congresista por Florida Mario Díaz-Balart y Ben McAdams, congresista demócrata de Utah.

Trump también anunció el miércoles que quiere poner en marcha la Ley de Producción de Defensa para movilizar la capacidad de producción privada de EE.UU. para hacer que las empresas fabriquen los productos necesarios y en escasez (como máscaras, respiradores y otros suministros). Trump dijo además que su administración está “suspendiendo todas las ejecuciones hipotecarias y desalojos hasta finales de abril” para ayudar al creciente número de estadounidenses que se enfrentan a la pérdida de empleos y la falta de pagos de alquiler e hipoteca. La Casa Blanca también impulsó su plan de enviar cheques de socorro de mil dólares (hasta 500.000 millones) a millones de estadounidenses empezando el 6 de abril.

Además ayer se cerraba la frontera entre Canadá y Estados Unidos, la más larga del mundo, salvo para el comercio y los viajes esenciales. Y la Casa Blanca instó a los hospitales a cancelar todas las cirugías previstas para reducir el riesgo de que se colasen si se desborda la pandemia en el país.

El paquete de ayuda aprobado el miércoles por la noche, es el segundo proyecto de ley de emergencia aprobado. La semana pasada, el Senado dio luz verde a 8.300 millones de dólares dedicados a la investigación y el desarrollo de vacunas para combatir el virus.

Tras la aprobación de la “segunda ley de emergencia”, los republicanos del Senado ahora están dirigiendo su atención a lo que llaman la “tercera fase de la respuesta al coronavirus”: una propuesta de gasto de 1 billón de dólares que incluiría 500.000 millones en pagos directos a los estadounidenses.

Parte de ese dinero podría destinarse a las pequeñas empresas que serán de las más afectadas. “Los pequeños negocios en mi estado están cerrados y están realmente luchando para encontrar una manera para hacer frente a la falta de ingresos en este momento”, explicaba en el Senado el republicano James Lankford de Oklahoma. “Estos pequeños empresarios están escuchando la promesa de recibir un reembolso federal, pero no saben cuándo llegará y están literalmente tambaleándose en este momento”, continuaba Lankford.

La administración Trump quiere destinar 300.000 millones para ayudar a las pequeñas empresas, que han sufrido bajo aislamiento social y después de que varias ciudades prohiban los servicios de comidas en bares y restaurantes en un esfuerzo por evitar la propagación del COVID-19.

La propuesta de Trump proporcionaría 50.000 millones para préstamos a la industria de las aerolíneas y otros 150.000 millones a “otros sectores de la economía estadounidense gravemente afectados” a través de préstamos garantizados.

“Continuaremos trabajando en aprobar lo antes posible el próximo proyecto de ley” que amplíe las ayudas para combatir el brote de COVID-19, decía el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell.

BMO Global AM: "El activismo accionarial ha vivido una evolución muy clara en los últimos años"