europa

Cabo Verde aspira a liderar la economía digital en África

El conjunto de las islas ha sufrido mucho con la pandemia. En las elecciones presidenciales del día 17 de octubre se decide la continuidad de la modernización del país.

15 DE octubre DE 2021. 08:00H Stefanie Claudia Müller

61be9498d2ea975e1f072c25a54b01ef.JPG

Después de dos mandatos el actual presidente de Cabo Verde, Jorge Carlos Fonseca, ya no puede seguir en su cargo según la constitución nacional. Así, su compañero de partido “Movimiento para la democracia” (MdP) y antiguo primer ministro Carlos Veiga de 71 años se presenta a las elecciones presidenciales el día 17 de octubre como candidato. El país, que ha sufrido enormemente en 2020, está compuesto por nueve islas habitadas y se sitúa en el Atlántico central frente a Senegal. El archipiélago tiene una superficie de 4033 km² y alrededor de 550.000 habitantes de los que la mitad vive en la isla principal de Santiago donde está también la capital, Praia. La proximidad geográfica a las Islas Canarias hace que, tras Portugal, España sea el país de la UE con mayor relevancia para Cabo Verde. Ambos países cooperan en materias como migración y vigilancia de espacios marítimos. Además, desde la apertura de la Embajada de España en Praia en 2007, se han reforzado los intercambios de visitas y las relaciones económicas.

Cabo Verde es un paraíso turístico muy querido por los alemanes en sus vacaciones de invierno. RIU es una de las cadenas de hoteles que está muy presente en las islas y que ha ayudado con acciones humanitarias a las muchas familias que han sufrido por el cierre del mercado turístico. Por suerte, con el fin de reducir la dependencia del petróleo se decidió construir ya hace 11 años cuatro parques eólicos con una potencia total de 28 MW, lo que es un alivio en la actual situación de colapso energético. Desde 2011 también existen dos parques solares de 2,5 y 5 MW. Antes de la pandemia el país registró un crecimiento económico considerable. Sin embargo, previamente a la aparición del virus el Estado era también uno de los más endeudados del mundo lo que le hace imposible reaccionar en situaciones excepcionales como la emergencia sanitaria con medidas sociales.

Un país muy endeudado pero en el buen camino

A pesar de que es un país políticamente estable y no peligroso, la democracia e independencia respecto a Portugal son jóvenes. Veiga fue el primer jefe de Gobierno elegido en unos comicios libres y multipartidarios del país. En 1993, comenzó bajo su mando la reducción a la mitad de los 12.000 funcionarios públicos, al tiempo que liberó gradualmente los precios. A partir de 1995 inició la transición a la economía de mercado.

Mientras en Europa se crean cada vez más ministerios, en Cabo Verde se fusionaron ya hace más de dos décadas los ministerios de Finanzas, Coordinación Económica y Turismo, Industria y Comercio en uno solo. Veiga, que es abogado de profesión, se postula ahora por tercera vez a la presidencia tras sus intentos frustrados en 2001 y 2006. Gracias a su trabajo anterior en 2008, Cabo Verde se convirtió en el segundo país africano después de Botsuana en pasar de un país poco desarrollado a un país de ingresos medios. El político, que hasta 2020 fue embajador en Estados Unidos, quiere ser “un candidato no partidario” y “presidente de la República por encima de los partidos”. El Banco Africano de Desarrollo (BAFD) recientemente ha concedido un crédito de 20 millones de euros para invertirlo en el sector TIC, sobre todo para modernizar la administración en Cabo Verde.

Para DIRIGENTES Veiga explica cuáles son los retos económicos que enfrenta su país que ha seguido un protocolo muy estricto para evitar un colapso de su sistema sanitario en esta pandemia.

¿Cómo es la situación económica ahora en Cabo Verde?

El virus ha dañado mucho a mí país, social y económicamente. Ahora con las vacunas estamos mejorando y poco a poco vuelve el turismo, pero la gente está agotada. TUI es la primera aerolínea que ha retomado actualmente las conexiones con las islas y parece que los alemanes ya tienen ganas de venir. Es una buena noticia y casi un sueño.

¿Qué hay que hacer ahora para mejorar la situación?

Nosotros tenemos que reorientar nuestra economía, hacerla más independiente del turismo, más digital e invertir en energías renovables. Para poder ser más ágil sería necesario que se nos perdone parte de la deuda internacional. Ahí, el papel de nuestros amigos Alemania, España y Portugal es importante. El parlamento ha aprobado ya una estrategia para invertir en un turismo sostenible, en energías renovables y en la economía digital y azul – un plan que apoyo totalmente para poder crecer y reducir deuda.

¿Cómo afecta el cambio climático a la economía?

Cabo Verde padece un clima muy seco. No hay que ser negativo pero las perspectivas no son buenas. La pandemia ha cambiado el panorama por completo: el turismo ha cambiado y la brecha digital es más grande ahora en todas las áreas. Hay que fomentar vacaciones diversas, no solamente de playa y sol. El mar es muy importante para nosotros pero vemos cómo cambia con el cambio climático y claro que nos afecta.

¿Cómo Cabo Verde puede convertirse en líder digital en África?

Somos un país pequeño pero creo que tenemos una posición estratégica y sobre todo disponemos sobre la educación adecuada para formar a nuestra gente en economía digital y usar las nuevas tecnologías adecuadamente. Tenemos talento y una buena calidad de vida para atraer más personas formadas e inversión.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"