fondos

El auge de la gestión automatizada no ha hecho más que empezar

Para los próximos años, se espera que la automatización llegue en Europa hasta el 50% del conjunto del dinero invertido. Su empuje no ha hecho más que comenzar.

09 DE octubre DE 2018. 10:11H Héctor Chamizo

shutterstock-1045378906_77312_20181009101353.jpg

Hace unos años la banca tradicional dominaba a sus anchas el ámbito de la gestión patrimonial a través de la comercialización de diferentes vehículos. Con la llegada de la crisis financiera y las nuevas tendencias, poco a poco la digitalización ha ido haciendo que aparezcan otras herramientas con las que obtener rendimientos para nuestros ahorros.

En Estados Unidos, la gestión automatizada abrió las puertas y a medida que avanzó el tiempo aumentó la demanda de este tipo de activos y también la oferta. Sin ir más lejos, el estudio Index Investing Supports Vibrant Capital realizado por la gestora norteamericana BlackRock detallaba que, dentro de la renta variable americana, el 12,4% de la capitalización del mercado de acciones se encuentra en manos de fondos indexados y ETF. Mientras, el 16,8% ya está en fondos de gestión activa, lo cual desvela que empieza a observarse un cambio de sesgo.

El crecimiento de la gestión automatizada está claro. Durante un último encuentro con diferentes medios de comunicación, Martín Huete, socio fundador de Finizens, profundizaba en relación al avance de este modelo de gestión al asegurar que se espera que la inversión en gestión pasiva alcance el 50% de las inversiones totales en los próximos años, cuando actualmente no llegan al 20% – en España suma alrededor del 1% – aproximadamente.

El gran trasvase, tal y como argumentan las distintas entidades que apuestan por este modelo, es que el 15% de los gestores activos en el espectro europeo no baten a sus índices de referencia. Esto abre la mente a muchos inversores en aras de captar retornos mediante otras posibilidades, como es la automatización en los procesos de inversión a través algoritmos vigilados y desarrollados por expertos.

¿Por qué son interesantes los productos de gestión automatizada o los activos indexados? Tal y como explica Indexa Capital, esto es así porque de forma mayoritaria los productos indexados “son más rentables que los que no lo son”. Por ejemplo, en un estudio realizado la entidad y la Universidad del País Vasco, se observa como la gestión indexada ofrece de media “una rentabilidad entre 2 y 5 veces superior a la gestión activa”.

Para ver la importancia de esta diferencia se puede realizar el siguiente cálculo. Las carteras de gestión activa en España tenían un volumen total de unos 220 mil millones de euros a finales del 2015. Entre 2006 y ese año, los fondos de gestión activa obtuvieron una rentabilidad anual media del 1,88% frente al 4,51% registrado por los índices y el 4,84% de los fondos indexados.

En diez años, los fondos de gestión activa han obtenido un beneficio teórico de 45.000 millones, menos de la mitad si se compara con los 133.000 millones que, en el mismo periodo, se hubieran obtenido invirtiendo en la gestión indexada.

Además, varios estudios han demostrado en base a datos históricos que, en media, y a largo plazo, los fondos indexados rinden más que los fondos de gestión activa. Esto se debe esencialmente a que es muy difícil para un fondo de gestión activa “batir” el mercado de forma repetida en el tiempo y debido a que las comisiones de los fondos activos son muy superiores a las comisiones de los fondos pasivos, lo cual se traduce directamente en rentabilidad adicional.

Desde Finizens añaden que otra de las ventajas es la “disminución del riesgo gracias a una elevada diversificación y a una gestión disciplinada basada en algoritmos”. También a una rentabilidad más elevada en el largo plazo, gracias a costes mucho más bajos que la media del mercado.

En esta línea se mueve también Finanbest, que considera que los fondos indexados tienen entre sus grandes ventajas que sus estrategias de inversión “son muy transparentes”, son “altamente diversificados”, y agrega tienen comisiones de gestión “radicalmente bajas”.

La duda sobra las valoraciones

Muchos ahorradores siguen planteándose la misma cuestión cuando se les habla de gestión pasiva o activos indexados y es si es interesante subirse al carro en momentos en los que los mercados se encuentran con altas valoraciones. Y es que para recuperar esos descensos haría falta tiempo y tener la consciencia de que es para estrategias de muy largo plazo.

En esta línea, para Indexa Capital es muy difícil saber cuándo un mercado tiene altas valoraciones o no. Básicamente porque para eso deberíamos poder “conocer con certidumbre los beneficios futuros de todas las compañías que por definición no son predecibles”.

No obstante, incluso estando en un mercado que efectivamente tenga precios elevados, estando en un producto indexado nos aseguramos pagar menos comisiones, describe, y por tanto, “seguiremos estando mejor que la media de los fondos de gestión activa después de comisiones”.

El equipo de Finizens va más allá al afirmar que una de las grandes falacias de la industria es hacernos creer que “hay momentos buenos y malos para invertir en función de supuestas altas o bajas valoraciones”, cuando la realidad demuestra que adivinar el curso de los mercados, saber cuándo invertir o no, “es un ejercicio tan fútil como inútil”.

Así, ahonda, en los mercados hay que estar e invertir “siempre”. Principalmente porque esa volatilidad es necesaria para conseguir “rentabilidad”, combatir con carteras muy globales “por diferentes clases de activos, zonas geográficas, orientación a largo plazo”, paciencia y aprovechar las caídas de los mercados “para aumentar nuestra inversión”.

RentaMarkets: "Es interesante apostar por compañías que se van a beneficiar de la reapertura"