martes, 26 marzo 2019
ZONA PREMIUM
Fondos

Los ETFs de baja volatilidad recaudan 65.000 millones

Los inversores se decantaron por los ETFs de baja volatilidad para capear el mercado.

12 de marzo de 2019. 11:00h Irene del Campo
  • Image

Si hubo en el mercado una palabra que se repitió hasta la saciedad durante los últimos meses esa fue “volatilidad”. Al término del verano, el mercado registró un aumento de la volatilidad del 50% respecto al curso anterior y eso creó el miedo en muchos inversores. Por ello, la demanda de estrategias de baja volatilidad y reducción de riesgo comenzaron a estar en el punto de mira. Según señalan en Morningstar, los ETFs enfocados en este tipo de estrategias han recaudado 65.000 millones de dólares en todo el mundo. No está nada mal teniendo en cuenta que hay 110 ETFs, 29 de los cuales están Europa.

Estos productos llevan en el mercado más de 5 años, sin embargo, este año ha crecido la demanda. Los que se especializan en el mercado de valores americano mantienen cerca de la mitad de los activos bajo gestión.

En el último informe de Morningstar se analizan 8 ETFs distribuidos en Europa. El resultado es que lograron una volatilidad bastante inferior a la del mercado, concretamente un 24% menos que el S&P 500. Entre ellos, la mayor reducción de la volatilidad fue lograda por el fondo Ossiam US Minimum Variance (26%) y la menor fue lograda por el fondo iShares Edge S&P 500 Min Vol ETF (15%).

En cuanto a la pérdida máxima (Drawdown) en 1 y 3 años, los fondos registraron pérdidas considerablemente inferiores a las de su índice de referencia. La mayoría de estos ETFs sufrieron menos pérdidas que el índice S&P 500, con la excepción del fondo iShares Edge S&P 500 Min Vol ETF (-5,36% frente a -4,94% para el S&P 500 en dólares).

Eso sí, la rentabilidad ha sido diferente en cada uno de ellos, ya que siguen metodologías dispares. En lo global, estos ETFs tienen a sobreponderar las acciones consideradas de baja volatilidad y a infraponderar las más volátiles. “Un algoritmo de optimización busca seleccionar y determinar la ponderación de los valores de manera que todos los valores considerados colectivamente tengan un nivel de riesgo inferior al de la referencia.”, señalan en el estudio.

La conclusión es que estos ETFs han conseguido manejar bien la volatilidad y han ayudado a los inversores a reducir el riesgo de la cartera. “Los inversores deberían centrarse en evaluar estas perspectivas desde una perspectiva a largo plazo en lugar de considerar su rendimiento a corto plazo.”, concluyen.