latam

La pandemia constriñe la expansión de Latinoamérica

Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, expone el impacto que ha tenido el virus sobre las empresas y el empleo de la región

21 DE abril DE 2021. 08:49H Mario Talavera

1ba265a1120a6097a9e8a4e90d93dc3e.jpg

Los dirigentes que se están reuniendo en Andorra coinciden en que la pandemia ha tenido efectos dispares según los países y, dentro de esos países, dentro de los distintos sectores. No obstante, también concuerdan en que Iberoamérica ha sufrido más que otras regiones del mundo. Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, reconoce que ha habido "un impacto enorme en la región".

Durante su intervención, Gurría lamentó que hayan muerto casi un millón de personas a causa del coronavirus. Según los datos actuales, la región acumula el 16% de las muertes cuando tan solo representa el 9% de la población.

Más allá del drama humano, el portavoz de la OCDE aclaró que se ha producido un "golpe económico muy fuerte". La economía se contrajo un 7,7% en América Latina y el Caribe, lo que la convierte en "la región más afectada". Mientras, España y Portugal, que también forman parte de Iberoamérica, protagonizaron "las caídas más fuertes de la OCDE".

No son cifras aisladas de la realidad cotidiana de las empresas. Esos grandes números tienen su reflejo en que "los niveles de ingresos precrisis van a tardar varios años en recuperarse a niveles de 2019", reconoce Gurría. Asimismo, advierte de que "el impacto sobre empresas y empleos ha sido devastador".

En particular, Gurría señala a las pymes como principales damnificadas del desplome económico. Según los cálculos de su organización, dos millones de empresas latinoamericanas están en riesgo de cierre definitivo a causa de la pandemia, por lo que hasta 10 millones de empleos están en peligro. Además, el número de personas en busca de trabajo aumentó en 5,4 millones. En cuanto a España, la pérdida de horas de trabajo equivale a 2 millones de empleos.

Reformas

A pesar de que este momento requiere prestar toda la atención en el ámbito sanitario, Gurría reprende a los gobernantes sobre que "también es el momento de hacer reformas". Lo primero es "concluir exitosamente las campañas de vacunación", pero a ello debe seguir las reformas en pensiones, formación y "unir fuerzas para lanzar estrategias de innovación y de desarrollo sostenible. Concretamente, Gurría distingue tres vectores de crecimiento.

  1. Transformación empresarial. En su opinión, la empresa "debe jugar un papel central" y se deben hacer esfuerzos para que el tejido empresarial sea más flexible y "se adapte a las circunstancias".
  2. Reducir las desigualdades digitales. Para Gurría, la inversión digital debe situarse "en el centro de la agenda" para asegurar que la digitalización repercute favorablemente a todos los sectores de la sociedad.
  3. Transición ecológica. Aunque "la más inmediata obligación es la pandemia, la más importante responsabilidad intergeneracional es la protección del planeta", reflexiona. Por ello, cree que existe la obligación y la oportunidad de cuidar el planeta para la naturaleza iberoamericana, donde se concentra el 40% de la biodiversidad.
MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"